Votemos Diputados del Frente de Izquierda

 

En las elecciones primarias del 14 de agosto una significativa cantidad de periodistas y trabajadores de prensa votaron al Frente de Izquierda.

Esta tendencia sigue vigente y por esa razón es que está el terreno abonado para sumar más apoyos y votos por el Frente en el gremio de Prensa de cara a las elecciones del 23 de octubre.

 

En las elecciones primarias del 14 de agosto una significativa cantidad de periodistas y trabajadores de prensa votaron al Frente de Izquierda.

Esta tendencia sigue vigente y por esa razón es que está el terreno abonado para sumar más apoyos y votos por el Frente en el gremio de Prensa de cara a las elecciones del 23 de octubre.

Una muestra de esto fue el Segundo Encuentro de Trabajadores de Prensa con candidatos del Frente de Izquierda que organizó La Naranja con la presencia de Gabriel Solano, candidato a primer diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires y del cual participaron 50 compañeros del gremio. La reunión culminó con la decisión de apoyar la campaña del Frente de Izquierda e impulsar todas las iniciativas que permitan llevar al Congreso a sus candidatos.

 Solano, un destacado dirigente universitario del Partido Obrero, advirtió que, tras el resultado obtenido en las primarias, el Frente se encuentra en una situación “expectante” del cara al 23 de octubre, entre otras cosas porque parte de un piso de votos sustancialmente superior que cuando se inició la campaña para intervenir en las elecciones del 14 de agosto pasado donde en la Ciudad llegó al 4,5 % de los votos.

Para las próximas elecciones –destacó Solano-, el gobierno no puede seguir con la extorsión de reclamar el voto para el oficialismo como el mal menor para “frenar el avance de esa derecha”, ya que ésta ha quedado pulverizada en las Primarias. Esta situación favorece la posibilidad de fortalecer una oposición de izquierda.

En el encuentro, que fue amenizado con empanadas y vino, estuvieron presentes compañeros de Perfil, BAE, Diario Popular, El Cronista, Clarín, Radio Nacional, Télam y Tiempo, entre otros medios.

“Vamos a pedirle a la gente el voto con el cual obtener bancas en el Congreso, que sean la expresión de los más sentidos reclamos populares”, dijo Solano. Planteó que un triunfo de la izquierda en ese objetivo modificaría sustancialmente la estructura política del país, donde un  Gobierno que se presenta como de centroizquierda, tendría como oposición a una fuerza realmente de izquierda.

En el marco del gremio de prensa en el que el voto a la izquierda tuvo un importante crecimiento, Solano destacó la tarea de los periodistas en la divulgación de informaciones contra todos los intentos de censura, incluso en situaciones en las que, para hacerlo, expusieron sus vidas y chocaron contra los intereses de las patronales que los emplean.

El encuentro cerró con la decisión de apoyar la campaña del Frente de Izquierda y de impulsar todas las iniciativas que permitan llevar al Congreso a los candidatos del Frente.

 

 

¡Vamos por todos los reclamos que votamos en las empresas!

 

La convocatoria a una paritaria de la rama diarios –la más numerosa del gremio- es una conquista de La Naranja y del conjunto de los trabajadores de prensa. Esto pese a que dista de ser única y para todo el gremio, como la que nuestra agrupación ha reclamado y por la cual viene batallando desde hace años. Es que en la actual quedan por fuera los trabajadores de las radios, de los canales de televisión, de la mayoría de las agencias de noticias, de los sitios de internet y de las revistas.

 

La convocatoria a una paritaria de la rama diarios –la más numerosa del gremio- es una conquista de La Naranja y del conjunto de los trabajadores de prensa. Esto pese a que dista de ser única y para todo el gremio, como la que nuestra agrupación ha reclamado y por la cual viene batallando desde hace años. Es que en la actual quedan por fuera los trabajadores de las radios, de los canales de televisión, de la mayoría de las agencias de noticias, de los sitios de internet y de las revistas.

Pero las cámaras que agrupan a las principales patronales del gremio se han sentado por primera vez en décadas a negociar el pliego de reclamos que presentamos en conjunto y que surgiera de asambleas de las distintas empresas.  Y esta es también una conquista de los trabajadores y de las comisiones internas combativas que durante muchos años llevaron adelante la pelea por el respeto a nuestros estatutos y convenios y para que los salarios no fueran carcomidos por la inflación.

Otra importante conquista es que los delegados paritarios hayan sido elegidos por las asambleas de base de cada una de las empresas y que sean responsables ante ellas.

