Tapa Boletín Mayo 2012

Un gran triunfo

Luego de 37 años sin discusión colectiva de salarios, el miércoles 2 de mayo se cerró la paritaria de la rama diarios del gremio de prensa con un aumento del 23,2% en tres cuotas de carácter acumulativo, más una suma fija por única vez, de $1000, lo que lleva el promedio anual a un 24% y un 25,5% para las distintas categorías. También se estableció una grilla salarial (virtualmente, la primera desde el convenio del 75), que fija un mínimo para la categoría “testigo” (redactor) de $5.700 a abril, (para los más rezagados, el aumento puede llegar al 100%). Además, se fijó un retroactivo de un 8% por mes para los trabajadores cuyas paritarias por empresa vencieron antes de la firma del acuerdo.

Luego de 37 años sin discusión colectiva de salarios, el miércoles 2 de mayo se cerró la paritaria de la rama diarios del gremio de prensa con un aumento del 23,2% en tres cuotas de carácter acumulativo, más una suma fija por única vez, de $1000, lo que lleva el promedio anual a un 24% y un 25,5% para las distintas categorías. También se estableció una grilla salarial (virtualmente, la primera desde el convenio del 75), que fija un mínimo para la categoría “testigo” (redactor) de $5.700 a abril, (para los más rezagados, el aumento puede llegar al 100%). Además, se fijó un retroactivo de un 8% por mes para los trabajadores cuyas paritarias por empresa vencieron antes de la firma del acuerdo.

Batalla y triunfos

La primera conquista fue la propia convocatoria a paritarias. La actual conducción del sindicato, en la directiva desde el 1984, llevaba 27 años de bloqueo y negativa a abrir esta instancia fundamental, con lo que nos obligó durante todo este tiempo a pelear, de manera aislada, convenios por empresa. Esto en aquellas en las que había organización gremial;  en las restantes, sin delegados, las patronales se movieron a su antojo.

La segunda gran conquista fue la elección de delegados paritarios por empresa y responsables frente a sus respectivas asambleas. Esto también se le impuso a la directiva de la UTPBA, acostumbrada a negociar sin participación de los trabajadores algunos convenios menores como los de revistas o uno salarial de diarios -de 1991- que nadie conoció ni tuvo la menor importancia para el gremio por las cifras ridículas que se acordaron.

Y, la tercera, el quiebre de la política de la burocracia de no convocar al plenario de delegados desde hace más de 20 años. Este organismo, que funcionó con reuniones semanales, se convirtió en el ámbito de puesta en marcha de todas las medidas de lucha que desarrollamos para quebrar la resistencia patronal. Para eso luchamos tantos años y tan tozudamente por el Plenario de Delegados.

Presiones y debilidades

Las presiones contra las paritarias fueron brutales. La cámara patronal, liderada por Clarín y La Nación, y los medios oficialistas y el Ministerio de Trabajo trabajaron en común para quebrar el plan de lucha e imponer un salario a la baja. Expresión de ello fue que,  sin tener una oferta patronal ni mínimamente aceptable, minutos después del masivo acto en la puerta del diario La Nación, una mayoría de 7 paritarios contra 5, decidió inconsultamente, es decir sin pasar por las asambleas ni el Plenario de Delegados, el levantamiento del plan de lucha. Era un acomodamiento a las presiones y al techo salarial de Cristina.

Paros y movilizaciones

A la prepotencia de la cámara patronal, que se había plantado en una oferta de 21% para todo el año, los trabajadores de Prensa le respondimos con movilizaciones, paros, asambleas y aplausazos contundentes que, en los hechos, se convertían en nuevos paros y la decisión potente de retirar las firmas.

Las medidas alcanzaron incluso al diario Clarín (donde el retiro de firmas fue masivo), pese a que lleva más de 10 años sin Comisión Interna. Y dieron lugar a que los compañeros, en una asamblea realizada fuera del diario y con la presencia de más de 120 trabajadores, eligieran delegados paritarios que se integraron a la comisión y participaron en la firma del convenio. Un enorme logro en la más grande empresa del gremio, que tiene en plantilla a alrededor de mil trabajadores de prensa.

