Vamos por una gran jornada nacional contra los despidos ilegales en AGR-Clarín

Desde la Naranja de Prensa adherimos al plan de lucha impulsado por los trabajadores de AGR-Clarín, quienes desde el 14 de enero ocupan la planta de Pompeya en defensa de sus puestos de trabajo y como respuesta organizada ante los 380 despidos ilegales, la totalidad de la fábrica. 

Desde la Naranja de Prensa adherimos al plan de lucha impulsado por los trabajadores de AGR-Clarín, quienes desde el 14 de enero ocupan la planta de Pompeya en defensa de sus puestos de trabajo y como respuesta organizada ante los 380 despidos ilegales, la totalidad de la fábrica. 

Como han expresado los propios compañeros de AGR, la empresa —que viene aplicando un plan de ajuste en todo el Grupo— no pretende discontinuar sus ediciones ni abandonar el negocio de impresión: estamos frente a un cierre fraudulento, que tiene por objetivo retomar esta producción con personal precarizado.

Para llevar adelante ese objetivo estratégico —un ensayo para todo el plan ajustador del Gobierno— Clarín ha tenido los servicios de la Policía Federal y Gendarmería, quienes han reprimido y mantienen una intimididación permanente sobre las plantas impresoras y en el propio diario, verdaderos operativos de militarización.

La jornada de lucha —votada en un plenario obrero de base— consta de una agitación de difusión durante la jornada de hoy y cortes para mañana jueves para exigir que el ministro Jorge Triaca los reciba y se retrotraigan los ilegales despidos de Clarín. En las últimas horas, producto de las acciones de lucha, el Ministerio de Trabajo ha tenido que convocar a una audiencia de emergencia, a las partes, para hoy a las 12.

Frente a la ola de despidos, los tarifazos y el techo del 18% que quieren aplicar a las paritarias desde el gobieno nacional y los gobernadores, son sobradas razones para que las centrales obreras convoquen a un paro nacional y plan de lucha.

Pongamos todo el movimiento obrero en movimiento, con asambleas en cada lugar de trabajo, para que triunfen AGR-Clarín y todas las luchas en curso.

#ClarinDespide en AGR: tras la vibrante marcha, más acciones de solidaridad en el gremio de prensa

Una vibrante movilización de organizaciones políticas, gremiales y sociales se hizo presente el martes 24, frente al edificio de Canal 13-TN, como parte de una jornada nacional contra los despidos de los 380 obreros de AGR-Clarín y contra el vaciamiento patronal.  El hashtag #ClarinDespide, en Twitter, fue tendencia en toda la Argentina, con un millón y medio de impresiones. Esta tenacidad en la lucha viene quebrando, desde las redes, el cerco informativo del Grupo Clarín y las patronales de prensa.

Una vibrante movilización de organizaciones políticas, gremiales y sociales se hizo presente el martes 24, frente al edificio de Canal 13-TN, como parte de una jornada nacional contra los despidos de los 380 obreros de AGR-Clarín y contra el vaciamiento patronal.  El hashtag #ClarinDespide, en Twitter, fue tendencia en toda la Argentina, con un millón y medio de impresiones. Esta tenacidad en la lucha viene quebrando, desde las redes, el cerco informativo del Grupo Clarín y las patronales de prensa.

La marcha, calculada en más de 4 mil personas, cubrió literalmente el tramo de la autopista 25 de Mayo que da al canal de noticias, que hizo todas las maniobras posibles para ocultar la marcha: cambió la tradicional escenografía que da a la autopista y mintió con los ‘videograph’ en sus pantallas. Como sostuvo aquel slogan de Clarín: la realidad se puede tapar o hacer tapa. 

Tal como ocurrió en la marcha del jueves 19, el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) volvió a participar de la movilización con una columna. Horas más tarde hubo actividades por AGR en las redacciones de Télam y Página 12, con importantes recaudaciones para el fondo de lucha de los compañeros que están tomando la planta de Pompeya, en defensa de sus puestos de trabajo, contra los despidos ilegales.


Estas medidas se suman a las asambleas, fondos de lucha y rechazo a la presencial policial entre los compañeros y compañeras de Clarín-AGEA y Canal 13-TN. Aún más, tanto en Clarín como en la Nación, sus comisiones internas han desautorizado las editoriales y censuras patronales sobre el conflicto.


