No a los despidos en el Grupo Crónica

Esta semana, se conocieron nuevos despidos en el Grupo Crónica: tres en el diario BAE y otros tres en el diario Crónica. Se suman a los doce despidos tras el cierre de la Revista Veintitrés, y que parecen marcar que el ajuste no tiene fin en los medios que dirigen los Olmos. 


 

Esta semana, se conocieron nuevos despidos en el Grupo Crónica: tres en el diario BAE y otros tres en el diario Crónica. Se suman a los doce despidos tras el cierre de la Revista Veintitrés, y que parecen marcar que el ajuste no tiene fin en los medios que dirigen los Olmos. 


 Era este el ajuste que preparaban cuando crearon la nueva razón social -Aconcagua S.A.- para separar a los trabajadores de sus delegados electos democráticamente e imponer la “convergencia” de las redacciones, o en otros términos, que los trabajadores realicen tareas para todos los medios del grupo sin distinción de plataforma. Además, los despidos llegan después de descuentos salariales masivos a más del 80% del personal de BAE como resultado de la implementación del sistema de control de accesos. Este sistema, que había sido rechazado por los trabajadores de BAE cuando todavía estaban organizados en asamblea y tenían delegados, se da de bruces con la actividad periodística: no reconoce que la jornada de un periodista puede comenzar en una cobertura, en la búsqueda de la noticia fuera de la redacción o en reuniones con las fuentes, por ejemplo. 

 Los intentos de enfrentar los despidos chocan con la desorganización impuesta por los Olmos tras el despido de los verdaderos delegados. Los seudo delegados puestos a dedo por la patronal transmiten desmoralización entre los trabajadores: asambleas sin resoluciones, no difunden los despidos ni los descuentos hacia el resto del gremio, no se solidarizaron con los despedidos en Veintitrés, ni con sus propios compañeros de Crónica y BAE cuando fueran despedidos.

A este cuadro de desorganización se le suma la reaparición de la Utpba, la organización fantasma que hace dos años abandonó a los trabajadores de BAE y Crónica y bendijo las elecciones truchas de delegados impuesta por los Olmos, quienes obligaron en tres oportunidades a los trabajadores a votar una junta electoral.

La Utpba, que viene de firmar paritarias a la baja para el conjunto del gremio de prensa, orienta el conflicto para que se diluya sin enfrentamiento con la patronal, sin medidas de fuerza que obliguen al Ministerio de Trabajo a dictar una conciliación obligatoria con los despedidos adentro.

La burocracia sindical empresaria aplicando el ajuste macrista

Los despidos en Crónica y BAE y el atraso salarial y ajuste en Página 12 pintan de cuerpo entero a las patronales vinculadas a la burocracia sindical pejotista. Víctor Santamaría del Suterh (Porteros) y Olmos (Caló) de la UOM son los primeros en aplicar el ajuste macrista. No esperaron a octubre para aplicarlo.

Lo mismo está haciendo Cristóbal López, otro aportista a la campaña de Unidad Ciudadana, que anuncia que van a reproducir solo contenidos enlatados y larga retiros voluntarios en lo que queda de CN23, luego de la huida vaciadora de Sergio Szpolski.

Ferreyra y Acosta, en Radio Del Plata, tampoco pagaron el aguinaldo, corriendo la línea del off side patronal al antiobrero Jorge Fontevecchia que propone pagarlo en cuotas.

En materia de ajuste contra los trabajadores no hay grieta entre las patronales.

Un plan de acción para enfrentar el ajuste en todos los medios

Estos despidos, y los atrasos en el pago de salarios y aguinaldo en Ámbito, Perfil, Radio Del Plata y Página 12, reclaman la convocatoria urgente a una asamblea general del gremio de prensa y un plan de lucha del SiPreBA para enfrentar el ajuste en todas las empresas periodísticas.

 

 

 

Importante acto por la reincorporación de los delegados despedidos de Diario BAE

En las narices de los hermanos Olmos, en la puerta del carcelario edificio donde funciona Aconcagua, la empresa que estos testaferros de Antonio Caló crearon para trasladar de manera fraudulenta a los trabajadores de Crónica y BAE, realizamos hoy un importante acto con nuestro sindicato, el SiPreBA, para reclamar por la reincorporación de los delegados despedidos del segundo de los diarios.


En las narices de los hermanos Olmos, en la puerta del carcelario edificio donde funciona Aconcagua, la empresa que estos testaferros de Antonio Caló crearon para trasladar de manera fraudulenta a los trabajadores de Crónica y BAE, realizamos hoy un importante acto con nuestro sindicato, el SiPreBA, para reclamar por la reincorporación de los delegados despedidos del segundo de los diarios.