Sólo este hecho desnuda el carácter criminal de la política de la conducción de la Utpba durante todos estos años. El salto organizativo en Clarín, así como el reforzamiento de la lucha en cada empresa como resultado de la movilización general muestran, retrospectivamente, el daño que la burocracia le inflingió al gremio con su negativa a convocar paritarias y con el aislamiento de cada lucha,

Además, el hilo que conecta a la Utpba enemiga de las paritarias con la Utpba que finalmente las convocó volvió a hacerse visible en la decisión de establecer una tregua inconsulta de un plan de lucha que no había encontrado su techo apenas cinco días antes de que los trabajadores de Clarín eligieran a sus delegados, poniendo en riesgo ese proceso.

La Naranja

La Naranja batalló años por las paritarias. En volantes, boletines, en cada asamblea, en la campaña electoral. Nuestra campaña de que éramos el único sindicato sin paritarias fue demoledora y empalmó, además, con un proceso de maduración de amplias capas del gremio que la tomaron como propia hasta hacerla una consigna popular. El planteo fue clave en la derrota electoral que el frente opositor, que integramos, le propinó a la burocracia en las empresas de la Capital.

Una nueva etapa

El proceso paritario transformó al gremio. Definitivamente, los trabajadores de prensa no somos los mismos. Nos sentimos más fuertes y las patronales tomaron nota. Un ejemplo: en Perfil, dijeron que el aumento sólo lo iban a recibir los trabajadores del diario y de la puntocom, alcanzados por el acuerdo, y no así las revistas. La Comisión Interna amenazó con ocupar la editorial si eso sucedía y rápidamente la patronal anunció que se avenía a pagarle el aumento a todo el personal.

Viene ahora una nueva etapa. La Naranja trabajará por el cumplimiento del acuerdo en todas las empresas, ayudará a poner en pie comisiones internas donde no las haya e impulsar la continuación de la paritaria para negociar los puntos pendientes (regulación del trabajo de los colaboradores, el sector más explotado del gremio) y la recuperación del feriado el día del Periodista, entre otros.

Nelson Marinelli, Leo Villafañe, Randy Stagnaro, Rubén Schofrin, Nancy Acosta, David Nudelman (delegados paritarios)

Actos, paros y aplausos

Aplausazos en las redacciones por las Paritarias de Prensa

Entrá a la nota y mira todos los videos.
Diario BAE / Diario La Nación / Diario El Cronista / INFOnews.com y diario Miradas al Sur / Diario Pagina|12 / Diario Tiempo Argentino / Editorial Perfil / Diario Crónica

 

La lucha de La Naranja de Prensa por las paritarias

Los compañeros de La Naranja fuimos los que batallamos durante años por las paritarias y nuestra agitación se hizo sentir en el gremio. 

Estos son algunos de los boletines, volantes y afiches que sacamos en la pelea por la convocatoria a paritarias, denunciando a la conducción de la UTPBA que no las convocaba. 

También los materiales que sacamos en estos últimos meses de lucha en las paritarias, para difundir en el gremio las novedades de las negociaciones, las medidas de fuerza, actos y movilizaciones. 

Los compañeros de La Naranja fuimos los que batallamos durante años por las paritarias y nuestra agitación se hizo sentir en el gremio. 

Estos son algunos de los boletines, volantes y afiches que sacamos en la pelea por la convocatoria a paritarias, denunciando a la conducción de la UTPBA que no las convocaba. 

También los materiales que sacamos en estos últimos meses de lucha en las paritarias, para difundir en el gremio las novedades de las negociaciones, las medidas de fuerza, actos y movilizaciones. 

Abril/2010: Quieren reventar nuestros salarios: ¡Necesitamos paritarias ya!

En varias empresas del gremio comenzaron las discusiones salariales del 2010. Frente a una inflación estimada por las consultoras privadas que supera, según algunos estudios, el 30%, el común denominador de las patronales es ofrecer aumentos completamente inferiores a lo que se calcula será la suba de precios real. Las ofertas que se conocen apenas si se acercan al 20% anualizado, en cómodas cuotas que se completan muy entrado el año y que se diluyen en el bolsillo del trabajador por la presión de las remarcaciones.
Es evidente que las empresas acordaron en las cámaras que las agrupan salir con esa política. Sus voceros más conocidos montaron la campaña desde comienzos de año. El abogado laboralista, asesor de la UIA y presidente de la Copal (Coordinadora de Industrias de Productos Alimenticios), Daniel Funes de Rioja dijo que “pactar subas salariales por encima del 20% alentará la inflación”. Otro talibán del laboralismo patronal, Julián de Diego, no solo pretende que se pacten aumentos por debajo de la inflación sino que tampoco quiere que los trabajadores nos cubramos: “Las cláusulas sujetas a condición son una fuente generadora de expectativas que potencian los procesos inflacionarios”. Leer más…

