Los 5000 al sueldo, un reclamo que puede movilizar a todo el gremio de prensa

El gremio de prensa, bajo la iniciativa del Sipreba, ha salido a la lucha para enfrentar la entregada de la Utpba que permitió a las empresas pagar hasta en cinco cuotas el miserable bono de 5000 pesos por única vez que estableció el Gobierno para el sector privado.

El gremio de prensa, bajo la iniciativa del Sipreba, ha salido a la lucha para enfrentar la entregada de la Utpba que permitió a las empresas pagar hasta en cinco cuotas el miserable bono de 5000 pesos por única vez que estableció el Gobierno para el sector privado.

La movida empezó antes de que la Utpba firmara el acta para liquidar el bono, con una iniciativa en la que las comisiones internas entregaron una nota común a las empresas donde se reclamó que el bono se pague de una vez, en octubre, y no se absorba en futuros aumentos.

Formalizado el chanchullo entre la Utpba y Aedba (Asociación de Editores de Diarios de la Ciudad de Buenos Aires), comenzó una serie de acciones en puerta de empresas, en cada una de las cuales se combinó el reclamo general por el bono con reivindicaciones específicas del lugar. Así, ya hubo acciones en Publiexpress, que viene de enfrentar despidos; en Perfil, que lucha contra los incumplimientos de la patronal (aún debe el bono del año pasado) y se hará la próxima en El Cronista, donde los trabajadores luchan contra el ajuste derivado de la imposición de la convergencia.

Sin embargo, en el curso de estas acciones surgió un dato revelador: al menos en dos asambleas, en la de El Cronista y en la de Clarín, se sumó al reclamo original el planteo de que el bono, además, se incorpore al sueldo.

El reclamo, sin salirse del pedido disparador del bono, es una vía ingeniosa que plantea, por un lado, la reapertura de paritarias para un aumento real y de emergencia y, al mismo tiempo, se anticipa a la próxima entregada de la Utpba, que acordó con las patronales volver a reunirse recién en noviembre para pautar los aumentos de la siguiente fase del acuerdo, de noviembre a abril de 2020. Ha trascendido incluso que el plan patronal burocrático es establecer un nuevo porcentaje de aumento recién para enero, donde las tres cuotas del bono (1666.66 pesos cada una) serían un puente hasta esa fecha. Si a eso se le suma que, como plantea el decreto y ratifica el acta Aedba – Utpba, los nuevos porcentajes absorberán las cuotas del bono, estamos ante un crimen de lesa salarial.

Las resoluciones de las asambleas que profundizan el reclamo original escapan a la fotografía de la correlación de fuerzas actual y son un síntoma de que el gremio busca por todos lados un camino para recomponerse de los golpes recibidos, mediante el mejor de los cursos de acción, el que hace eje en el salario, por su potencial unificador y su carácter potencialmente ofensivo.

Sin embargo, el derrumbe salarial, de 32,4% de pérdida del poder adquisitivo en cuatro años, exigirá más temprano que tarde abrir el debate sobre el paro general, para cuya preparación son imprescindibles todas las acciones parciales que se están haciendo. Incluso el gremio deberá plantearse el desafío de darle a la lucha salarial un alcance nacional, en la perspectiva de las iniciativas que supo tomar la Mesa Nacional de Prensa, sobre todo ahora con una Fatpren rescatada, para la lucha, de la amenaza de su copamiento derechista y de los gordos de la burocracia sindical.

Vamos con todo a todas las acciones concertadas en cada plenario, en la perspectiva de su profundización. Para que el bono se pague  en una sola vez, quede en el sueldo, sin absorciones, basta de ajuste, puestos de trabajo para los despedidos y fuera las manos de la burocracia de nuestros salarios y del gremio.

Todos a la Asamblea General del Sipreba para definir un plan de lucha

Este sábado 25 de noviembre, a las 10 de la mañana, se desarrollará una nueva asamblea general del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA), en la sede de ATE Nacional (Avenida Belgrano 2527).

Este sábado 25 de noviembre, a las 10 de la mañana, se desarrollará una nueva asamblea general del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA), en la sede de ATE Nacional (Avenida Belgrano 2527).

Esta instancia de deliberación, que convoca a todos los compañeros y compañeras del gremio de prensa, ocurre en momentos de un ataque en toda la línea, en forma compacta, por parte de las patronales que se ubican de un lado y otro de la “grieta”.

 Este péndulo de ajuste va desde el cierre de DyN –patronal encabezada por Magnetto y La Nación, que dejan 100 familias en la calle y más de 300 retiros voluntarios en Clarín– hasta el ajuste en el Grupo Índalo, que tiene como vaciador a Cristóbal López, como lo fue en sus días Sergio Szpolski en el Grupo 23, ambos empresarios socios del kirchnerismo.

