Impreba SA lucra liquidando mal los salarios desde hace años y maltratando al personal

Rebaja los salarios. No paga horas extras, No paga francos trabajados. No paga deudas salariales. No paga títulos Terciarios y Universitarios. Discrimina en los pagos de salarios de las mismas categorías. No paga la antigüedad establecida. Lleva un atraso de 20 años en la recategorización del personal. Discrimina y persigue a quien reclama por sus derechos.

Rebaja los salarios. No paga horas extras, No paga francos trabajados. No paga deudas salariales. No paga títulos Terciarios y Universitarios. Discrimina en los pagos de salarios de las mismas categorías. No paga la antigüedad establecida. Lleva un atraso de 20 años en la recategorización del personal. Discrimina y persigue a quien reclama por sus derechos.

Los trabajadores de prensa de Impreba S.A. (Diario Popular) denunciamos la incorrecta liquidación de salarios que venimos soportando, y que la empresa conoce perfectamente desde hace años.

Copias de estos reclamos han sido presentados ante el MTSS, adjuntados al pedido de audiencia.

Desde julio del 2007, el Diario Popular viene rebajando nuestros salarios, ya que nuestro régimen laboral es de 6 hs. y la empresa los liquida por 7.15 hs.

Las horas extras son abonadas en algunas secciones al 100% (como establece el art. 34 del Estatuto del periodista, Ley 12.908), en otras secciones se pagan al 50%, pero la mayoría se paga como hora común, así las horas extras fijas se convierten en “extensión horaria”.

Las horas extras que se realizan todos los días (que la patronal del Diario Popular denomina “medio turno”) durante meses y años, comenzaron pagándolas al valor del jornal del momento, pero al producirse un aumento, el precio de esas horas extras se congelo, convirtiéndose en suma fija (violando la patronal acuerdos previos).

Los francos trabajados no figuran como tales en los recibos de sueldo, sino como horas suplementarias, complementarias. Y no se abonan doble como establece el Estatuto del periodista (art. 36 Ley 12.908 y aplicación supletoria del art. 207 de la LCT).

Desde hace dos años el Diario Popular aplica en forma unilateral una referencia para recomponer los salarios, que en algunos sectores (sección Corrección) ha significado la reducción del salario.

Los básicos salariales debían modificarse -de acuerdo a esta referencia de recomposición que toma la empresa- en octubre de 2009, y recién se modificaron en febrero de 2010 (adeudándose las diferencias salariales).

La patronal del Diario Popular comienza a pagar títulos terciarios y universitarios, relacionados con la tarea periodística, en forma atrasada, generando otra deuda con los trabajadores. Además la liquidación de los mismos no era correcta, la empresa pagaba un mismo importe fueran títulos terciarios o Universitarios. A partir del 8/4/10, a través de un comunicado a los jefes de sección, se notifica que se suspende el pago de los mismos.

Diario Popular liquida mal los básicos, compañeros de la misma categoría tienen básicos distintos. El ejemplo contundente es en la Sección Corrección: El Convenio establece en el art. 7 sobre categorías y funciones del personal (redacción y sectores conexos) punto b) que el corrector después de 18 meses de antigüedad, pasa a la categoría salarial del redactor. Esto se mantuvo en el Diario Popular hasta hace dos años, cuando se rebajó el básico de los correctores, hecho que se corrigió, "temporalmente", en agosto de 2009, y volvió a rebajarse en febrero de 2010. Todos los redactores, con un básico de $ 2.330, reciben un aumento que lleva su básico a 2.908, menos los correctores que con el mismo básico cobran discriminatoriamente $2.402.

Se liquida mal la antigüedad, trabajadores con más años cobran menos que otros ingresados recientemente.

Se mantiene a un número de compañeros encuadrados en categorías que no corresponden con las tareas que realizan (por ejemplo la categoría de "cronista volante" (art. 65 Estatuto del periodista) aplicada a redactores con más de 20 años de trabajo en la empresa.

A los colaboradores permanentes no se les paga la antigüedad, los aumentos que recibe el resto del personal, como establece el art. 23 del Estatuto.

