Afiche que pegaban los delegados cuando fueron agredidos