 Lo mismo ocurre con la quiebra en Radio Rivadavia (ligada hasta hace 15 meses al radicalismo y al Coti Nosiglia), y el vaciamiento en Radio Del Plata (Electroingeniería) y en Radio América.

 La asamblea general llega precedida, también, por el despido del periodista Víctor Hugo Morales de C5N, un acto de censura y un nuevo golpe a la libertad de expresión. En forma subyacente, el despido de VHM –como antes el de Roberto Navarro– es un intento de disciplinamiento general del gobierno macrista contra toda voz opositora, más aún en medio de la reforma laboral, ante la cual, con independencia de cualquier diferencia política, hay que defender su derecho al trabajo y a expresar libremente sus ideas en el canal. 

Porque cuando el trabajador de prensa es perseguido, agredido o despedido, no sólo están en juego los puestos de trabajo, sino también la libertad de expresión.

Un gremio conmovido

Estos atropellos en prensa han conmovido al gremio, pero a la vez lo han trascendido: los conflictos pasaron de ser un hecho gremial a convertirse en un hecho político. Prueba de ello ha sido la gala de los Martín Fierro de Radio, en la que los propios trabajadores –sin distinción de patronales– denunciaron estos ajustes de ambos lados de la “grieta” en medio de la celebración, organizada por los empresarios de los medios.  

Esto repuso en el escenario un espíritu de rebeldía, por parte de figuras del medio, que refleja un proceso vivo en las bases que, aunque golpeadas por los acontecimientos, muestran sus reservas de lucha, como lo fue el ‘Camarazo’ por DyN en el Congreso y la enorme campaña por la absolución de los delegados de Perfil.

Finalmente, la asamblea tendrá lugar en medio de la aplicación de tarifazos y las reformas laboral y jubilatoria (pactadas por los gobernadores, sean amarillos o kirchneristas), que tiene un elemento de principal gravedad para el gremio de prensa: el anuncio de Macri de ir contra sindicatos como el SiPreBA, es decir que está en juego la mera constitución de nuestro sindicato, que nació como reacción a la burocracia parasitaria de la Utpba.

 

Qué hacer

Ante este escenario, el lanzamiento de una fuerte campaña para llenar la asamblea general del SiPreBA ya se convertirá en sí mismo en una primera respuesta.

La asamblea debe convertirse en un espacio de debate para definir un plan de acción que saque del desánimo a los compañeros y compañeras de las redacciones y les dé una salida por la cual luchar no solo en defensa de los aspectos gremiales más elementales y contra todo intento de cierre de medios, sino también por imponer una voz propia en medio de la reorganización capitalista de los medios. La reforma de los estatutos tiene que tener como eje una mayor democratización del sindicato, que permita encarar estos procesos de lucha.

En este cuadro, desde la Naranja de Prensa proponemos, por un lado, movilizarse con el SiPreBA en la jornada del 6 de diciembre –junto a los distintos sindicatos combativos y llamando a un cese de tareas– para ir a Plaza de Mayo contra la reforma y todo el paquete de medidas antiobreras que prepara el gobierno.

Esta marcha, impulsada por la Coordinadora Sindical Clasista y la CTA Autónoma, también acordó que el día que se discuta en el Congreso Nacional el proyecto de reforma laboral se realizará una jornada nacional de lucha, a la que también planteamos sumarnos.

Consideramos que hay que preparar una gran movilización a las puertas de C5N ante el cuadro de situación del Grupo Índalo –adquirido durante el gobierno kirchnerista gracias a una evasión fiscal que superaría los 10.000 millones de pesos–: sus trabajadores se encuentran en estado de asamblea por el pago del salario en cuotas y rumores de vaciamiento. También hay que generar un alerta y discutir las salidas ante las amenazas de achique en los medios públicos.

Debe estar en visión de los trabajadores de prensa que toda empresa de medios que cierre, como el caso de DyN, debe ser ocupada en defensa de los puestos de trabajo y la libertad de expresión. No hay que permitir ningún despido en la agencia y, si su cierre es indefectible, hay que reubicar a los trabajadores en los medios de comunicación de los accionistas.

La agenda de los trabajadores debe partir de una comprensión del carácter estructural de la crisis para pasar a debatir las tareas con las que enfrentarla. La absolución de los delegados de Perfil, un triunfo contra el avance de todas las patronales, fue el resultado de la lucha de todo un gremio, por lo que debe estar en la conciencia de cada compañero a la hora de encarar la hoja de ruta para enfrentar esta situación.

La única grieta que existe en este país es entre las patronales y los trabajadores.

Llenemos la asamblea general del SiPreBA para definir un plan de lucha.