A los compañeros que han cobrado las vacaciones y el mes trabajado, en Diario Popular, se les descontó Impuesto a las ganancias. Cuando se reclama, en el recibo de febrero "se hace la devolución", y luego se vuelve a descontar en las deducciones al bruto.

En la información a la Anses para el pago de haberes, se mandó vacaciones y mes trabajado en una misma liquidación, y por lo tanto este mes los compañeros no han cobrado porque por ese informe habrían superado del piso.

En referencia a la denuncia de acoso laboral, planteamos que las compañeras de los diarios zonales, que han presentado reclamos por escrito a la gerencia de personal, han sido controladas, en sus horarios, de entrada y salida para realizar sus tareas, a diferencia del resto del personal periodístico, y llegando al punto que en el caso de una de ellas se la forzó a dejar las horas "suplementarias" que hacía si no las aceptaba al valor congelado que se le ofrecía.

Señalamos que ninguna de las notas presentadas con los reclamos, como las cartas documento que se han enviado, han tenido respuesta hasta la fecha, por parte de la empresa, violando los plazos legales.

Por todo lo expuesto y a los efectos de salvaguardar nuestros derechos avallasados y cercenados por Diario Popular solicitamos la solidaridad de los trabajadores de prensa, de los demás trabajadores, de los cuerpos de delegados, Comisiones Internas y el publico en general para difundir esta denuncia y pronunciarse a favor para que la patronal de Diario Popular cumpla con las leyes laborales. – 13/4/2010

Contacto Norma Gimenez (Comisión Interna) 156 207 7827

elpopularenlucha@yahoo.com.ar normag724@hotmail.com

Diario Popular retoma la lucha salarial

Los trabajadores de Diario Popular retomaron la pelea por los 250 pesos que les adeuda la empresa respecto del reclamo original de 700 pesos que derivó en un paro histórico tres días.
Mediante ese plan de lucha los compañeros obtuvieron un aumento del 20% (10% en abril, 10 % en mayo), con una garantía salarial de 450 pesos. Ahora van por el resto, porque la inflación se está devorando lo conseguido hasta el momento.

Los trabajadores de Diario Popular retomaron la pelea por los 250 pesos que les adeuda la empresa respecto del reclamo original de 700 pesos que derivó en un paro histórico tres días.
Mediante ese plan de lucha los compañeros obtuvieron un aumento del 20% (10% en abril, 10 % en mayo), con una garantía salarial de 450 pesos. Ahora van por el resto, porque la inflación se está devorando lo conseguido hasta el momento.
Los compañeros le exigen a la empresa que complete el reclamo para el 1ª de noviembre, con la opción de dar los 250 en dos cuotas, en septiembre y octubre. Y a partir de esta fecha comenzar la discusión para cerrar el último trimestre salarial.
En esta nueva etapa, los trabajadores sumaron más reivindicaciones: pago por reemplazo de vacaciones, recategorizaciones que quedaban pendientes, aumento del valor de las colaboraciones, y su equiparación en los diarios zonales respecto de las de redacción general, entre otros puntos.
También dejó en claro esta comisión en la discusión con la patronal, que si ella quiere volver a “tropezar con la misma piedra”, nosotros ya probamos que podemos.

Diario Popular y Noticias Argentinas: Kraiselburd jaqueado por los trabajadores

La patronal de los Kraiselburd, dueña de Diario Popular, la Agencia Noticias Argentinas el diario El Día, de La Plata, entre otros medios, es una de las más negreras del sector. Ha amasado su fortuna sobre la base de la superexplotación de los trabajadores, los salarios de miseria y las condiciones deplorables de trabajo. Hay compañeros con 20 años de antigüedad que no alcanzan los $2.500 de sueldo.