Estuvieron presentes, entre otros, compañeros de distintas empresas del gremio, de la Comisión Directiva del SiPreBA, delegados, directivos del recientemente recuperado Sindicato del Neumático (Sutna), de los docentes universitarios de la AGD-UBA, de la Fatpren y el diputado del PO en el FIT, Néstor Pitrola.


“Esta lucha no es sólo por mantener nuestra fuente de trabajo, sino también para ponerle un coto a esta patronal de los Olmos y Caló y mostrarle a los Magneto, los Fontevechia, los Saguier y a todos los demás propietarios de los medios que desde el SiPreBA vamos a defender con firmeza el derecho de los trabajadores de tener los delegados que ellos elijan democráticamente”, dijo en su discurso David, delegado de BAE despedido.


Ana Laura, la otra delegada despedida, destacó el claro ataque antisindical que supone la medida represiva de los Olmos, ya que la patronal envió los telegramas de cesantía el mismo día que ella era electa por más de 1000 compañeros como Secretaria de Género del Sipreba.

El secretario general del SiPreBA, Fernando “Tato” Dondero recalcó que el sindicato está y estará junto a los compañeros en todas las luchas porque eso está en la base constitutiva de nuestra organización gremial y destacó que, en ese mismo momento, los compañeros de Página 12 se encontraban de paro por salarios, frente al ninguneo del nuevo dueño del diario, Victor Santa María, quien comparte con Caló su carácter de sindicalista-empresario y dirigente del Partido Justicialista.

Por su parte, el diputado del Partido Obrero en el FIT, Néstor Pitrola, destacó la negativa de las centrales sindicales a llevar adelante un plan de lucha contra los despidos y el plan de ajuste y, para esconder su parálisis, “parlamentarizan” el reclamo. El resultado va a ser –dijo- que se va a terminar aprobando una ley prodespidos, ya que se va a eximir del pago de aportes a las empresas que incorporen jóvenes –con salarios depreciados- y, con ese dinero, ellas van a despedir a los que tengan más antigüedad y sueldos más altos.

También hizo entrega de un proyecto de resolución que iba a ser  presentado en la Cámara de Diputados donde se exige la inmediata reincorporación de los delegados despedidos.

Por su parte, el secretario general de la Fatpren, Roberto Zorrilla, destacó el proceso de reorganización del gremio de Prensa a nivel nacional que dio su primer paso en una reunión realizada hace pocos días entre varias organizaciones sindicales de distintas puntos del país, incluidas la Federación y el SiPreBA y que aprobó realizar una marcha a Plaza de Mayo contra el ajuste. 

También habló en el acto uno de los dos compañeros de Clarín-Zepita que fueron elegidos delegados del SiPreBA, quien denunció que al otro compañero –jornalero desde hace más de una década- la patronal le quitó el trabajo y el salario y no reconoce a ninguno de los dos como representantes de los compañeros. 

El compañero Ariel Godoy del Sutna destacó el enorme salto que supuso recuperar el sindicato de las manos de la burocracia kirchnerista para la lucha de los trabajadores. Destacó que, como ellos habían dicho durante la campaña, el Sutna será, a partir de ahora, un sindicato democrático, al servicio de las luchas de los trabajadores y no sólo los del neumático sino de todos los compañeros que salgan a la pelea en defensa de las conquistas y por sus reivindicaciones. 

No a los despidos de los Olmos en el grupo Crónica

La patronal que conduce Raúl Olmos se presentó en las redacciones de los diarios BAE y Crónica que funcionan en Pompeya para anunciar la oferta de retiros voluntarios para todo el personal que se desempeña en ellas y el cierre de ambas; con lo cual, los retiros no serían tan “voluntarios”.


La patronal que conduce Raúl Olmos se presentó en las redacciones de los diarios BAE y Crónica que funcionan en Pompeya para anunciar la oferta de retiros voluntarios para todo el personal que se desempeña en ellas y el cierre de ambas; con lo cual, los retiros no serían tan “voluntarios”.


Este brutal ataque pretende coronar un proceso que comenzó hace casi dos años, cuando la empresa decidió trasladar físicamente a un nuevo edificio y cambiar de razón social a trabajadores de Crónica y BAE para dividir las redacciones e impedir el ingreso los trabajadores y delegados que resistieron la multitarea y la polifuncionalidad.