Viva la lucha del gremio de prensa.

Seguimos en lucha por salarios dignos y libertad sindical

El lunes 22/5 se confirmó que la cámara empresarial de prensa escrita, AEDBA, y la UTPBA, un sindicato sin delegados en ninguna empresa del gremio, cerraron para este 2017 otro lamentable e ilegítimo acuerdo paritario.

El lunes 22/5 se confirmó que la cámara empresarial de prensa escrita, AEDBA, y la UTPBA, un sindicato sin delegados en ninguna empresa del gremio, cerraron para este 2017 otro lamentable e ilegítimo acuerdo paritario.

Un año más, la noticia fue dura para nuestros bolsillos: lo acordado representa una recomposición sólo del 20%, una cifra ilógica ante una inflación que, anualizada, estaría superando el 31% para este 2017. Además, al pagarse en tres tramos (el último a cobrarse recién en enero de 2018), el ajuste tendrá un impacto real de apenas un 15,3% en los salarios. Y más grave aún: de ningún modo se reconocen los 10 puntos porcentuales que perdimos por la nefasta paritaria 2016.

 Así, otra vez, AGEA decidió unirse en tándem a la UTPBA, sin que importasen nuestras reiteradas advertencias. Desde comienzos de año avisamos que no aceptaríamos un acuerdo salarial sin representantes legítimos ni su refrenda en asamblea. De hecho, presentamos ante la empresa, la cámara y el Ministerio de Trabajo, una carta con cientos de firmas solicitando la participación de delegados paritarios.

 Sin embargo, AGEA sigue engañándonos y nos encierra. Porque alega que lo firmado con la UTPBA es legal y que el SiPreBA debe tener personería gremial para dirimir los salarios; pero luego se niega a realizar los descuentos en los recibos de sueldo de los afiliados, algo imprescindible para disputar esa categoría.

 En ese contexto, las asambleas del 24/5 declararon el rechazo unánime a la paritaria y revalidaron el plan de lucha, exigiendo una mesa de negociación salarial con Capital Humano y una reunión con la gerencia periodística para abordar en conjunto la problemática.

Además, aprobaron una serie de medidas, algunas más tradicionales, otras más creativas, que hemos ido concretando entre todos durante las últimas semanas:

  • El miércoles 31/5 salimos a la calle Tacuarí, e hicimos fotos y videos para darle difusión al reclamo. Bajo el lema #JuegosDelHambreEnClarin lo hecho esa tarde tuvo gran repercusión en las redes sociales. Se puede ver en Twitter (http://bit.ly/2rsQbfU), en Facebook (http://bit.ly/2sls4DI) y en Instagram (http://bit.ly/2rfavC9).
  • El Día del Periodista realizamos un contundente quite de firmas en las ediciones web y papel de los diarios Clarín, Olé y La Razón. El mismo 7/6 la redacción decidió en asamblea repudiar con un aplausazo el brindis invitado por los jefes de la gerencia periodística (http://bit.ly/2tmEgBI).
  • El #8J participamos de la Movilización Nacional de Trabajadores de Prensa acompañando la consigna “Sin trabajo no hay libertad de expresión” y la defensa de las fuentes laborales de todo el gremio. Pero sobre todo, nos manifestamos porque el sueldo no alcanza.

Hoy seguimos manifestando nuestro malestar ante la empresa que, mientras se muestra dialoguista desde su renovada gerencia de Capital Humano, sigue sin querer dar respuestas ni soluciones a nuestros dos principales reclamos: queremos salarios dignos y libertad sindical.

Año a año hemos logrado grandes o pequeñas victorias: desde mejorar los porcentajes de aumento, agregar sumas fijas y conseguir efectivizaciones y recategorizaciones, hasta los vouchers de supermercados, el traslado en combis, el descuento en gimnasios y las frutas, entre otras. Pero necesitamos que más compañeros y sectores se sumen al reclamo, desde donde puedan y de acuerdo a sus posibilidades. Sólo así podremos negociar recomposiciones salariales acordes al poder adquisitivo que perdimos en los últimos años.

– COMISIÓN INTERNA DE TRABAJADORES DE CLARÍN/AGEA –

Blog de la comisión interna de Clarín-AGEA

La muerte de Ernestina Herrera de Noble

Reproducimos nota escrita por Alejandro Guerrero para Prensa Obrera.
En 1969, una semana después de la muerte de Roberto Noble, Ernestina Laura Herrera, su segunda mujer, se hizo cargo de la dirección del diario –y de la propiedad del grupo− mediante artimañas legales que despojaron de la herencia a la hija del empresario muerto, Guadalupe Noble. Esta mujer que ha muerto a los 92 años fue, sin discusión, uno de los grandes símbolos del periodismo patronal argentino tal como ha sido desde siempre: servidor incondicional del poder del cual él mismo es parte, sobre todo en sus aspectos más oscuros.