Enero/2011: Preparemos las próximas paritarias
$5.000 de mínimo en 2011

El año 2010 terminará con una inflación de 30%. La Dirección de Estadística y Censos de San Luis –el equivalente provincial al INDEC Nacional— informó que en octubre los precios subieron el 3,3% y que en los últimos 12 meses, la inflación ascendió al 28%. Con un agravante: los precios de los alimentos acumulan un alza del 42,9 por ciento.

Sin embargo, los aumentos pactados en paritarias se movieron entre un 20% y 25%. Por eso varios gremios salieron a reclamar ajustes de sueldos a fin de año. Los bancarios obtuvieron un adicional por única vez, igual que los empleados de estaciones de servicio. Luz y Fuerza ha pedido un sueldo extra. Los gastronómicos, un adicional. Y, entre otros, el Poder Judicial porteño, 11 por ciento de aumento.

El gremio de prensa es un caso aparte. Como la burocracia que dirige el sindicato no convoca a paritarias desde hace décadas, es virtualmente imposible conocer qué promedio de aumentos se consiguieron en el año. Leer más…

Abril/2011: El pliego de reclamos y el acuerdo deben ser aprobados por asamblea
¿Que paritarias necesitamos?

Después de más de 25 años, la conducción de la UTPBA decidió convocar a paritarias para discutir los salarios de los trabajadores de prensa. La pelea histórica de La Naranja junto a las demás agrupaciones de la oposición y los delegados y activistas independientes, que tuvo su pico más alto el año pasado, con la denuncia que realizó nuestra agrupación de que  Prensa era el único gremio en todo el país que no tenía paritarias, fue tomada por todos los trabajadores del gremio, y obligó a la anquilosada conducción a acomodar el cuerpo y realizar este llamamiento. Nunca lo había hecho desde que asumió la conducción del sindicato, en 1985.

Durante todo este período, la discusión se ha dado empresa por empresa, y esto sólo en aquellas que cuentan con comisión interna o delegados. En las restantes, las patronales dan el aumento que quieren y cuando quieren. Clarín, la principal empresa del gremio, hace años que está en esta situación. Leer más…


 

¡¡Basta de dilaciones y maniobras de las patronales de los diarios!!

Todos al Ministerio de Trabajo, en Alem 650, el miércoles 26 a las 14 horas

Llevamos cuatro meses de reuniones paritarias entre la cámara patronal de los diarios y los representantes de los trabajadores y todavía no conseguimos absolutamente nada.

La política de los dueños de diarios –los K y los anti K ha sido la de las maniobras y las dilaciones para evitar responder con seriedad a nuestro reclamos que aprobamos en asamblea.

Los propietarios de los grandes diarios, que se llenan los bolsillos con nuestro trabajo, quieren aplastar nuestros salarios y liquidar nuestros derechos. 

De aumento de sueldos no quieren hablar hasta el año próximo, aunque hay medios donde no hubo paritarias en el 2011 y una franja de trabajadores cobra sueldos de miseria.  Leer más…

   

  La “Corpo” y los oficialistas contra los trabajadores

Por $1.300 de suma fija a cuenta y 35% de aumento

En la última reunión realizada en el Ministerio de Trabajo añadimos a nuestro pliego de reclamos la solicitud de $1.300 de cifra fija para todos los trabajadores de diarios a cobrar a medida que los respectivos convenios de empresa se vayan venciendo (los primeros ya cayeron el 31 de diciembre) y hasta que se alcance un acuerdo salarial para el 2012.La respuesta de la cámara patronal (AEDBA) fue casi una provocación: se levantó de la mesa de negociaciones y dijo que no iba a firmar un acta donde se planteara que aceptaba discutir el tema salarial y los restantes puntos del temario por los que venimos batallando desde hace seis meses. Además, con la excusa de que cambiaron las autoridades de la cámara y que “yo mis vacaciones no las voy a cortar”, según se despachó el presidente de AEDBA, pidieron realizar la próxima reunión dentro de un mes. Recién firmaron el acta planteada por el Ministerio cuando quedó reducida al “compromiso” patronal de que en la próxima reunión iban a definir los temas a negociar. ¡¡¡Esto después de seis meses de dar vueltas y vueltas con chicanas y provocaciones para no responder a prácticamente ninguno de los puntos que presentamos!!! Pero, además, el Ministerio añadió la concesión de que la patronal pueda incorporar nuevos temas al temario que estamos negociando. Es una puerta para que a la próxima reunión (que finalmente se va a realizar el 9 de enero) sumen temas provocativos para “embarrar la cancha”, como el pedido de que aumente el horario de trabajo de seis a ocho horas o que se derogue la indemnización especial, como plantearon al iniciarse las negociaciones. La realidad es que paritaria se encuentra totalmente paralizada por seis meses consecutivos de negativas a negociar básicos de convenio, aumentos de salarios y condiciones de trabajo. Es decir a negociar cualquiera de los temas que se tratan en una paritaria. Leer mas… » (Ver las notas de este boletin)