Claro que la cámara que encabezan Clarín y La Nación, no está dispuesta a hacerla fácil. Llevamos más de tres meses de reuniones y aún no conseguimos alcanzar un acuerdo en ninguno de los puntos presentados. Apenas hay una propuesta patronal –rechazada por nuestros paritarios- de otorgar $15 por año de antigüedad y $650 mensuales por guardería.

Es decir que luego de más de tres meses de reuniones plantean cifras, para esos rubros, que no suponen ningún aumento para casi el 80% de los trabajadores involucrados en la paritaria, porque ya cobran lo mismo o más de lo que ofrece la cámara.

Al día de hoy, entonces,  la paritaria se encuentra virtualmente en el punto de partida.

Ahora las patronales han acordado conformar dos comisiones para que se discutan todos los temas, incluido el de los mínimos de la escala pero, plantean, con aplicación a partir de enero del 2012. Esto, entre otras cosas, pretende colocar un parate a cualquier reclamo de actualización salarial durante este año, aunque la inflación ya se está comiendo los aumentos conseguidos.

Y, a su vez, regimentar los aumentos salariales del año próximo colocándoles ahora un techo, tratando también de ahogar, así, eventuales reclamos y la lucha que pueda desatarse en las empresas y que fue el motor de los incrementos de sueldos que conseguimos en estos últimos años.

Este es un peligro que tenemos por delante en esta paritaria con la cámara de los Clarín y La Nación, donde están acompañados por todas los otros empresarios del sector, como los de Página 12, Perfil, Ámbito o El Cronista, unos K y otros anti K, pero todos juntos a la hora de reventar los salarios y recortar las conquistas.

Los aumentos de sueldos conseguidos para este año con la lucha en la mayoría de las empresas del sector hacen que hoy no esté planteado imperiosamente el tema salarial aunque el golpe de la inflación se empiece a notar  cada día más. Esta, a su vez -como ya lo dijimos- es una de las limitantes que tiene esta paritaria llamada recién en el mes de julio.

Pero tenemos que estar atentos frente a cualquier pretensión patronal de maniobrar con la paritaria para reducir nuestros salarios y desvirtuar nuestros reclamos. Porque en esta primera paritaria después de 30 años se está jugando el destino de nuestras conquistas, de nuestros salarios y de los reclamos imperiosos que llevamos a la negociación con las patronales de la cámara.

¡¡Vamos por todas las reivindicaciones que votamos en las asambleas!!

Por $5.800 de mínimo y un aumento del 30% a partir del 1° de enero.

Por el 2% anual por antigüedad.

Por un mínimo de $600 por colaboración, actualizados con los aumentos de salarios.

Por $800 de guardería y un aumento del 30% a partir del 1° de enero.

Por la incorporación al convenio de los compañeros de las punto como y de todos aquellos no incluidos.

Por la generalización de las conquistas que se alcancen a todos los trabajadores del gremio.

Propuesta votada en las asambleas generales

 

  • $ 5.800 de salario mínimo para las categorías iniciales (Aspirante, Ayudante, Peón).
  • Respeto del Escalafón periodístico.
  • 30% de aumento general de salarios.
  • Antigüedad del 2% del salario inicial.
  • 50% del descuento por el Impuesto a las Ganancias a cargo de las patronales.
  • $ 600 de piso mínimo por colaboración.
  • Por el pago de horas extras.
  • Contra la precarización, el trabajo en negro y las pasantías truchas.
  • Restitución del 7 de junio como día del gremio.

     

    • $ 5.800 de salario mínimo para las categorías iniciales (Aspirante, Ayudante, Peón).
    • Respeto del Escalafón periodístico.
    • 30% de aumento general de salarios.
    • Antigüedad del 2% del salario inicial.
    • 50% del descuento por el Impuesto a las Ganancias a cargo de las patronales.
    • $ 600 de piso mínimo por colaboración.
    • Por el pago de horas extras.
    • Contra la precarización, el trabajo en negro y las pasantías truchas.
    • Restitución del 7 de junio como día del gremio.

Las vueltas y más vueltas de la cámara empresaria

 

Que en más de tres meses no hayamos podido alcanzar ningún acuerdo con la cámara se debe, en primer lugar, a la política dilatoria y de maniobras de la representación patronal.

Durante todo ese período evitó dar respuesta al tema central de la paritaria, que es el salarial.

De eso no se habla.

Y, cuando se hable, dijo, será para el 2012. En este camino están las dilaciones: comenzamos a reunirnos a mediados de año y, por sus maniobras, estamos en octubre y todavía ni siquiera se abordó el tema.

