No a los despidos en la revista El Guardián

La Naranja de Prensa repudia los despidos de 40 compañeros ante el cierre intempestivo de la revista El Guardián y reclama que el grupo empresario, que ostenta la propiedad de casi una decena de medios, se haga cargo del destino de sus trabajadores.

La empresa, que decidió el cierre de un día para el otro, mantenía a sus trabajadores bajo un regimen de temor tras el forzado retiro voluntario de una decena de compañeros y propuso un pago en cuotas, diferido a 10 meses.

La Naranja de Prensa repudia los despidos de 40 compañeros ante el cierre intempestivo de la revista El Guardián y reclama que el grupo empresario, que ostenta la propiedad de casi una decena de medios, se haga cargo del destino de sus trabajadores.

La empresa, que decidió el cierre de un día para el otro, mantenía a sus trabajadores bajo un regimen de temor tras el forzado retiro voluntario de una decena de compañeros y propuso un pago en cuotas, diferido a 10 meses.

El despido es una demostración de la precariedad en el gremio de prensa, en momentos en que el conjunto de los trabajadores realiza un plan de lucha por su paritarias. Es, además, un ejemplo de la situación que se vive al interior de muchos medios, con colaboradores precarizados y trabajadores a la espera de una crisis que se lleve puesto a las patronales. Pero no se trata de crisis o no, sino una única verdad: la variable de ajuste -con retiros voluntarios, despidos o cierres- de las empresas oficialistas u opositoras son siempre los trabajadores.

Denunciamos al grupo empresario que responde a Raúl Moneta y exigimos la reincorporación al trabajo de los compañeros despedidos. El grupo Moneta  posee, además de la Editorial Apache S.A -responsable de El Guardián-, un holding de medios oficialistas que se completan con Infomedia Producciones SA -revistas Bacanal, El Federal, El Tradicional, Infocampo y El Gourmet- y, desde 2010, parte accionaria de las radios Rock & Pop, Metro, Blue y AM Splendid y Belgrano.