De esta manera fundó Aconcagua, una suerte de tercerizada productora de contenidos para todo el grupo sin distinción entre productos. Este nuevo espacio laboral fue creado a medida de sus intereses, sin permitir el ingreso de los delegados legítimamente electos, digitando una nueva comisión interna adicta a los mandatos patronales e incapaz de llevar a fondo los enromes reclamos que están planteados en la nueva redacción.

En estos dos años, la patronal de los Olmos no dejó en pie ningún artículo de la ley laboral, la Constitución y los tratados internacionales en su ataque a los trabajadores: discriminación, prácticas anti sindicales, maniobras fraudulentas para romper la organización interna, y hasta espionaje y patoteadas a trabajadores que pegaban afiches a favor de la lucha contra estas salvajadas. Todo ante los ojos de los poderes del Estado y la burocracia de Antonio Caló, financista de estos empresarios.

Los “retiros voluntarios” que llegan ahora desmienten el compromiso asumido por la empresa con los compañeros que pasaron a la nueva redacción, a los cuales se les aseguró que no iban a despedir a ninguno de los trabajadores que no estaban convocados a cambiar de razón social.

La empresa, estrechamente vinculada a fondos de la UOM de Antonio Caló de origen dudoso, y que creció formando un enorme holding empresario que incluye medios de comunicación, clínicas, empresas de servicios del sector salud, seguridad y hotelería, se vale ahora de la excusa de la falta de pauta oficial para justificar este atropello. Llegaron incluso a señalar que ya no van a poder evadir más las cargas sociales y previsionales que estaba  autorizado por el gobierno anterior a través del canje de pauta por deuda.

Esto pinta de cuerpo entero a la burocracia sindical empresaria y a las patronales k de medios: crecieron bajo el ala del kirchnerismo haciendo negocios y expandiéndose a otros rubros sobre la base de defraudar al estado y a los trabajadores. En el gremio de prensa, los Cirigliano de los medios actúan como el ariete del ajuste que lleva adelante Macri en el país.

Al cierre de esta nota, los trabajadores de Crónica TV informaron de 12 despidos en el canal. De esta manera, todos los trabajadores de los medios del Grupo de los Olmos están en riesgo, si se generaliza esta salida frente a la “caída de la pauta”.  

Es perentorio prepararse para defender todos los puestos de trabajo del grupo y garantizar la continuidad laboral de todos aquellos compañeros que no acepten el retiro voluntario.

Desmembramiento en BAE, precarización en Aconcagua: el esquema de las patronales

En BAE, la empresa ha dado otro paso en el desmembramiento de la redacción. Bajo amenaza de separarlos del diario, obligó a cambiar de razón social a un sector más de trabajadores, quienes ahora desarrollan sus tareas en la redacción de Combate de los Pozos adonde tienen impedido el ingreso sus delegados.

En BAE, la empresa ha dado otro paso en el desmembramiento de la redacción. Bajo amenaza de separarlos del diario, obligó a cambiar de razón social a un sector más de trabajadores, quienes ahora desarrollan sus tareas en la redacción de Combate de los Pozos adonde tienen impedido el ingreso sus delegados.

Los trabajadores de Aconcagua S.A., la empresa que Olmos proyectó como una tercerizada productora de contenidos para todos los medios del grupo, levantan hace 9 meses un pliego de reclamos por compromisos incumplidos por la empresa, al tiempo que no cuentan con una representación gremial que los defienda y esté dispuesta enfrentar los atropellos de la patronal.

Es una tarea para el SiPreBA organizar los reclamos de todo el grupo y sobre todo los que surgen al interior de Aconcagua S.A. La “convergencia” y la flexibilidad laboral, moneda corriente en esa redacción, atenta cotidianamente contra los derechos adquiridos de los trabajadores que venían de BAE y Crónica.

Resolución asamblea Diario Crónica-Ed. Sarmiento

En el marco de nuestra lucha por aumento salarial y reivindicaciones laborales, la asamblea de diario Crónica-Editorial Sarmiento resolvió parar este martes 9 de junio junto a millones de trabajadores que también luchan por un sueldo digno. Hoy, luego de una semana de asambleas diarias tal lo establecido en el plan de lucha votado, se decidió por unanimidad abrir un cuarto intermedio a la espera de una nueva reunión con la empresa.  