Reproducimos nota escrita por Alejandro Guerrero para Prensa Obrera.
En 1969, una semana después de la muerte de Roberto Noble, Ernestina Laura Herrera, su segunda mujer, se hizo cargo de la dirección del diario –y de la propiedad del grupo− mediante artimañas legales que despojaron de la herencia a la hija del empresario muerto, Guadalupe Noble. Esta mujer que ha muerto a los 92 años fue, sin discusión, uno de los grandes símbolos del periodismo patronal argentino tal como ha sido desde siempre: servidor incondicional del poder del cual él mismo es parte, sobre todo en sus aspectos más oscuros.
 
Cuando asumió la dirección de Clarín, Herrera dijo que no imitaría a su marido muerto pero seguiría “sus principios”. Nadie puede negarle que cumplió.
 
Noble, en su juventud, había militado en el Partido Socialista y en 1927 rompió, junto con Antonio de Tomaso, Federico Pinedo y otros, para fundar el Partido Socialista Independiente que, inclinado hasta lo sorprendente hacia la derecha, tomó parte activa en el golpe de 1930. Poco después, Noble se declaraba abiertamente fascista, anticomunista y “antijudío”, admirador de Benito Mussolini. Fue diputado y ministro de Gobierno de la gobernación bonaerense de Manuel Fresco, aquel que tenía sobre su escritorio, bien visibles, las fotos autografiadas de Hitler y Mussolini.
 
En esos días Noble dirigía la revista “Clarinada”, que en su bajada se definía “anticomunista y antijudía”, y elogiaba al nazismo alemán y al fascismo italiano. El nombre del diario “Clarín” fue un derivado de aquella revista.
 
Pero, pragmático el hombre, cuando salió el primer número, en 1945, el nazismo estaba derrotado, había perdido la guerra y la tapa inaugural muestra la foto de Charles De Gaulle en su ingreso triunfal en París. Desde entonces, el nazismo fue para Noble una añoranza. En la práctica se transformó en liberal, católico, demócrata, sostén periodístico de Onganía, en fin… lo que conviniera. En ese punto su mujer fue, en efecto, tan principista como él.
 
Herrera se hizo cargo del diario en tiempos convulsos, semanas antes del Cordobazo y de la situación revolucionaria que abrió aquella sublevación obrera y popular. “Clarín”, cual convenía, le hacía coqueteos a la movilización de masas mientras sostenía a los militares en el gobierno y propiciaba la “apertura democrática” necesaria para conculcar la rebelión. El diario fue un impulsor del retorno de Perón, como luego lo sería de la camarilla terrorista de Isabel Perón y José López Rega y, más tarde, del golpe de marzo de 1976. Con aquella dictadura, como se sabe largamente, el grupo hizo sus mejores negocios y negociados, que lo empezaron a transformar en el pulpo que es hoy. En esos tiempos, Herrera estableció una alianza con los desarrollistas de Rogelio Frigerio e incluso con el sector del estalinismo vinculado con el intercambio comercial argentino-soviético de la época (la planta de Papel Prensa, conviene recordar, fue construida por soviéticos). Negocios son negocios…
 
Los tiempos recientes son más conocidos. Ernestina Herrera fue amiga y socia de los Kirchner, y en tiempos de NK el CEO del diario, Héctor Magnetto, comía dos o tres veces por semana en Olivos y discutía todos los días la tapa del día siguiente con la Casa de Gobierno. Después, la pelea por el llamado “triple play” (telefonía, internet y cable) provocó el conflicto entre las telefónicas y el grupo “Clarín”, y el de éste con el gobierno. Esa puja mafiosa por un negocio enorme fue disfrazada de “lucha por la libertad de expresión” de un lado y del otro. Ahora, el pulpo imperialista de Ted Turner está asociado con el grupo, como para demostrar hasta qué punto llega la colonización dineraria e ideológica de esta gente.
 
La muerte de Herrera recuerda la necesidad de debatir y actuar para una política de medios que deje la comunicación social en manos de los trabajadores de prensa, de la cultura, sindicatos, organismos sociales y de derechos humanos, deportivos, artísticos y demás, contra estos pulpos capitalistas que hacen de la mentira y las distorsiones su forma de comunicar. Y queden, a modo de símbolo, dos titulares históricos: “Nuevo gobierno”, en tono festivo, el 24 de marzo de 1976; y “La crisis causó dos nuevas muertes”, cuando el gobierno de Eduardo Duhalde y Aníbal Fernández asesinó a Kosteki y Santillán.
 