 

Que en más de tres meses no hayamos podido alcanzar ningún acuerdo con la cámara se debe, en primer lugar, a la política dilatoria y de maniobras de la representación patronal.

Durante todo ese período evitó dar respuesta al tema central de la paritaria, que es el salarial.

De eso no se habla.

Y, cuando se hable, dijo, será para el 2012. En este camino están las dilaciones: comenzamos a reunirnos a mediados de año y, por sus maniobras, estamos en octubre y todavía ni siquiera se abordó el tema.

En el medio la cámara intentó introducir el planteo de ampliar el horario de trabajo, quitar a los jefes del convenio y modificar la indemnización especial. Esto fue rechazado por nuestros paritarios, pero no salió del escenario y no es de descartar que la cámara lo vuelva a escena como un “justificativo” para posponer los debates centrales de la paritaria, el primer lugar el del tema salarial.

La representación patronal tampoco dio respuestas a la mayoría de los demás temas planteados. La propuesta respecto de la antigüedad es insignificante, porque ni siquiera alcanza a la media que ya están cobrando los trabajadores de los diarios.

En el tema de guardería, propone mucho menos de lo que cuesta “una guardería de primera categoría” como establece nuestro convenio. Esto en un tema que alcanza a no más de un centenar de compañeras de los miles de trabajadoras y trabajadores de la rama.

Pareciera que tomando la vieja frase “si quieres que algo no avance, forma una comisión”, en la primera reunión de las dos comisiones formadas ahora para analizar los temas de la agenda, la cámara pidió tres semanas más –hasta mediados de octubre- para presentar su propuesta de incorporación de los compañeros no incluidos en el convenio (sistemas, por ejemplo) a alguna categoría de las existentes. Y propueso que recién después de ponernos de acuerdo sobre este punto, abordemos el tema de los básicos salariales.

Y como broche, planteó que “es muy difícil que lleguemos a un acuerdo sobre la fijación de un mínimo para las colaboraciones” porque, en su criterio, deben estos compañeros deben seguir negociando individualmente con las patronales el valor de las notas.

Dilaciones y maniobras, esa es la política patronal en la paritaria.

 

 

El gobierno y las patronales quieren bajar los salarios

 

 

La UIA plantea que hay que “comenzar a deflacionar salarios y precios”, y su vicepresidente Juan Carlos Sacco, agregó: “Yo creo que la Presidenta está muy decidida a influir en esto” y “nosotros estamos dispuestos a acompañarla porque consideramos que los salarios en la Argentina medidos en dólares son los más altos de Latinoamérica” (Ambito Financiero, 6/9).

El diario oficialista agrega que el gobierno maneja una pauta para las paritarias 2012 en torno del 18% “para bajar las expectativas inflacionarias”. Es decir, para reducir los salarios.

 

 

La UIA plantea que hay que “comenzar a deflacionar salarios y precios”, y su vicepresidente Juan Carlos Sacco, agregó: “Yo creo que la Presidenta está muy decidida a influir en esto” y “nosotros estamos dispuestos a acompañarla porque consideramos que los salarios en la Argentina medidos en dólares son los más altos de Latinoamérica” (Ambito Financiero, 6/9).

El diario oficialista agrega que el gobierno maneja una pauta para las paritarias 2012 en torno del 18% “para bajar las expectativas inflacionarias”. Es decir, para reducir los salarios.

Ante esta política de ataque a los trabajadores, toma especial dimensión el arrugue de la CGT, de Moyano y de Yasky en el Consejo del Salario mínimo, no sólo por el miserable mínimo aceptado, sino también por el abandono de las demás reivindicaciones, como la derogación del impuesto al salario (Ganancias), la eliminación de topes de sueldo para el cobro del salario familiar y el aumento de su importe y la devolución de los 6 mil millones adeudados a las obras sociales.

Y preanuncia la actitud que tendrán de cara a las próximas negociaciones salariales.

La política oficial contra las ya regimentadas paritarias apunta a maniatar al movimiento obrero frente a la inflación galopante, los aumentos de tarifas que ya se perfilan, los de los impuestos inmobiliarios y los de los combustibles.

El 50 por ciento electoral de la Presidenta será usado contra el movimiento obrero, explotando la completa debilidad de la burocracia sindical.

Más que nunca tendrán vigencia los movimientos asamblearios, de base, en las empresas y gremios para quitar el control a la subordinada burocracia sindical.