   

 

 

 

 

 

 

La venta de los medios de Hadad a Cristóbal López

Luego de un año de negociaciones confidenciales, el grupo Hadad vendió el 90% de sus medios a Cristóbal López por una cifra superior a los 40 millones de dólares. La autoridad de aplicación de la Ley de Medios, la AFSCA, ni abrió la boca. La operación viola una gran cantidad de aspectos de la ley, entre ellos que las licencias son intransferibles (artículo 41) y los límites que impone al número de licencias de FM en manos de un solo grupo. Los medios ‘militantes’ que reclaman a la Corte la aplicación del artículo 161 (la cláusula de desinversión en perjuicio de Clarín) miran para otro lado.

Luego de un año de negociaciones confidenciales, el grupo Hadad vendió el 90% de sus medios a Cristóbal López por una cifra superior a los 40 millones de dólares. La autoridad de aplicación de la Ley de Medios, la AFSCA, ni abrió la boca. La operación viola una gran cantidad de aspectos de la ley, entre ellos que las licencias son intransferibles (artículo 41) y los límites que impone al número de licencias de FM en manos de un solo grupo. Los medios ‘militantes’ que reclaman a la Corte la aplicación del artículo 161 (la cláusula de desinversión en perjuicio de Clarín) miran para otro lado.

La venta fue realizada de forma prácticamente clandestina y el acuerdo tiene puntos oscuros. La transferencia procederá en forma gradual para evitar que el gobierno se vea forzado a impugnar la venta. El diario Perfil asegura que López esperaría a que la AFSCA apruebe la venta antes de proceder al traspaso. En tal caso, AFSCA aprobaría la venta de medios a su antojo, lo cual convertiría a la Ley de Medios en una farsa.

Fractura de camarilla

No son pocos los que creen que Hadad fue forzado a realizar la venta de sus medios, y que eso explicaría los ‘mensajes mafiosos’ que el empresario menemo-kirchnerista habría sufrido en el último período. López es un empresario íntimo de la camarilla presidencial, a diferencia de Hadad, más cercano a Scioli y a Massa. López incrementó ampliamente sus negocios en los últimos años, en el juego, la construcción y los hidrocarburos, todo con el amparo del gobierno.

La salida de Hadad -que iría a un ‘exilio’ en Miami para relanzar sus medios en una escala continental, no es sólo un ‘cambio de manos’. López desplaza del lugar principal del oficialismo al grupo 23 (Szpolski-Garfunkel). Las recientes acusaciones de Szpolski contra el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, de estar aliado a ‘la Corpo’ en las paritarias de prensa, revelan el comienzo de una disputa.

Por otra parte, Hadad mantenía una cantidad de socios (¿testaferros?) cuyo futuro, tras la venta, queda incierto. Entre ellos se encuentra nada menos que Gerardo Werthein, titular de Telecom Argentina (y, por lo tanto, impedido legalmente de participar del negocio de las comunicaciones). Según Perfil, a diferencia de lo publicado por los mismos empresarios, la venta habría abarcado sólo el 55% de las acciones del grupo Infobae y no el 100%. Estaría en curso un acuerdo entre los empresarios K para digitar un nuevo multimedio, con mayor capacidad de inversión y competencia contra el grupo Clarín. El gobierno ha liquidado lo poco que quedaba en pie de la Ley de Medios, que ya estaba fuertemente cuestionada por la aplicación discrecional de frecuencias por parte de la AFSCA.