Vaya, por último, nuestro recuerdo y homenaje a Ana Ale, delegada de los trabajadores del diario despedida en el año 2000, y en su nombre a todos los que, desde las entrañas del pulpo, hicieron frente a la represión brutal de esta mujer. La última manifestación de esas luchas obreras contra esta patronal represora, que aún está lejos de terminar, es la de los gráficos de AGR-Clarín.
* Nota publicada en Prensa Obrera 

En Prensa vamos con todo al paro del 6

POR EL 35 %, CONTRA LOS DESPIDOS Y EL AJUSTE

A las 11 hs. concentramos en el Obelisco

El paro en el gremio de prensa viene con todo. Masivas asambleas en Clarín, Radio Nacional, Télam, Página/12, Perfil, Noticias Argentinas, revista Pronto han refrendado la resolución del Sipreba y la Fatpren de adherir al paro general del 6 exigiendo la necesidad de un plan de lucha para enfrentar el ajuste.

POR EL 35 %, CONTRA LOS DESPIDOS Y EL AJUSTE

A las 11 hs. concentramos en el Obelisco

El paro en el gremio de prensa viene con todo. Masivas asambleas en Clarín, Radio Nacional, Télam, Página/12, Perfil, Noticias Argentinas, revista Pronto han refrendado la resolución del Sipreba y la Fatpren de adherir al paro general del 6 exigiendo la necesidad de un plan de lucha para enfrentar el ajuste.

En el debate desarrollado en las asambleas se abordó el tema de si no correspondía adherir al paro, pero cubriendo la información referida a él. Esta tesis fue rechazada prácticamente por unanimidad en Radio Nacional y en Télam al considerarse que, en un paro, los trabajadores de prensa no teníamos ninguna especificidad diferente al resto de los trabajadores del país que sufren la ofensiva contra sus condiciones de trabajo. Como antecedente inmediato, los delegados y la asamblea de Télam lograron que no se publicaran cables en ocasión de la marcha de la CGT del 7 de marzo, ya que los trabajadores habían realizado un paro masivo durante varias horas en la agencia estatal.

Esta decisión espectacular, inédita en los últimos años, solo puede comprenderse al calor de la enorme reconstrucción del tejido gremial en los medios de prensa corporizado en el nacimiento del Sipreba como sindicato real de todos los trabajadores de prensa.

La convocatoria a la medida de fuerza fue arrancada luego del gigantesco repudio popular a la burocracia sindical expresado en la movilización del 7 de marzo pasado. Con la exigencia a que pongan fecha al paro, los trabajadores denunciaron al triunvirato de la CGT como cómplice del ajuste.

A pesar de que se tomaron un largo mes para la fecha del paro, la burocracia sindical no ha podido evitar que más de un millón de trabajadores salieran a la calle durante marzo demostrando las enormes reservas de lucha para enfrentar el ajuste.

La movilización docente se ha convertido en la gran disputa que enfrenta al movimiento obrero contra Macri y los gobernadores. En la Provincia, el macrismo pretende cerrar la paritaria por decreto. ante la negativa de los docentes a aceptar un techo que deje sus salarios en niveles de pobreza. En Santa Cruz, Alicia Kirchner ofreció un 3 por ciento de aumento a los docentes, demostrando que no hay divergencias reales a la hora de ajustar contra el pueblo.

Lo mismo sucede en el gremio de prensa. Los primeros abanderados del ajuste macrista fueron los kirchneristas Szpolski, Garfunkel y Cristóbal López. Más de 1.500 despidos y una paritaria desastrosa que hundió nuestros salarios prepararon el camino para nuevos y más baratos despidos y el desconocimiento de nuestros convenios.

El paro del 6 de abril es una oportunidad para el SiPreBA en las vísperas de la apertura de las paritarias 2017, en donde nuevamente, se intentará usurpar la voz de los trabajadores de la mano de la burocracia propatronal de la Utpba.

El plenario de delegados del SiPreBA ha resuelto reclamar un 35% de aumento en una cuota como paliativo a la rebaja salarial sufrida durante los últimos años.

La masividad del paro será la ocasión para que en el gremio de prensa expresemos nuestro repudio al ajuste en marcha y nos movilicemos por todos nuestros reclamos.

Brutal represión en AGR: vamos por una jornada de solidaridad en todo el gremio

Desde La Naranja de Prensa repudiamos la represión del martes 17 de enero a los trabajadores de AGR-Clarín, a sus familias y a los manifestantes que estaban presentes en la planta de Pompeya. Las fuerzas represivas actuaron bajo la orden de la patronal de Clarín con palazos, gases y balas de goma contra los compañeros y compañeras que defienden los centenares de puestos de trabajo frente al lock-out de la empresa.