Como ya hemos señalado, la presencia del gremio de prensa en la lucha (se han solidarizado también La Nación, Página 12, Infobae, Perfil, Canal 13/TN, TV Pública, Telefé Noticias, Tiempo Argentino, Télam, entre otras), es la comprensión de que se trata de un ensayo de la empresa de medios más grande del país que busca aplicar un golpe disciplinador en todas las redacciones.

Multipliquemos en el gremio de prensa las acciones de solidaridad en todas las redacciones, con asambleas que deliberen sobre cómo contribuir activamente en esta lucha clave para todo el movimiento obrero y su conciencia.

El gremio de prensa presente en la gran marcha contra los despidos en AGR-Clarín

Acompañados por una multitud de miles de compañeros y compañeras, los trabajadores de AGR-Clarín se movilizaron el miércoles a la tarde desde el Obelisco hasta el Ministerio de Trabajo contra los despidos, el vaciamiento patronal y la represión policial.


El Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) participó de la marcha con una importante columna, que encabezaron los trabajadores de Clarín-Agea y de Canal 13-TN, quienes acompañan activamente la lucha de sus compañeros de AGR, a través de asambleas, fondos de lucha, colectas, pronunciamientos de solidaridad y rechazo a la presencial policial. Lo de AGR es la punta de lanza de un plan de precarización en todos los medios del Grupo.

Acompañados por una multitud de miles de compañeros y compañeras, los trabajadores de AGR-Clarín se movilizaron el miércoles a la tarde desde el Obelisco hasta el Ministerio de Trabajo contra los despidos, el vaciamiento patronal y la represión policial.


El Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) participó de la marcha con una importante columna, que encabezaron los trabajadores de Clarín-Agea y de Canal 13-TN, quienes acompañan activamente la lucha de sus compañeros de AGR, a través de asambleas, fondos de lucha, colectas, pronunciamientos de solidaridad y rechazo a la presencial policial. Lo de AGR es la punta de lanza de un plan de precarización en todos los medios del Grupo.

En el texto de convocatoria, el Sipreba había repudiado la violenta represión policial ocurrida el martes contra los trabajadores de AGR y sus familias. Asimismo, el sindicato exigió al gobierno nacional el retiro inmediato de los efectivos de la Policía Federal que permanecen en las puertas de las redacciones de Clarín, en la planta de impresión del diario (Barrancas) y en la planta de Pompeya.

Tal como habíamos señalado desde La Naranja de Prensa, la presencia policial en la redacción de Clarín es un hecho que ataca todo principio democrático de libertad de expresión y busca intimidar toda reacción de solidaridad y lucha entre los trabajadores del Grupo. Los despidos y la represión, asimismo, ocurren en medio de un fuerte cerrojo mediático. Los propios trabajadores de La Nación, en las últimas horas, han denunciado censura de parte de la patronal de los Mitre: informaron que la nota sobre el conflicto de AGR-Clarín publicada en la edición impresa del diario fue eliminada de la edición online.

La movilización hacia el Ministerio de Trabajo se enmarcó en el paro de 24 horas de la Federación Gráfica Bonaerense. Estuvieron presentes, además, trabajadores de los talleres gráficos Morvillo e Interpack, sindicatos como AGD-UBA, Sutna, Sitraic, Fatpren, la Fuba, además de las fuerzas políticas de izquierda. La imponente columna ingresó al Ministerio de Trabajo cantando “Dónde está / que no se ve / esa famosa CGT”. La enorme movlización dio como resultado, en ese momento, una reunión el viceministro de Trabajo, Ezequiel Sabor, para reclamar por las reicorporaciones.

“A pesar de la patronal, a pesar del gobierno, a pesar de una CGT que sigue de tregua y está en connivencia con el gobierno, este conflicto ha roto definitivamente el cerco y cuenta con la solidaridad de todo el movimiento obrero y popular”, dijo el legislador Marcelo Ramal desde la movilización.

La presencia del gremio de prensa en la lucha (se han solidarizado desde Clarín, La Nación, Página 12, Infobae, Perfil, Canal 13/TN, TV Pública, Telefé Noticias, Tiempo Argentino, Télam, entre otras), es la toma de conciencia de que se trata de un ensayo de la empresa de medios más grande del país que busca aplicar un golpe disciplinador en todas las redacciones, en sintonía con el plan flexibilizador del Gobierno de Macri.

Después de esta contundente muestra de fuerza obrera en la calle, es necesario seguir movilizados en esta lucha estratégica fundamental.