En el marco de nuestra lucha por aumento salarial y reivindicaciones laborales, la asamblea de diario Crónica-Editorial Sarmiento resolvió parar este martes 9 de junio junto a millones de trabajadores que también luchan por un sueldo digno. Hoy, luego de una semana de asambleas diarias tal lo establecido en el plan de lucha votado, se decidió por unanimidad abrir un cuarto intermedio a la espera de una nueva reunión con la empresa.  

 La dilación en las negociaciones paritarias de Prensa y el deterioro cotidiano de los salarios a causa de la inflación generan un cuadro cada vez más complejo para los trabajadores que vemos reducido nuestro poder adquisitivo. En este contexto, la semana que viene realizaremos una nueva asamblea general resolutiva para evaluar los alcances de esa reunión con la patronal y analizar los pasos a seguir.

ASAMBLEA DE TRABAJADORES DEL DIARIO CRONICA-EDITORIAL SARMIENTO

Comisión Gremial Interna

10 DE JUNIO DE 2015

El Grupo Olmos compra la revista 23 y lo celebra con despidos en Crónica y BAE

El Grupo Olmos no pierde las mañas. La compra de la revista Veintitrés, por lo visto, no alcanzó para convertirlos en un grupo pluralista y progre. No es cualquier adquisición, sino la publicación que da nombre al grupo de medios que más pauta oficial recibió entre 2009 y 2013: 390 millones de pesos, casi el cuádruple de los 101 millones recibidos por el Grupo Crónica, el séptimo de la lista en orden de beneficiados.

El Grupo Olmos no pierde las mañas. La compra de la revista Veintitrés, por lo visto, no alcanzó para convertirlos en un grupo pluralista y progre. No es cualquier adquisición, sino la publicación que da nombre al grupo de medios que más pauta oficial recibió entre 2009 y 2013: 390 millones de pesos, casi el cuádruple de los 101 millones recibidos por el Grupo Crónica, el séptimo de la lista en orden de beneficiados.

 Pero esta lluvia de recursos públicos, a la que se debe agregar ahora la que corresponda a la revista Veintitrés, no cambia las políticas del grupo Crónica. La persecución y las prácticas antisindicales continúan en la redacción y en el taller gráfico de Pompeya. Allí trabajan los compañeros y delegados de Crónica y BAE que resisten la precarización y la multitarea que el grupo Olmos logró imponer en la nueva redacción de Combate de los Pozos, con el traspaso a la nueva empresa Aconcagua de la mitad de los trabajadores de Cronica y 20 de BAE bajo amenaza de despido. Para ello impusieron una “comisión interna” adicta que avala todas las acciones de la empresa.

Pasemos a los últimos hechos.

 El domingo pasado fue despedido un obrero de circulación de 35 años de antigüedad, y al mismo tiempo recibía el telegrama un chofer de BAE que traslada a los periodistas de Crónica y BAE de la redacción de Pompeya. Todos los puestos de trabajo que se pierden no se reemplazan, provocando la sobrecarga laboral.

 A esto se suma que durante todo septiembre hubo varios despidos en la planta gráfica de Pompeya, también propiedad del Grupo Crónica. El taller gráfico es el reino de la precarización laboral y la arbitrariedad patronal: se impide la libre elección de delegados y se trabaja fuera de convenio, luego de que el sindicato Federación Gráfica Bonaerense entregara la organización gremial de Crónica y fueran despedidos más de 100 trabajadores a comienzos de 2010.

 A los trabajadores nos preocupa que la creciente concentración de medios en pocas manos, como muestra la “convergencia” en Crónica y BAE, no sólo va en detrimento de los puestos de trabajo y las condiciones laborales y sindicales, sino que afecta la calidad de los productos, elimina voces y socava el derecho a la información de la sociedad

Por lo tanto, rechazamos la política de persecución, precarización y despidos, y llamamos a todos los trabajadores del gremio, a las comisiones internas y a las agrupaciones a manifestarse con nosotros.

¡Basta de persecución sindical y despidos en BAE y Crónica!

 

 Comision Interna Utpba diario Crónica y Comisión Interna diario BAE

 

 

Los trabajadores de BAE denunciamos una nueva escalada de aprietes, ajuste y despidos en el diario.

La empresa notificó ayer, el despido del chofer de la combi que traslada a los compañeros de la redacción de Pompeya. Al chofer, la empresa le desconocía el pago de feriados y lo mantenía fuera de convenio, situación que fue denunciada por la Comisión Interna ante el Ministerio de Trabajo y que el propio compañero reclamó a sus jefes directos.