La convalidación del artículo 161 por parte de la Corte Suprema, que se da por sentado, no tendrá implicancia alguna en este cuadro. La defensa de la libertad de expresión y de prensa depende de la organización y lucha independiente de los trabajadores de prensa.

Viva la lucha de los trabajadores de la revistas de La Nación.

Los trabajadores del grupo de revistas de La Nación arrancaron esta semana un plan de lucha por reclamos salariales. Con asambleas masivas los trabajadores vienen llevando adelante la pelea por la recomposición salarial.

La medida está semana consistió en una serie de paros de dos horas y una movilización a la redacción de la revista Hola!, que forma parte del grupo de revistas y queda a seis cuadras de las otras redacciones. La movilización tiene como sentido la realización de asambleas conjuntas entre los trabajadores de las distintas revistas.

Los trabajadores del grupo de revistas de La Nación arrancaron esta semana un plan de lucha por reclamos salariales. Con asambleas masivas los trabajadores vienen llevando adelante la pelea por la recomposición salarial.

La medida está semana consistió en una serie de paros de dos horas y una movilización a la redacción de la revista Hola!, que forma parte del grupo de revistas y queda a seis cuadras de las otras redacciones. La movilización tiene como sentido la realización de asambleas conjuntas entre los trabajadores de las distintas revistas.

Reclaman la equiparación salarial y de derechos laborales con los trabajadores del diario, ya que forman parte de la misma empresa.

Denuncian por insuficiente la oferta patronal y exigen una escala salarial para terminar con las discrecionalidades de la patronal y un mínimo para la categoría de redactor de $5800.

Esta lucha forma parte del torrente de luchas que iniciamos los trabajadores de prensa por la paritaria de la rama diarios. El triunfo de esa lucha funciona como un impulso para los compañeros, que ahora pretenden obtener un acuerdo salarial acorde al que se consiguió en los diarios. Esta semana los trabajadores de Perfil hicieron recular a la patronal que se negaba a otorgar el aumento a los trabajadores de las revistas, aduciendo que el acuerdo era para la rama diarios. En las Revistas de La Nación está planteado lo mismo.

La Naranja de Prensa se solidariza con esta lucha y nos ponemos a disposición de lo que necesiten. ¡Fuerza Compañeros!¡Todos juntos, podemos!

Con asamblea, aplausos y paro los trabajadores de canal 13 lograron la reincorporación.

La Naranja de Prensa saluda el enorme triunfo de los trabajadores de Canal 13 que lograron reincorporar a un editor despedido sin causa.

Los trabajadores respondieron en forma contundente frente a una nueva prepotencia de la patronal de Noble-Magnetto.

La Naranja de Prensa saluda el enorme triunfo de los trabajadores de Canal 13 que lograron reincorporar a un editor despedido sin causa.

Los trabajadores respondieron en forma contundente frente a una nueva prepotencia de la patronal de Noble-Magnetto.

Desde que se corrió la noticia del despido comenzó la asamblea en la redacción con aplausos de repudio. Este fue un triunfo en sí mismo, ya que la empresa no permitía que las asambleas fueran dentro del lugar de trabajo, obligando a los trabajadores a hacerlas debajo de la autopista. Hubo quite de colaboración por sectores, durante 5 horas, pidiendo que se revierta la medida.

Finalmente, ante el paro de actividades, la patronal tuvo que retroceder volviendo atrás con el despido.

Esto sucede a una semana que  los trabajadores de los diario Clarín, Ole, Muy y La Razón eligieron delegados paritarios en una asamblea masiva.

El Grupo Clarín tiene un enorme prontuario en violación de las leyes laborales, del Estatuto y el convenio. En Canal 13/TN, el 80% de los trabajadores está fuera del convenio. Solo mantiene dentro a camarógrafos, ayudantes y motociclistas. Todos los demás reciben un salario por decreto que no se corresponde en nada con la ley. Se trabajan gratis los feriados, no se pagan horas extras, los recibos de sueldo contienen ítems que nadie entiende, por mencionar algunos de los atropellos.

En el 2008 fueron despedidos dos delegados, que ratificaron su mandato en el 2010, quienes se encuentran impedidos de ingresar a realizar sus tareas, a pesar de que la justicia falló a favor de su reincorporación.

El triunfo de los compañeros muestra que es una patronal golpeada por la acción de los trabajadores. Llegó la hora de ponerle fin a los atropellos patronales de los Noble-Magnetto

¡Viva la lucha de los trabajadores de Canal 13!