Los trabajadores de AGR-Clarín ocupan la planta contra 300 despidos

Los trabajadores de la gráfica AGR-Clarín se encuentran realizando, desde la mañana del lunes 16 de enero, una permanencia en la planta de Pompeya, de las más grandes y sofisticadas del país, en resguardo de su fuente de trabajo.

Los trabajadores de la gráfica AGR-Clarín se encuentran realizando, desde la mañana del lunes 16 de enero, una permanencia en la planta de Pompeya, de las más grandes y sofisticadas del país, en resguardo de su fuente de trabajo.

Al llegar ese día a la planta, se encontraron con la policía custodiando las puertas y un cartel que anunciaba que tenían sus indemnizaciones a disposición. Son 300 obreros gráficos. En una asamblea resolvieron, además de la permanencia en el edificio, un acto (Lun/16/Ene a las 16hs en Corrales 1393) y el reclamo al sindicato gráfico que convoque a un paro general. 

La empresa —como denunció la Comisión Interna de AGR-Clarín— anuncia la decisión de cerrar la planta aduciendo el falaz argumento de una crisis (allí se imprimen Revista Viva, Rumbos, Genios, Jardín, Cablevisión, Guías telefónicas, libros escolares, folletería, etc), cuando en la planta están tapados de trabajo.

Tres días antes, la patronal de Héctor Magnetto había retirado las computadoras de la planta e instalado personal de seguridad privada desconocido por los trabajadores. Así, el fin de semana pasado se inició una vigilia —que contó con la presencia del Sipreba— ante el vaciamiento de trabajos que han desviado a otras plantas graficas, el desplazamiento de insumos, lo cual incluye 16.000 bobinas de papel que han trasladado a depósitos externos.

Se trata de una clara maniobra que busca quebrar la organización de la planta para imponer el ajuste que al amparo de la política oficial ya ha avanzado en otros sectores del gremio.

Este ataque de la empresa —coligada con el Gobierno de Mauricio Macri que pone a su servicio la fuerza represiva, como hicieron los Kirchner en la represión de 2004 dentro de la planta— se enmarca de una ofensiva general contra todos los trabajadores del Grupo Clarín.

En Clarín-AGEA la empresa ha vaciado literalmente la redacción de compañeros y compañeras–unos 250 en los últimos meses- bajo el mecanismo de los retiros voluntarios, que no son otra cosa que despidos encubiertos: tal como se viene denunciando, mientras pagan para que te vayas, el sueldo de los trabajadores no alcanza.

Por otra parte, en Cepita (la otra planta impresora de Clarín) continúan los aprietes, la persecución y la precarización. Hoy el edificio de la calle Tacuarí, donde se hace el diario, amaneció vallado y con presencia policial.

La Comisión Interna de Delegados de Prensa de Canal 13 y TN ha denunciado, en los últimos días, que informes periodísticos, viajes de coberturas de actualidad, producción y edición de notas son desviadas por parte de la empresa a compañeros tercerizados y también a productoras externas. Explicó la CI: “La razón de estos desvíos no es otra que la baja del costo laboral, que se traduce en incumplimiento del Convenio Colectivo y la falta de puestos de trabajo, con la multitarea como bandera”.

Es necesario realizar asambleas en los distintos medios del Grupo Clarín discutir medidas de solidaridad con los trabajadores de AGR-Clarín, porque estamos ante una avanzada general de la empresa. Bajo la bandera de la ‘convergencia’ y las nuevas tecnologías se están realizando un ataque en regla tanto en Clarín como en todo el gremio de prensa.

Desde la Naranja de Prensa nos solidarizamos con los trabajadores de AGR, repudiamos la maniobra vaciadora de los Magnetto y nos hacemos presentes en esta lucha fundamental de la clase obrera.

Masiva jornada de protesta en AGEA-Clarín: el gremio de prensa está de pie

Los trabajadores de las distintas redacciones y sectores de AGEA-Clarín protagonizaron el martes una enorme jornada de protesta contra la política de ajuste y precarización de la empresa.

Los trabajadores de las distintas redacciones y sectores de AGEA-Clarín protagonizaron el martes una enorme jornada de protesta contra la política de ajuste y precarización de la empresa.

Fue a través de una masiva asamblea en el tercer piso del diario, donde más de 300 trabajadores reclamaron, entre otros puntos, por el atraso en el pago a los sueldos, contra el trabajo en negro, el régimen de contratados, la incertidumbre por la convergencia y  el continuo desconocimiento del acuerdo paritario 2012. También se exigió que la dirigencia de la Utpba no le de la espalda a los trabajadores dejándolos fuera de la paritaria. 