 

Desde La Naranja de Prensa repudiamos la represión del martes 17 de enero a los trabajadores de AGR-Clarín, a sus familias y a los manifestantes que estaban presentes en la planta de Pompeya. Las fuerzas represivas actuaron bajo la orden de la patronal de Clarín con palazos, gases y balas de goma contra los compañeros y compañeras que defienden los centenares de puestos de trabajo frente al lock-out de la empresa.


 “Nos han tirado balazos de gomas, han reprimido con gases y agua caliente a nuestras familias, tenemos compañeros baleados. Nos tiraron a la cabeza por defender a nuestros puestos de trabajo”, denunció Pablo Viñas, Secretario General de la Comisión Interna.

 Y explicó: “La ley dice que si una empresa de esta magnitud quiere despedir más del 15% de la planta tiene que iniciar un procedimiento preventivo de crisis; acá no hay concurso, no hay nada, son despidos ilegales de una empresa que está tapada de trabajo y que lo que quiere es barrer con nuestra organización, barrer con nuestra unidad, para despedirnos, reventar el Convenio Colectivo y tomar trabajadores precarizados”.

Mientras tanto, ese día se valló completamente el ingreso a la redacción de la calle Tacuarí —donde se realiza el diario— y se reforzó allí la presencia policial, la cual fue repudiada en asamblea, el lunes, por los propios compañeros y compañeras de AGEA-Clarín. Como en la asamblea, es fundamental volver a reclamarle a la empresa que retire inmediatamente la Policía, un hecho que ataca todo principio democrático de libertad de expresión y que busca intimidar toda reacción de solidaridad y lucha entre los trabajadores del Grupo.

La Comisión Interna de AGEA, asimismo, rechazó la represión en AGR y el difamatorio artículo publicado por el diario sobre los despidos, poniendo en debate la necesidad de discutir los contenidos editoriales de los medios de prensa. También repudiaron los despidos y la represión desde numerosas redacciones de prensa y comisiones internas: Página 12, Infobae, Perfil, Canal 13/TN, Telefé Noticias, Tiempo Argentino, Télam, La Nación, entre otras, como así también desde el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba).

La reacción del lunes de los compañeros de las redacciones de Clarín, Olé, Muy, La Razón, etc, saliendo a la calle, armando una colecta, rechazando la presencia policial y solidarizándose con los obreros gráficos de AGR ha marcado un camino para continuar la lucha.  En sintonía con el paro de los gráficos del jueves 19 de enero, es necesaria una jornada de solidaridad del Sipreba en todos los diarios, con eje en Clarín, para ese día. El caso de AGR es la punta de lanza de un mecanismo de precarización en todo el gremio.

“Vamos a seguir peleando con todos nuestros compañeros, con los que están afuera y los que están adentro,  reclamando todos por nuestros puestos de trabajo. No nos van a doblegar”, plantearon los trabajadores de AGR.

Acompañemos activamente esta lucha, que es la misma de todos los trabajadores de prensa.

La Naranja de Prensa, 18 de enero de 2017. 

 

 

 

Asamblea de AGEA-Clarín vota solidaridad con trabajadores de AGR

Los trabajadores de AGEA-Clarín realizaron una importante asamblea en la tarde del lunes 16 de enero, en solidaridad con los 300 trabajadores despedidos de AGR, perteneciente al Grupo Clarín. La Comisión Interna ya había participado de la vigilia realizada el fin de semana en la planta impresora. 


 

Los trabajadores de AGEA-Clarín realizaron una importante asamblea en la tarde del lunes 16 de enero, en solidaridad con los 300 trabajadores despedidos de AGR, perteneciente al Grupo Clarín. La Comisión Interna ya había participado de la vigilia realizada el fin de semana en la planta impresora. 


 

La asamblea votó el apoyo a los compañeros, el estado de alerta y el repudio a la presencia de la policía —más de cinco camiones de la Policía Federal— en la puerta del edificio de Tacuarí, desde donde se hace el diario Clarín, en un ataque a todo principio democrático de expresión. Se reclamó que se retire el operativo policial y se votó realizar una colecta de alimentos para ayudarlos a sostener la medida de lucha.

La permanencia de la policía tanto en Tacuarí — que remite a los despidos masivos que sufrió AGEA en 2000— como en las plantas gráficas de Zepita y de AGR, en Pompeya, demuestran un plan orquestado de ataque de la empresa, un dispositivo para generar intimidación y miedo contra el conjunto de los trabajadores del Grupo.  