 

 

 

Este año, un millón de padres dejó de cobrar el salario familiar

A un millón y medio de trabajadores -el doble que hace 3 años- ya le descuentan una parte del sueldo por el impuesto a las Ganancias y, en el último año, los padres de casi un millón de chicos dejaron de cobrar el salario familiar por hijo.

A un millón y medio de trabajadores -el doble que hace 3 años- ya le descuentan una parte del sueldo por el impuesto a las Ganancias y, en el último año, los padres de casi un millón de chicos dejaron de cobrar el salario familiar por hijo.

En Prensa, mucho peor
La mayoría del gremio de prensa no percibe el salario familiar no porque gane sueldos altos sino porque son colaboradores o monotributistas que directamente no tienen derecho a ese beneficio, mientras si pagan con la cuota del  monotributo IVA y Ganancias. Y los que ganan sueldos por encima de $ 5.200 –un valor superbajo como piso salarial– le descuentan Ganancias y no cobran el salario familiar.

Esta confiscación económica el gobierno la ejecutó por el simple expediente no de actualizar, por el incremento de la inflación, el mínimo no imponible de Ganancias y el tope salarial que da derecho al cobro de las asignaciones familiares. Tampoco ajustó el monto del seguro de desempleo que sigue siendo de $ 400 mensuales por compañero despedido sin causa si estuvo “en blanco”. Lo mismo hizo con el salario mínimo que fue llevado a $ 2.300 mensuales que con los descuentos de jubilación y obra social se reduce a $ 1.909 mensuales o $ 63 por día.

Todos esos valores no fueron actualizados por la inflación real no por un olvido sino como parte de una política deliberada de obtener recursos para financiar el pago de la deuda pública, luego de haber agotado las llamadas reservas de libre disponibilidad del Banco Central. Ahora, en el Presupuesto 2012 se promete seguir pagando la deuda con reservas del Banco Central sin aclarar cómo se generarán. Lo que no se quiere adelantar es que luego de las elecciones con una fuerte devaluación del peso o una suba de la tasa de interés, mecanismos que potenciarán la inflación actual, habrá nuevamente reservas de libre disponibilidad. (La devaluación deprecia en dólares la base monetaria y se requieren menos divisas para respaldarla, quedando un “excedente” para el pago de la deuda.  Otra variante es aumentar la tasa de interés de las Letras del Tesoro para absorber base monetaria y “liberar divisas para los acreedores privados).

Todo esta confiscación contra los trabajadores el gobierno lo llevó adelante frente a las narices de Hugo Moyano y Hugo Yasky quienes habían asegurado que pactaron un salario mínimo de $ 2.300 a gusto de la UIA a cambio de un fuerte aumento tanto del tope salarial como del monto de las asignaciones familiares y una actualización del mínimo no imponible. En realidad, se trató de una entregada del salario mínimo, de las asignaciones familiares y de Ganancias como se prueba que se llamaron a silencio, nada hicieron ni hacen para revertir esa situación y siguen proclamando su apoyo al gobierno.

El gobierno justifica todas estas confiscaciones con el argumento de financiar la asignación por hijo que originalmente debería ser financiada con la renta del Fondo de Garantía de la ANSeS. Pero como esa renta no alcanza, fue extendiendo y profundizando su mano confiscatoria a las asignaciones familiares, al seguro de desempleo y al descuento de Ganancias a los trabajadores. De esta manera, ya no solo el sistema jubilatorio, con menores haberes que llevan a la oleada de juicios, sino el sistema de asignaciones familiares, el Fondo de Empleo y la carga impositiva sobre una parte creciente de los trabajadores financian una paupérrima asignación por hijo. De ese modo, el “ahorro fiscal” resultante de esa confiscación va a parar al pago de la deuda que solamente por intereses este año insumirá unos 9.000 millones de dólares. En esto consiste la redistribución del ingreso y la inclusión social del kirchnerismo.

¿ANSeS puede pagar el 82% móvil?

 

Veamos. ANSeS paga:

 

Veamos. ANSeS paga:

  • $11.400 millones anuales de pensiones no contributivas, así denomiandas porque no tienen un financiamiento propio y se pagan con las transferencias que hace la ANSeS a Desarrollo Social.
  • Más de $ 8.000 millones para cubrir los déficits de las Cajas Provinciales no transferidas, como la de Cordoba Santa Fe o Santa Cruz
  • Otros $ 4.500 millones cubren los déficits de las Cajas de las FF.AA. y de Seguridad.
  • $ 10.000 millones de Asignación Universal por Hijo que se pagan con los intereses del FGS y como no alcanzan se sustraen fondos de las asignaciones familiares.
  • Más de $ 1.000 millones  de planes de empleo a cargo del Ministerio de Trabajo que provienen del Fondo de Empleo constituido con ingresos de la ANSeS
  • El Plan Conectar, de computadoras, suma $ 2.200 millones anuales.