Tras la asamblea, y luego de ser mocionado y aprobado, cientos de trabajadores de AGEA-Clarín salieron a la calle, cortaron Tacuarí, en la puerta del diario, y se sacaron una foto colectiva que retrató con contundencia el reclamo y la unidad en la lucha.

La mera acción de la asamblea fue un motivo de triunfo: una vez convocada, la empresa dio a conocer oficialmente la fecha de pago de los salarios, un dato que horas antes aseguraba desconocer.

Esta gran jornada de protesta —que puso en tiempo presente el espíritu de lucha del año pasado— refleja que el gremio de prensa está de pie y dispuesto a la lucha en vísperas del comienzo de la paritaria, y debe ser un polo de referencia para los tiempos que se vienen.

La bronca por los salarios deteriorados —licuados por la inflación y la devaluación del Gobierno— y por todo el esquema de precarización dentro de la empresa (ejes comunes en todo el gremio de prensa) no se tradujo en un retroceso del movimiento, sino, al contrario, en un motor para pelear más que nunca por nuestras reivindicaciones.

Esta expresión de lucha en AGEA-Clarín surge a pocos días de un enorme triunfazo de los trabajadores gráficos de AGR-Clarín que tras un quite de colaboración de 55 días y una semana de paros con piquetes y movilización lograron un acuerdo fundamental que incluye, por ejemplo, el pase a planta de todos los contratados, un bono de $3000 para diciembre de este año y el pago inmediato de la paritaria (sin esperar homologación) sobre el salario conformado.

Esta experiencia en AGR —como también la de las paritarias de prensa 2012 y 2013— pone en evidencia que la única manera de detener este plan de ajuste es intervenir como trabajadores a través de la organización de base y la lucha, en forma independiente de las patronales (oficialistas y opositoras) y del Gobierno. No son consignas en el aire, sino el método concreto que nos permitió dar vida y fuerza a la organización gremial tanto en los diarios de AGEA-Clarín como en todo el gremio de prensa.

Pelear por nuestros salarios y por el pliego de reclamos no sólo es una lucha por una reivindicación inmediata, sino el método para desarrollar y defender estas conquistas históricas.

Sigamos por este camino.

¡Viva la lucha de los trabajadores de AGEA-Clarín! 

¡Viva la lucha del gremio de prensa!

Triunfazo en AGR-Clarín

En la Asamblea General de AGR-Clarín del día de hoy, celebrada con los tres turnos en la fábrica de 13:30 a 15:30hs, tras un muy buen debate, aprobamos por amplísima mayoría un pre-acuerdo conquistado con nuestro plan de lucha -que incluyo quite de colaboración de 55 días, una semana de paros con piquetes y movilización- el cual consiste en:

– El compromiso del pase a planta de todos los contratados (de a tres por mes según antigüedad) y la extensión de Medicus para todos ya.

En la Asamblea General de AGR-Clarín del día de hoy, celebrada con los tres turnos en la fábrica de 13:30 a 15:30hs, tras un muy buen debate, aprobamos por amplísima mayoría un pre-acuerdo conquistado con nuestro plan de lucha -que incluyo quite de colaboración de 55 días, una semana de paros con piquetes y movilización- el cual consiste en:

– El compromiso del pase a planta de todos los contratados (de a tres por mes según antigüedad) y la extensión de Medicus para todos ya.

– Reapertura del sector Preprensa del Turno Noche, eliminado en marzo con el traslado compulsivo de los compañeros, regresándolos al turno y pagándoles en forma retroactiva la diferencia por las horas cobradas estos meses sin plus nocturno.

– Numerosas categorías (la 8 para zampistas de encuadernación y repositores de rotativas, la 5 para quienes tenían la 4, art.39 para los maquinistas de Muller, (quedando varias pendientes por las que seguiremos peleando).

– Pago de un plus del 5% para los compañeros de la rotativa Sunday 3026.

– Pago del premio por asistencia perfecta afectado por adherir al Paro General del 10.

– Pago inmediato de la paritaria (sin esperar homologación) sobre el salario conformado. Cobrándose con el mes de Abril el 19,05% y a partir de Agosto el 12,10% restante, una paritaria insuficiente, pero aun por arriba del promedio de lo obtenido por otros gremios, no gracias a la parálisis de la directiva, sino gracias a la lucha de quienes nos movilizamos, reclamamos y votamos en el plenario de delegados por una paritaria por encima de la inflación.