La empresa notificó ayer, el despido del chofer de la combi que traslada a los compañeros de la redacción de Pompeya. Al chofer, la empresa le desconocía el pago de feriados y lo mantenía fuera de convenio, situación que fue denunciada por la Comisión Interna ante el Ministerio de Trabajo y que el propio compañero reclamó a sus jefes directos.

El telegrama de despido no se presenta en forma aislada. La semana pasada, la “coach” de la empresa, Cristina Quintana, también responsable del vaciamiento del diario El Atlántico de Mar del Plata, le informó a dos trabajadores de expedición que se podían ir “por las buenas o por las malas”. La empresa finalmente, les anunció que decidía dar marcha atrás con estas “desvinculaciones”.

 Además, Quintana se reunió con un colaborador permanente al cual le informó que la empresa había decidido su desvinculación y la de otro colaborador, como parte de un plan de reestructuración.

 Estas amenazas de despidos se desenvuelven en un clima de hostigamiento cotidiano que se acrecienta contra los trabajadores del diario que rechazamos pasar a la nueva redacción hasta que se garantice el pase de todos los trabajadores, incluidos los delegados. La conducción actual del diario, que no tiene jefatura en la redacción donde reviste la mayor cantidad de empleados que producen el diario, presiona de manera autoritaria y con maltratos sistemáticos.

Notamos en todo estos ataques una nueva escalada de aprietes, presiones y ajuste contra los trabajadores de BAE. Vuelven a la carga después de intentar hacer pasar la convergencia de redacciones por la fuerza, dividiendo la redacción y forzando el pase a una nueva razón social, dejando afuera a los delegados electos democráticamente.

Es llamativo que todo este ajuste se desenvuelva en simultáneo con la expansión del Grupo Olmos, que adquirió esta semana la Revista Veintitrés y, obviamente, la porción de pauta oficial que viene con ella.

En asamblea, por unanimidad, resolvimos denunciar ante el Ministerio de Trabajo el despido y comenzar un plan de paros progresivos. Además se votó sacar este comunicado y una declaración en conjunto con los trabajadores de Crónica, quienes enfrentan la misma política de ajuste por parte de los Olmos.

Ni un trabajador en la calle, defendamos las fuentes de trabajo.

 

Asamblea y Comisión Interna del Diario BAE Negocios

La Utpba firmó su propio certificado de defunción

El 2 de julio pasado, Lidia Fagale se reunió con los “deletruchos” surgidos de las elecciones digitadas por Olmos con el objetivo de ratificar las elecciones y darles el aval legal.

El 18 de junio pasado se realizaron elecciones truchas en la nueva redacción de Crónica y BAE, a donde no dejan ingresar a los delegados legítimamente electos y a 120 trabajadores “marcados” por su participación gremial.

El 2 de julio pasado, Lidia Fagale se reunió con los “deletruchos” surgidos de las elecciones digitadas por Olmos con el objetivo de ratificar las elecciones y darles el aval legal.

El 18 de junio pasado se realizaron elecciones truchas en la nueva redacción de Crónica y BAE, a donde no dejan ingresar a los delegados legítimamente electos y a 120 trabajadores “marcados” por su participación gremial.

Las elecciones fueron resistidas por los trabajadores de Aconcagua S.A. en tres ocasiones, hasta que en la última asamblea,se hizo presente el mismísimo Alejandro Olmos (uno de los dueños del Grupo Crónica) llamando a votar junta electoral “para cerrar el conflicto”.

Durante un mes, la Utpba retaceó una declaración pública contra las elecciones truchas.

El 16 de junio, las comisiones internas de BAE y Crónica mantuvieron una reunión con Raúl Barr, miembro de la conducción de la Utpba y dirigente de la UCR, donde se comprometió a que la Utpba no iba a avalar los comicios maniatados por la patronal.

Fagale nunca respondió a los pedidos de reunión de ambas comisiones internas.

El 18 de junio, día en que se hacían las elecciones en Aconcagua, Jorge Muracciole, secretario gremial de la Utpba, dejó asentado en actas en el Ministerio de Trabajo que “la utpba no convocó a ninguna elección de Comisión Interna de trabajadores de prensa de la empresa Aconcagua”.

En las elecciones truchas, el 45% del padrón no votó, votó en blanco o impugnó su voto en rechazo a la intromisión patronal en la vida gremial.

Ahora aparece Fagale avalando las elecciones truchas impulsadas por Olmos. Con esto la Utpba plantea un ataque a los trabajadores de BAE y Crónica. Le dan el aval a una representación gremial ungida por una patronal que desconoce la representación legítimamente electa por los trabajadores de esos diarios y le impide el ingreso a la nueva redacción.