Muchos de estas partidas deberían mantenerse y acrecentarse, como con la asignación por hijo, no como hasta ahora con fondos del sistema previsional, sino con impuestos a la renta financiera o a los beneficios de las grandes pulpos. El Gobierno se llena la boca con la “inclusión social” o con “la redistribución de ingresos”, cuando financia beneficios y gastos pagando menos jubilaciones y pensiones, menos asignaciones familiares y menos seguros de desempleos. 

Todo eso sin considerar que todavía sigue vigente una parte de la reducción de las contribuciones patronales – 8 puntos de la masa salarial — implementados por Domingo Cavallo, en los 90. Por esa razón, ANSeS recibe una parte de los impuestos que compensan la pérdida de recursos por esas menores contribuciones patronales.

Últimamente, además, la ANSeS está vendiendo bonos en dólares para financiar la la compra de dólares por parte de las grandes empresas y fuga de capitales, mientras el Fondo de Garantía se está descapitalizando porque transfiere los intereses y porque las acciones y bonos, en lugar de subir, están cayendo.

¿Hay plata para pagar el 82% móvil?

Aqui está la respuesta.

 

Repudiamos el intento judicial de recabar datos sobre periodistas

La Naranja de Prensa expresa su más enérgico repudio al accionar llevado adelante por el juez Alejandro Catania, quien envió a distintos medios un exhorto reclamando datos personales de periodistas que difunden informaciones sobre inflación distintas a las del Indec. El magistrado pidió saber la dirección y el teléfono de cronistas y editores de varios diarios, en el marco de la causa penal iniciada por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, contra consultoras por difundir índices de precios propios.

La Naranja de Prensa expresa su más enérgico repudio al accionar llevado adelante por el juez Alejandro Catania, quien envió a distintos medios un exhorto reclamando datos personales de periodistas que difunden informaciones sobre inflación distintas a las del Indec. El magistrado pidió saber la dirección y el teléfono de cronistas y editores de varios diarios, en el marco de la causa penal iniciada por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, contra consultoras por difundir índices de precios propios.

La acción judicial constituye un atentado a la libertad de expresión, al tiempo que afecta el derecho constitucional a la reserva de fuentes (art. 43) y al libre acceso a la información previsto en el artículo 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Se trata de una acción intimidatoria, que tiene como sustento ostensible los sistemáticos ataques a periodistas que bajan desde el Gobierno nacional.

No es un hecho aislado, ni tampoco se puede prever que sea último. En un contexto donde las manifestaciones locales de la crisis capitalista mundial serán, más temprano que tarde, el insumo cotidiano del trabajo de los periodistas, es fácil vaticinar que las presiones contra los trabajadores de prensa que escriben sobre información económica se agravarán.

Los trabajadores del subte tuvieron un primer indicio acerca de cómo encarará el Gobierno el proceso de normalización económica que le exigen “los mercados” o “los inversores” para adaptarse a los nuevos tiempos de la crisis global. El ataque de la presidenta Cristina Fernández a su reclamo por una enfermedad laboral adelanta, en realidad, la necesidad oficial de someterlos salarialmente y la inminencia de un tarifazo contra la población, para compensar a las patronales por el retiro de subsidios que sobrevendrá. De la misma manera, la intimidación a periodistas que difunden información económica anticipa un escenario donde se buscará impedir que los medios den cuenta, aunque sea deformadamente, de los efectos desastrosos que para el pueblo tendrá la “profundización del modelo” en línea con los dictados del capital financiero mundial.

La judicialización del trabajo de los periodistas sería el complemento de los retos gubernamentales hechos desde el atril.

Rechazamos cualquier accionar que afecte la libertad de expresión de los periodistas, harto pisoteada como está ya por las patronales que los explotan. Sin embargo, cuando el poder político avasalla estos derechos, constitutivos de las condiciones de trabajo más generales de nuestro gremio, agrava más el sometimiento del trabajador de prensa frente a su propia patronal, aunque esta estuviera circunstancialmente enfrentada con el Gobierno. 

Llamamos a los delegados y comisiones internas del gremio a pronunciarse en repudio al exhorto del juez y en solidaridad con los compañeros afectados y exigimos a las empresas a no entregar información alguna que lesione los derechos de los trabajadores de prensa.

LA NARANJA DE PRENSA  22/09/11