– Bono de $3000 para diciembre de este año. 

Culminamos la asamblea aprobando por aclamación un gran asado para celebrar la unidad el 7 de mayo (día del gráfico) y convocando a movilizarnos con todo, junto a la Naranja Grafica, este 1º de mayo, día internacional de la clase obrera, a la Plaza de Mayo en el acto del Frente de Izquierda y el movimiento obrero combativo.

Tras tres años de organización clasista, independiente del gobierno y la patronal de Clarín, hemos recuperado nuestra unidad y con ella hemos recuperado y estamos obteniendo nuevas conquistas.

Quiero felicitar por la garra y la unidad a todos mis compañeros y expresar mi enorme alegría por la efectivización de los pibes contratados, que con su disposición a la lucha y su compañerismo, se ganaron el corazón de toda la planta. Unidad de los trabajadores!

Pablo Viñas, delegado gral de AGR – Clarín

La posición de los trabajadores ante el 7D

Se acerca el 7 de diciembre -conocido como el “7D”- fecha en que termina la medida cautelar que beneficiaba al Grupo Clarín, y en la que se discute si este debe realizar una desinversión inmediata en sus licencias audiovisuales como plantea el gobierno, o si  a partir de allí debe computarse el plazo de un año para la misma.

Clarín defiende su enorme concentración mediática, y el gobierno por su parte, un nuevo armado, incluso mas monopólico, pero en manos de empresarios amigos. Los trabajadores del Grupo Clarín estamos, objetivamente, en medio de esta disputa. 

Se acerca el 7 de diciembre -conocido como el “7D”- fecha en que termina la medida cautelar que beneficiaba al Grupo Clarín, y en la que se discute si este debe realizar una desinversión inmediata en sus licencias audiovisuales como plantea el gobierno, o si  a partir de allí debe computarse el plazo de un año para la misma.

Clarín defiende su enorme concentración mediática, y el gobierno por su parte, un nuevo armado, incluso mas monopólico, pero en manos de empresarios amigos. Los trabajadores del Grupo Clarín estamos, objetivamente, en medio de esta disputa. 

No se trata de una cuestión jurídica o comercial, la guerra por el reparto de medios refleja una división política en el campo patronal que divide aguas en el seno de la Justicia, la UIA, la cámara de diputados, los gobernadores, e incluso los sindicatos por la falta de independencia de sus direcciones. 

La directiva del sindicato gráfico (SFGB) históricamente ha estado “atada” a Clarín: allí está como postal la foto de Ongaro en la celebración de los 50 años de Clarín, su acuerdo para promocionar la AFJP Activa (de Clarín) cuando la privatización de las cajas jubilatorias, o el acuerdo para que el beneficio de Médicus que tenemos los trabajadores, vaya atado a la obligación de  mantenerse en la Obra Social Gráfica a la que Clarín siempre adelantó sus cuotas. Tal vez por todo esto a Clarín le resultó tan fácil en los 90 desconocer el convenio en AGR con la implementación de la “semana desplazada”. La directiva también se ha caracterizado por su amistad con todos los gobiernos, en particular de Menem para acá. Esta subordinación a Clarín y al gobierno ahora los ha llevado a partirse, no para defender los intereses obreros, sino en función de la división en el campo patronal.

Así los delegados de Clarín Zepita escribieron una carta de apoyo a RRHH que Clarín publicó el 11/10/12, y al otro día el SFGB sacó otra carta, esta vez obsecuente con el gobierno. Ambas posiciones desarman por completo a los trabajadores ante cualquier eventual ataque, los primeros, aliados a la patronal que en el propio diario está impulsando retiros “voluntarios” (promocionados por ellos mismos), y los segundos embelleciendo la ley de medios y desinformando a los afiliados al asegurar que esta no traería aparejada ninguna consecuencia para los gráficos, mientras a caballo de su implementación esta en marcha una reorganización empresarial completa de los medios. ¿La directiva desconoce la caída en la venta del diario y los “retiros” mencionados? ¿O que en AGR imprimimos la revista de Multicanal? ¿No sabe del manejo discrecional de las licitaciones para impresiones del estado, así como de la distribución de la pauta publicitaria oficial sin considerar cantidades en tirada y ventas de diarios y revistas? ¿Desconoce que toda mayor concentración tiende a un posterior achique?