¡Por el cumplimiento de irrestricto del convenio y el Estatuto del Periodista!

¡Por reconocimiento de las libertades sindicales y la defensa de nuestros salarios!

¡Por la unidad de todos los trabajadores del Grupo Clarín!

El papel del retiro de firmas en el plan de lucha de los diarios

El plan de lucha de la rama diarios del gremio de prensa incluyó entre sus medidas de fuerza el retiro de la firma de los artículos periodísticos.

Aunque no altera, demora, o entorpece el proceso de producción del diario, esta acción fue clave en  la pelea que permitió conquistar un aumento de casi 25% y la recuperación y actualización de la escalas del convenio del 75.

El método, además,  ya se nacionalizó. Los planes de lucha que ya se anunciaron en la prensa escrita de Córdoba y Tucumán arrancaron con retiro de firmas.

El plan de lucha de la rama diarios del gremio de prensa incluyó entre sus medidas de fuerza el retiro de la firma de los artículos periodísticos.

Aunque no altera, demora, o entorpece el proceso de producción del diario, esta acción fue clave en  la pelea que permitió conquistar un aumento de casi 25% y la recuperación y actualización de la escalas del convenio del 75.

El método, además,  ya se nacionalizó. Los planes de lucha que ya se anunciaron en la prensa escrita de Córdoba y Tucumán arrancaron con retiro de firmas.

Podrá decirse que el retiro de firmas no tiene, en sí mismo, más valor que el que le asigna ser expresión de una determinada etapa de disposición a la lucha de los trabajadores de prensa en una fase concreta de su correlación de fuerzas con la patronal. O que en un cuadro más favorable para la huelga general el retiro de firmas sería apenas un aperitivo.

Conviene recordar, sin embargo, que en Editorial Perfil, la cuna de este tipo de medidas en la Argentina, el retiro de firmas provocó que la empresa se viera obligada a destinar al menos dos páginas de su semanario para atacar la medida.

El retiro de firmas logra, entonces, hacer visible, a través de la invisibilización del acto individual de firmar, la lucha colectiva.

La mentira de la libertad de expresión bajo el dominio capitalista de los medios de comunicación salta a la vista mediante un recurso casi extremo: privados de la posibilidad de expresarse por los carriles normales que garantizarían el ejercicio pleno de la libertad de expresión, los trabajadores de prensa se ocultan como individuos para reaparecer como un sujeto colectivo fundante, a su vez, de una nueva individualidad.

De manera adicional, el periodista que retira su firma deja sola a la patronal en un terreno en el que siempre debería estarlo: como responsable del contenido de todo lo que se publica. Subsana, así y fugazmente, la anomalía de una corresponsalidad editorial gratuita e infundada.

El retiro de firmas luce inquietante para las patronales. En una carta de lectores publicada en la misma edición en la que Perfil editorializó contra el retiro de firmas, un lector, fraguado o real, amonestó a los periodistas por la medida con la observación de que ellos “no apretaban tuercas” ni “operaban una máquina”, metáfora con la que pretendió recordarles que ellos no eran trabajadores. Los conminaba a firmar sus notas.

¡Ahí saltó la perdiz!

La necesidad de la firma es un aspecto de la competencia entre trabajadores impuesta por la patronal. Golpeado en sus condiciones de trabajo y salario, cooptada su organización sindical, el trabajador de prensa se ve obligado a proyectar una carrera individual como única garantía de una mejor condición de vida.

La firma periodística encubre el proceso de alienación al que está sometido el periodista, que no es dueño del producto de su trabajo.

El periodista no solo no es ostensiblemente dueño del diario en el que trabaja entendido como “producto”. También “su” artículo o nota es  escasamente y cada vez menos propia. Esto porque el trabajador, aunque firme, no decide la extensión del material, ni el lugar en el que irá publicada, en muchos casos tampoco el titulo y demás elementos que la acompañarán. Tampoco puede controlar el tiempo que dispone para realizarla, además de que los flujos de información como insumos de su nota también le son impuestos. Más allá de las destrezas de tantos periodistas avezados, el sistema institucionalizado de “fuentes” o “inputs” del que se nutre el periodista rutinariamente se rige por las mismas leyes de la mercancía capitalista  o de la regimentación estatal. El problema de la falta de libertad de expresión es, de esta manera, puesto en evidencia en sus múltiples determinaciones por el retiro de firmas, mediante esta especie de acto de no expresión.