Este ataque de Fagale y compañía se inscribe en la ofensiva de la Utpba contra el conjunto de trabajadores de prensa al desconocer a los paritarios electos en las asambleas de base como legítimos representantes en las negociaciones paritarias, y firmar un acuerdo salarial a la baja.

Con su firma, Fagale pone de manifiesto algo que ya sabemos los trabajadores de prensa: la Utpba abandonó hace rato a los laburantes para tejer alianzas espurias con las patronales. La Utpba ya no existe como sindicato, y a cada paso afirma su final. Los trabajadores de BAE y Crónica con su resistencia, junto al plenario de delegados, marcan el camino de un gremio real que lucha desde las bases.

Ahora, más que nunca, vayamos por un nuevo sindicato, democrático, de lucha, independiente de las patronales y del Estado.

Comunicado de los trabajadores de prensa del diario Crónica: Frente al cierre del edificio historico de Crónica (Garay y Azopardo)

El martes 8 de julio paro de 24hs. por la reubicación de los compañeros de prensa de circulación

 El domingo 6 de julio a la noche los delegados de Utpba acompañamos a los trabajadores de prensa de circulación a presentarse a trabajar. Los delegados comprobamos que el taller del edificio Crónica estaba cerrado y sin luz.

El martes 8 de julio paro de 24hs. por la reubicación de los compañeros de prensa de circulación

 El domingo 6 de julio a la noche los delegados de Utpba acompañamos a los trabajadores de prensa de circulación a presentarse a trabajar. Los delegados comprobamos que el taller del edificio Crónica estaba cerrado y sin luz.

 Los compañeros de circulación no pudieron ingresar a trabajar, no había ningún representante de la empresa y permanecieron en el hall del edificio cumpliendo su horario de trabajo.

Ante este nuevo atropello de la empresa que cierra un edificio sin comunicar a la representación gremial y sin reubicar a los trabajadores de prensa, la asamblea de trabajadores de prensa Utpba del diario Crónica decide:

1) Exigir a la empresa la reubicación de los compañeros en algunas de las dos plantas de su propiedad, Pompeya o Ambito Financiero.

2) Comunicar al Ministerio de Trabajo que si los compañeros no son reubicados y se les asignan tareas los trabajadores de Crónica realizaremos un paro general de  24 hs. el día martes 8 de julio con concentración en la planta de Aconcagua para denunciar los primeros despidos producto de la política de Convergencia de empresas que viene aplicando el Grupo Olmos.

3) Convocar a asamblea general el lunes 7 de julio a las 17 hs. en la redacción de Crónica, Mitre 760.

Asamblea de Trabajadores de Prensa

COMISION INTERNA UTPBA

 

Un nuevo revés para los Olmos

El 18 de junio pasado se realizaron las elecciones truchas en la nueva redacción de Crónica y Bae, donde se encuentran los trabajadores enrolados en la nueva razón social “Aconcagua S.A.”.

El 18 de junio pasado se realizaron las elecciones truchas en la nueva redacción de Crónica y Bae, donde se encuentran los trabajadores enrolados en la nueva razón social “Aconcagua S.A.”.

El llamado a votar nuevos delegados, en la redacción a donde se niega el ingreso a los legítimos delegados, surgió a partir de la presión patronal y de sus voceros. El mismo Olmos convocó una asamblea para presionar a los trabajadores para que voten una junta electoral con el objetivo de “cerrar el conflicto”.

El resultado de las elecciones fue un duro revés para los Olmos. Sobre un padrón de 115 trabajadores, 51 no votaron, lo hicieron en blanco o anularon su voto en repudio a la intención empresaria de inmiscuirse en la vida sindical.

Entre los votos efectivos también se replicó el rechazo. Quedaron últimos aquellos candidatos que en tres asambleas se expusieron a fondo con la posición patronal de votar nuevos delegados.

El día de la elección, los trabajadores de Crónica que no fueron convocados a pasar a la nueva redacción realizaron un paro de 24hs. en repudio a la maniobra empresaria y volantearon una carta abierta en la puerta junto a la comisión interna del Diario BAE e integrantes del plenario de delegados.

El tiro le salió por la culata a los Olmos y la elección representó una instancia más de repudio a la persecución gremial.

Los “nuevos delegados” no tienen iniciativa. Su mandato surge de elecciones viciadas de nulidad y completamente ilegales. Ser los delegados de Olmos les impide tener el impulso para encarar los problemas que se presentan en la nueva redacción.