Además, los trabajadores de AGR-Clarín en el pasado ya sufrimos el bloqueo informativo a nuestros conflictos por la “unidad” patronal-estatal de los grupos mediáticos. Una nueva monopolización de contenidos no significaría más que una nueva versión de lo mismo, sólo que con Vila-Manzano, Spolszki, y Cristóbal López… en lugar de Magnetto. Las empresas periodísticas no garantizan la libertad de prensa ni de expresión, la concentración de esas empresas en torno al estado menos. 

Dentro de las empresas de Clarín, nuestra fábrica es en la que los trabajadores más hemos sufrido las consecuencias de las idas y venidas entre Clarín y el gobierno en los últimos años: de los mas de 500 policías invadiendo el taller contra la huelga del 2004 (en pleno gobierno de Néstor Kirchner), con despidos masivos (119) y persecución gremial,  a los bloqueos de 2010 y 2011 encabezados por una interna que luego arregló con la gerencia.

Con el gobierno y Clarín amigos o peleados, nunca nadie defendió a los trabajadores más que los trabajadores mismos. La lucha contra la “semana desplazada”, por la que hasta julio pasado nos obligaban a trabajar los sábados y domingos en franca violación al convenio, la tuvimos que dar también contra la complicidad del Ministerio de Trabajo. El propio Tomada dejó pasar los despidos del 2004 y la exclusión durante 7 años de representantes gremiales, luego acordó con el sindicato y Clarín el reingreso de los delegados de la Juventud Sindical que se terminaron yendo por dinero, pero mantuvo la exclusión de dos miembros de la actual interna reincorporados luego por vía judicial.

Los trabajadores tenemos intereses distintos a los grupos en disputa, vaya como ejemplo la nueva ley de ART, celebrada por la UIA y Adeba. El gobierno la impulsó, ¿alguien piensa que Clarín pueda estar en contra? Para nada. ¿A quien perjudica? A nosotros, los trabajadores, que nos encontramos reclamando por la inseguridad industrial. 

Por ello, frente a esta disputa patronal, la Comisión Interna Grafica de AGR Clarín nos solidarizamos y llamamos a los trabajadores de todo el Grupo Clarín a defender, con asambleas y unidad, en forma independiente del gobierno y la empresa, todos los puestos y condiciones de trabajo, especialmente en los medios más afectados como las radios, el cable, y canal 13/TN (Artear). Pero también en los medios gráficos, oponiéndonos a cualquier “retiro” compulsivo en Clarín Zepita, y reclamando, para el caso de nuestro taller, que se garantice la continuidad de la impresión de todas las publicaciones. Reclamamos y llamamos a unirnos por la total libertad sindical y elección de delegados en todas las empresas gráficas y periodísticas, por el cumplimiento de las paritarias en Tacuarí y la reincorporación de Mariana  en el 13. Reclamamos que este debate se lleve al seno del pleno del cuerpo de delegados del SFGB, sin exclusiones.

Comisión Interna Gráfica de AGR-Clarín

26-10-12

Victoria de los obreros de AGR-Clarín

En la ya famosa planta de Pompeya del grupo Clarín, llamada AGR (Artes Gráficas Rioplatense), ha ganado el cuerpo de delegados una lista llamada “de los compañeros”, formada a partir de la reincorporación de Pablo Viñas, el dirigente de la Agrupación Naranja Gráfica que litigó durante 7 años por su reincorporación, dispuesta en junio último por la justicia.

En la ya famosa planta de Pompeya del grupo Clarín, llamada AGR (Artes Gráficas Rioplatense), ha ganado el cuerpo de delegados una lista llamada “de los compañeros”, formada a partir de la reincorporación de Pablo Viñas, el dirigente de la Agrupación Naranja Gráfica que litigó durante 7 años por su reincorporación, dispuesta en junio último por la justicia.

Perdió una alianza muy especial, encabezada por Luis Siri. La constituida por el grupo moyanista que volteó una edición dominical del diario Clarín para luego reclamar un arreglo millonario que todo el país vio por televisión, apoyada por la dirección del Sindicato Gráfico que conduce Raimundo Ongaro y con la anuencia indisimulada de la gerencia de personal.

Después de decenas de despidos desde 2004, de un “retiro voluntario” viabilizado por la diezmada interna saliente -8 de sus integrantes ya se habían ido percibiendo fuertes sumas-, y de 8 injustos despidos producidos en las últimas semanas, el taller votó por su recomposición sindical sobre nuevas bases: trabajadores honestos, democracia sindical, independencia de la patronal y un programa de agudas reivindicaciones por las que se reclamará progresivamente en base a la organización de las distintas secciones y turnos.