Como expresión más o menos conciente de esto muchos periodistas que borraban su nombre de las notas que escribían, recurrían a Twitter para adherir con nombre y apellido a las medidas del plan de lucha general. Un terreno que había sido abonado por la toma de partido pública que muchos periodistas hicieron por el Frente de Izquierda en las elecciones pasadas.

Es decir que de una manifestación de individualidad alienada, que se expresa en la puesta de la firma en un producto que no domina ni logra crear con autonomía se pasa a una individualidad como expresión ulterior de un desarrollo colectivo y condición de ella, que busca a través de la lucha y la organización mejorar la existencia material del conjunto.

El retiro de firmas anticipa la perspectiva de la huelga general y de la re asunción del periodista como trabajador consciente de su interés histórico de clase.

Leo Villafañe
Delegado paritario de El Cronista
@Leov1586

Un gigante se pone de pie!

En el marco de las paritarias históricas del gremio de prensa de Buenos Aires -con delegados paritarios elegidos en asamblea y tras 35 años sin paritarias generales- y como corolario del enorme plan de lucha de los trabajadores, los compañeros de Clarín han dado un paso vital en la reconstitución de su organización gremial interna.

En el marco de las paritarias históricas del gremio de prensa de Buenos Aires -con delegados paritarios elegidos en asamblea y tras 35 años sin paritarias generales- y como corolario del enorme plan de lucha de los trabajadores, los compañeros de Clarín han dado un paso vital en la reconstitución de su organización gremial interna. En el núcleo de la empresa madre del gremio y mandamás de la cámara patronal, los trabajadores realizaron una masiva asamblea para elegir sus propios delegados paritarios, que serán garantes de la aplicación del convenio de prensa y los acuerdos dentro del Grupo Clarín.

El sábado pasado, más de 120 trabajadores de Clarín, Muy, La Razón, Olé y la puntocom eligieron delegados paritarios. La votación se enmarca en un día histórico para los trabajadores del Grupo, que desde hace 12 años vivían bajo la abolición interna de la organización gremial, sometidos a la flexibilización y la precarización laboral. Fue, de este modo, una conquista histórica y un avance concreto en la reconstitución del tejido sindical.

La decisión de elegir delegados paritarios ha sido un punto culminante en el proceso vivido al interior del grupo Clarín. La pelea por las paritarias, los petitorios en defensa de compañeros despedidos, los aplausos, paros, quite de firmas, las movilizaciones en la puerta de empresas, fueron los puntos de apoyo que permitieron dar expresión al proceso de desembocó en la asamblea general. Y pensar que desde el kirchnerismo se acusaba a La Naranja de Prensa por el Plan de Lucha de las paritarias. Nos decían que era funcional a Magnetto y perjudicial a los medios “contrahegemónicos” ya que en “Clarín no pasaba nada”. La elección de los paritarios en Clarín ha puesto a los K nuevamente en ridículo.

La enorme demostración de los trabajadores de Clarín, en el marco de la movilización del gremio de prensa por sus paritarias es una respuesta contundente a quienes, desde el kirchnerismo, les reprochaban su relación de empleo con Clarín, confundiendo interesadamente la real vinculación existente entre esta patronal y sus trabajadores, al llamarlos a renunciar en nombre de un supuesto “periodismo militante”. De esta forma, ponen blanco sobre negro una verdad de perogrullo: el periodismo militante es el que se planta ante la patronal y pelea por sus derechos como trabajadores, no aquél que se jacta de una superioridad ideológica y tiene por única solución la renuncia de los trabajadores a su medio de subsistencia.

En forma unánime, los compañeros presentes en la histórica asamblea levantaron las manos para votar a los nuevos delegados y apoyar la lucha. Hubo aplausos y un clima eufórico. Hubo lágrimas también, al dimensionar los años de represión interna, de imposibilidad de expresarse. Así, se acabó la época en que Clarín no tenía representación sindical. Las lágrimas, los aplausos, el clima de conquistas, enunciaron el fin de esa dictadura interna, el principio de la organización gremial y, sobre todo, de la defensa del derecho de los trabajadores. 

¡Viva los compañeros de Clarín!

¡Viva el gremio de prensa y su lucha por las #ParitariasPrensa!