 Lo ocurrido en AGR es la brutal punta de lanza del plan de vaciamiamiento en todos los medios del grupo: con retiros voluntarios en AGEA-Clarín (centenares en los últimos meses) y desvíos de tareas periodísticas en TN y Canal 13. La regla es una estrategia flexibilizadora bajo el mecanismo de la multitarea y la tercerización, camino al quiebre de los convenios colectivos.

Sin embargo, tal como reflejó la asamblea, los trabajadores de todos los medios de Clarín están unidos y en lucha.

Los trabajadores de AGR-Clarín ocupan la planta contra 300 despidos

Los trabajadores de la gráfica AGR-Clarín se encuentran realizando, desde la mañana del lunes 16 de enero, una permanencia en la planta de Pompeya, de las más grandes y sofisticadas del país, en resguardo de su fuente de trabajo.

Los trabajadores de la gráfica AGR-Clarín se encuentran realizando, desde la mañana del lunes 16 de enero, una permanencia en la planta de Pompeya, de las más grandes y sofisticadas del país, en resguardo de su fuente de trabajo.

Al llegar ese día a la planta, se encontraron con la policía custodiando las puertas y un cartel que anunciaba que tenían sus indemnizaciones a disposición. Son 300 obreros gráficos. En una asamblea resolvieron, además de la permanencia en el edificio, un acto (Lun/16/Ene a las 16hs en Corrales 1393) y el reclamo al sindicato gráfico que convoque a un paro general. 

La empresa —como denunció la Comisión Interna de AGR-Clarín— anuncia la decisión de cerrar la planta aduciendo el falaz argumento de una crisis (allí se imprimen Revista Viva, Rumbos, Genios, Jardín, Cablevisión, Guías telefónicas, libros escolares, folletería, etc), cuando en la planta están tapados de trabajo.

Tres días antes, la patronal de Héctor Magnetto había retirado las computadoras de la planta e instalado personal de seguridad privada desconocido por los trabajadores. Así, el fin de semana pasado se inició una vigilia —que contó con la presencia del Sipreba— ante el vaciamiento de trabajos que han desviado a otras plantas graficas, el desplazamiento de insumos, lo cual incluye 16.000 bobinas de papel que han trasladado a depósitos externos.

Se trata de una clara maniobra que busca quebrar la organización de la planta para imponer el ajuste que al amparo de la política oficial ya ha avanzado en otros sectores del gremio.

Este ataque de la empresa —coligada con el Gobierno de Mauricio Macri que pone a su servicio la fuerza represiva, como hicieron los Kirchner en la represión de 2004 dentro de la planta— se enmarca de una ofensiva general contra todos los trabajadores del Grupo Clarín.

En Clarín-AGEA la empresa ha vaciado literalmente la redacción de compañeros y compañeras–unos 250 en los últimos meses- bajo el mecanismo de los retiros voluntarios, que no son otra cosa que despidos encubiertos: tal como se viene denunciando, mientras pagan para que te vayas, el sueldo de los trabajadores no alcanza.

Por otra parte, en Cepita (la otra planta impresora de Clarín) continúan los aprietes, la persecución y la precarización. Hoy el edificio de la calle Tacuarí, donde se hace el diario, amaneció vallado y con presencia policial.

La Comisión Interna de Delegados de Prensa de Canal 13 y TN ha denunciado, en los últimos días, que informes periodísticos, viajes de coberturas de actualidad, producción y edición de notas son desviadas por parte de la empresa a compañeros tercerizados y también a productoras externas. Explicó la CI: “La razón de estos desvíos no es otra que la baja del costo laboral, que se traduce en incumplimiento del Convenio Colectivo y la falta de puestos de trabajo, con la multitarea como bandera”.

Es necesario realizar asambleas en los distintos medios del Grupo Clarín discutir medidas de solidaridad con los trabajadores de AGR-Clarín, porque estamos ante una avanzada general de la empresa. Bajo la bandera de la ‘convergencia’ y las nuevas tecnologías se están realizando un ataque en regla tanto en Clarín como en todo el gremio de prensa.

Desde la Naranja de Prensa nos solidarizamos con los trabajadores de AGR, repudiamos la maniobra vaciadora de los Magnetto y nos hacemos presentes en esta lucha fundamental de la clase obrera.

Comunicado de los trabajadores de AGR-CLARÍN frente al lock out patronal

En la mañana de hoy mientras los trabajadores de la gráfica Artes Gráficas Rioplatense del grupo Clarín, ubicada en el barrio de Pompeya, se disponían a entrar a trabajar, se encontraron con un cartel de la empresa donde anuncia la decisión de cerrar la planta aduciendo una crisis que no es tal (aquí se imprimen Revista Viva, Rumbos, Genios, Jardín, Cablevisión, Guías telefónicas, libros escolares, folletería, etc).