Clarín jugó en la elección con su histórica política antisindical. Primero despidiendo a un candidato, que finalmente fue electo junto al conjunto de la lista, fortaleciendo la lucha por su reincorporación, y luego pretendiendo impedir a la lista encabezada por Viñas el derecho a hacer campaña, mientras la lista de Siri recorría la fábrica con todas las libertades a la par que la gerencia llamaba a votar por el mismo.

Los trabajadores respondieron con esta gran votación obrera, la mayor en la historia del taller con cerca de un 90% de participación y un resultado del 55% para la lista ganadora.

La Naranja de Prensa saluda esta gran victoria. Felicitaciones compañeros.

http://www.lanaranjadeprensa.com.ar/bloqueo-diarios-separemos-la-paja-del-trigo-y-apoyemos-la-lucha-de-los-trabajadores-del-grupo-clar%C3%ADn

Bloqueo a diarios: separemos la paja del trigo y apoyemos la lucha de los trabajadores del grupo Clarín

La Naranja de Prensa expresa su más firme apoyo a la lucha de los trabajadores de Artes Gráficas Rioplatense (AGR) contra la patronal negrera del Grupo Clarín, que ha convertido a la planta en una cárcel. Denunciamos que los Noble-Magnetto ejercen sistemáticamente la represión contra los derechos sindicales de los trabajadores de todas sus empresas, siendo los casos más emblemáticos la prohibición de la organización gremial en la más importante de ellas, el diario Clarín, y el desconocimiento de los fallos judiciales que han ordenado la reincorporación de delegados despedidos en Canal 13.

La Naranja de Prensa expresa su más firme apoyo a la lucha de los trabajadores de Artes Gráficas Rioplatense (AGR) contra la patronal negrera del Grupo Clarín, que ha convertido a la planta en una cárcel. Denunciamos que los Noble-Magnetto ejercen sistemáticamente la represión contra los derechos sindicales de los trabajadores de todas sus empresas, siendo los casos más emblemáticos la prohibición de la organización gremial en la más importante de ellas, el diario Clarín, y el desconocimiento de los fallos judiciales que han ordenado la reincorporación de delegados despedidos en Canal 13. En el caso particular de la planta donde se imprimen la revista Viva y otros productos y materiales del Grupo Clarín, denunciamos que, en complicidad con el gobierno del por entonces presidente Néstor Kirchner, la patronal despidió ilegalmente a la comisión interna durante un reclamo salarial. Ahora, tras verse obligada a reincorporar a casi todos los integrantes de esa CI, los persigue, desconoce sus fueros gremiales y su escala salarial, a la vez que ejerce contra los restantes trabajadores todo tipo de atropellos.

Advertimos, sin embargo, que el bloqueo a Clarín no forma parte de una real acción gremial sino que se encuentra en la línea de amenazas que la burocracia sindical ha venido ejerciendo contra su socio, el gobierno nacional, para que intervenga en desarmar los procesos judiciales que sufren varios de sus jefes. Está en la misma línea que las protestas de UATRE y las patronales rurales y la CGT para defender al esclavista Momo Venegas de sus responsabilidades en la mafia de los medicamentos o de los paros truchos de la Unión Ferroviaria y La Fraternidad para excarcelar a Pedraza, responsable del asesinato de nuestro compañero Mariano Ferreyra.

Rechazamos el bloqueo como una medida inconsulta y ajena a los intereses de los trabajadores del Grupo Clarín, se trate de los de AGR, en Pompeya, o los de la planta de Zepita, en Barracas, donde se imprime el diario, que en ningún caso votaron o prestaron conformidad con tal acción.

Queremos señalar que la instrumentación de justas reivindicaciones obreras y de los métodos para obtenerlas por parte de burocracias sindicales patoteras y ajenas a los intereses de los trabajadores cumple la función política de bastardear y desprestigiar nuestras luchas y acciones. Son, así, funcionales a la represión patronal.

El bloqueo a Clarín vino pocos días después de que Moyano amenazara explícitamente con movilizar cien, mil, diez mil, frente a aquellos medios que “informaran” agravios al camionero. El rechazo al piquete por parte de canillitas y público ha hecho un flaco favor a la causa de los trabajadores, y en cambio, un grueso favor a la campaña autovictimizante de Clarín en defensa de la “libertad de expresión”.

El putch moyanista contra Clarín, luego incluso del paro general que pretendió lanzar contra el exhorto suizo, colaboran contra la “invisibilización” del reclamo de los trabajadores de AGR en los medios y la oposición patronales. ¿Cómo atraer la atención de la opinión pública al reclamo obrero si, luego de 15 años de ver pasar las más atroces medidas contra los trabajadores sin un paro, Moyano se acuerda de la huelga general justo cuando se siente ofendido?
Por lo tanto, 6,7,8 tiene que ir también a la CGT a quejarse por cómo se ocultan las justas reivindicaciones obreras.
Las burocracias sindicales, el Gobierno y las patronales arman y desarman pactos constantemente y para procesar sus rencillas al interior de esos acuerdos pretenden, unos,  valerse de apelaciones a las libertades democráticas, que son patrimonio de la sociedad y no vehículo para sostener su tasa de ganancia, y los otros, de reivindicaciones obreras largamente vapuleadas por las empresas frente a las cuales el poder político y sus gremialistas adictos capitulan casi  sin excepción.

Como parte de esos pactos espurios los delegados de AGR que bloqueron la puerta de Clarín vienen de complotarse, con el Ministerio de Trabajo y la patronal de Noble y Magnetto, para excluir de las reincorporaciones arrancadas a la empresa a Pablo Viñas, delegado despedido junto con ellos en 2004. La razón es que Viñas milita en La Naranja Gráfica, una agrupación opositora a la lista que conduce el sindicato gráfico y, desde su militancia además en el Partido Obrero, forma parte de la joven generación de dirigentes sindicales antiburocráticos que amenazan los privilegios de los burócratas como Moyano, Pedraza y demás.

La exclusión y traición a Viñas es, además, funcional a los atropellos patronales en AGR. Semejante sectarismo desmoviliza y desmoraliza al taller, al ver que uno de sus delegados más representativos es discriminado en la pelea por la reincorporación, desconociendo la votación de centenares de compañeros.

Por supuesto que rechazamos por cínicas e hipócritas todas las declamaciones de Clarín por la libertad de expresión y contra el autoritarismo, cuando ha sido un colaborador abierto y fervoroso de todas las dictaduras militares que asolaron al país. Para sus empleados, además, no rige ninguna garantía constitucional: se les niega derechos básicos como el de peticionar, organizarse para mejorar sus condiciones, o tan siquiera expresarse.

Denunciamos, asimismo, a las entidades patronales de medios y sus alcahuetes políticos, intelectuales y hasta periodísticos, quienes con la excusa de defender la libertad de expresión de Clarín y la propia, pretenden abolir, de paso cañazo, todo el arsenal de medidas a las cuales podemos recurrir los trabajadores de prensa para hacer escuchar nuestra voz y reclamos, en las condiciones completamente desventajosas que nos impone el régimen de monopolio patronal de los medios y el sostén estatal y gubernamental que lo vehiculiza y hace posible. La más elemental de las medidas que podemos adoptar para defender nuestros derechos supondrá, en esta línea de razonamiento, afectar “la libertad de expresión” de nuestras patronales y el “derecho a informarse del público”, al cual se apela solamente cuando se trata de  usarlo como un ariete contra nuestras luchas, mientras que se lo ignora olímpica y cotidianamente mediante la manipulación informativa, la mentira y las operaciones mediáticas al servicios de oscuros pactos de intereses.

No se alza la voz en defensa de los “lectores” y su “derecho a informarse” cuando las patronales  cotidiana e impunemente  censuran a los periodistas que trabajan en los medios, sean estos oficialistas u opositores, cierran medios, achican o despiden trabajadores si los números no les cierran.

– Abajo la dictadura patronal en Clarín y todas las empresas del Grupo

– Plenos derechos sindicales para los delegados de AGR

– Reincorporación de Pablo Viñas en AGR y de Ricardo Junghanns y Marcelo Moreira en Canal 13

– Proponemos a todo el gremio de prensa una campaña en defensa de la libertad sindical en las empresas del Grupo Clarín, para que sean sus propios trabajadores quienes resuelvan cómo enfrentar a su patronal

– Paritarias ya en el gremio de prensa: 35% de aumento, 5000 de mínimo en mano, pase a planta de colaboradores, contratados y tercerizados y defensa estricta de nuestros estatutos y convenios

– Fuera las burocracias de nuestros sindicatos