 

En la mañana de hoy mientras los trabajadores de la gráfica Artes Gráficas Rioplatense del grupo Clarín, ubicada en el barrio de Pompeya, se disponían a entrar a trabajar, se encontraron con un cartel de la empresa donde anuncia la decisión de cerrar la planta aduciendo una crisis que no es tal (aquí se imprimen Revista Viva, Rumbos, Genios, Jardín, Cablevisión, Guías telefónicas, libros escolares, folletería, etc).

 

Se trata evidentemente de una maniobra que busca quebrar la organización de la planta para imponer el ajuste que al amparo de la política oficial ya ha avanzado en otros sectores del gremio.

Los trabajadores de AGR-CLARÍN se encuentran en este momento en su lugar de trabajo desarrollado un paro por tiempo indeterminado en defensa de sus puestos y condiciones de trabajo. Mientras en la puerta se está desenvolviendo un desproporcionado aparato represivo de la policía federal, gendarmería y personal de seguridad privada.

La comisión interna y los trabajadores de AGR convocan de manera urgente a todas las organizaciones políticas, sociales, de ddhh y personalidades a acercarse de manera inmediata para rodear de solidaridad el conflicto, y reclaman a la dirección del sindicato gráfico la urgente convocatoria al plenario de delegados para tomar medidas de conjunto.

Comisión interna de AGR-Clarín
16/01/17

AGR: Corrales 1393
Pablo Viñas 1141777168

 

 

Justicia por Lucía: la movilización del Sipreba

El Paro Nacional de Mujeres está calando profundamente en todas las redacciones en el marco de importantes luchas en el gremio de prensa. La semana pasada hubo un fuerte paro en Infobae por el despido de una compañera. En Página 12 fueron al paro de 24 horas en reclamo de la reapertura de las paritarias y en Télam se realizó una gran actividad en la puerta de la agencia en reclamo del funcionamiento del comedor de la empresa. 

El Paro Nacional de Mujeres está calando profundamente en todas las redacciones en el marco de importantes luchas en el gremio de prensa. La semana pasada hubo un fuerte paro en Infobae por el despido de una compañera. En Página 12 fueron al paro de 24 horas en reclamo de la reapertura de las paritarias y en Télam se realizó una gran actividad en la puerta de la agencia en reclamo del funcionamiento del comedor de la empresa. 

El Sindicato de Prensa de Buenos Aires, a través de la Secretaría de Mujeres y Género, participó de la reunión donde 300 compañeras de distintos gremios y actividades resolvieron la convocatoria a la jornada de protesta del 19. El Sipreba promueve el cese de tareas de una hora y la participación en la marcha.

El reclamo fue tomado inmediatamente por los compañeros de Perfil para una foto extraordinaria reclamando “Justicia por Lucía”. Esta imagen de enorme impacto mediático fue la campana de largada de una gran iniciativa colectiva desplegada hora tras hora en todas las empresas periodísticas.

La asamblea de trabajadores de Atlántida-Televisa sacó una declaración de apoyo a la medida de lucha con una fuerte delimitación ideológica del contenido de las publicaciones (Gente, Para Tí, Billiken, Paparazzi, etc.) que esa editorial imprime.

En esas horas, también, la comisión interna de Télam —que viene librando una lucha importante por reclamos en la agencia— convocó al paro de 13 a 14 hs promoviendo una concentración en la puerta de la empresa. También pararán los trabajadores de Tiempo Argentino.

  

En Clarín, la principal empresa del gremio, una asamblea masiva resolvió salir a la calle con el cese de tareas al mediodía.

En El Cronista habrá dos medidas de lucha, al mediodía y a la noche, adecuadas al funcionamiento que tienen sus trabajadores.

 En revista Pronto, también, se hará paro a partir de las 15. En Perfil, los compañeros volverán a convocarse a partir de las 16 y se producirá una fuerte concurrencia a la Plaza de Mayo. En Ámbito Financiero y Revista Veintitrés se hará asamblea durante la jornada.

 En los canales también se está desplegando una intensa actividad para la convocatoria del miércoles. En Canal 13/TN sus delegados están desplegando una gran actividad a través de imágenes de los trabajadores del canal con el reclamo de #NiUnaMenos. En Telefé los compañeros decidieron extender de 15 a 16 su asamblea solidaria. En la TV Pública, la comisión interna está desplegando una gran agitación con el reclamo de Justicia por Lucía.

 En Radio Nacional el Sipreba y Atrana convocan al mediodía a salir de la emisora de 13 a 14 y, luego, a la concentración al Obelisco.

El “Paro de Mujeres” encarna una reivindicación colectiva de todo el gremio de prensa. Hora tras hora, los trabajadores de todas las empresas periodísticas se suman a la jornada de lucha.