La patronal de los Kraiselburd, dueña de Diario Popular, la Agencia Noticias Argentinas el diario El Día, de La Plata, entre otros medios, es una de las más negreras del sector. Ha amasado su fortuna sobre la base de la superexplotación de los trabajadores, los salarios de miseria y las condiciones deplorables de trabajo. Hay compañeros con 20 años de antigüedad que no alcanzan los $2.500 de sueldo.
Pero la caldera llegó al punto de explosión con el intento patronal de rechazar una negociación salarial para este año con los delegados del personal del diario, que llevaron un reclamo, votado en asamblea, de $700 de aumento mínimo para todos los trabajadores. Entonces se dio un salto histórico en la organización de los compañeros porque, por encima de las diferencias sindicales, los compañeros gráficos y de prensa unificaron el pedido y comenzaron a funcionar en asambleas conjuntas y a decidir de esa manera las medidas.
La patronal se desesperó y llegó a montar una provocación, con “patos vicas” incluidos, para amedrentar a los trabajadores. Lo que provocó fue más indignación. La patoteada le duró a Kraiselburd 24 horas. Debió dar marcha atrás y sentarse a negociar.
Las asambleas en horas claves, la agitación permanente en el diario y la decisión de los trabajadores de no dar un paso atrás hicieron retroceder a la empresa. Tuvo que reponer los montos por antigüedad que había reducido arbitraria y unilateralmente, reconoció la vigencia del convenio de prensa –lo había desconocido con el argumento de que Diario Popular está fuera de la Capital Federal- y ahora se ha mostrado “dispuesta” a mejorar la oferta de 20% de aumento con un mínimo de $400 que realizara hace unos días.

NOTICIAS ARGENTINAS: UN PARAZO HISTÓRICO

Un elemento no esperado por la patronal que volcó definitivamente la balanza a favor de los trabajadores fue que los compañeros de la NA tomaron la bandera del aumento, subieron la apuesta –pidieron $800 para todos los trabajadores de la agencia- y se lanzaron a asambleas diarias en horas críticas. Rechazaron la oferta patronal –similar a la que la empresa hizo a los trabajadores del Diario Popular-, aprobaron continuar con “la asamblea permanente” y realizaron una jornada completa de “reflexión salarial” que, en la práctica, se convirtió en el paro más masivo de los últimos 20 años. (ver el blog de los trabajadores de NA)
Unidos, gráficos y prensa, Diario Popular y NA, están poniéndole límites al negrero de Kraiselburd. Apoyemos con todo la lucha de los compañeros. Su triunfo será el de todos los trabajadores de prensa y gráficos.

DIARIO POPULAR: Juntos, gráfi cos y prensa por $700 de aumento


El martes 15 se realizó a las 21.30 hs. la asamblea conjunta de gráfi cos y prensa. Con la presencia de más de 80 compañeros. También se hizo presente la representación de la CI gráfi ca del diario El Día de La Plata. Se volvió a ratifi car el pedido de $ 700 a los básicos, para todas las categorías, tanto de prensa como de gráfi cos. Y una exigencia de adelanto de lo reclamado de $ 350 para la semana que viene.
En estos días se tendría la respuesta oficial de la empresa a nuestro reclamo, que se ha venido dilatando por parte de la patronal, pero que no ha desgastado las más de 17 asambleas que venimos sosteniendo con una importante movilización los trabajadores de prensa. Ahora reforzadas con la participación de los compañeros gráficos que se han sumado al reclamo. Hemos sacado dos tapas del diario, hechas con nuestros reclamos que se han girado vía mail a todos los compañeros del gremio, y que ha suscitado nuestra presencia en varios programas de radio, comentando nuestro conflicto.
También hemos hecho una bandera, “Diario Popular, salarios dignos, ya!”, que ha sido paseada por los compañeros fotógrafos en las distintas canchas, previo a los partidos, desde tres fines de semana, y en todos los casos aplaudida por los concurrentes a las mismas.
Sacamos en forma conjunta con los gráficos un afiche, ya se comenzó a pegatinar ayer por los $ 700, firmada asamblea de trabajadores de prensa y gráficos de Diario Popular.
La asamblea conjunta ratificó el reclamo. Realizar otra asamblea hoy que evaluará la respuesta de la empresa, y de no considerarse satisfactoria continuar con el plan de lucha por los salarios exigidos.
Los compañeros de La Plata llevaron este reclamo también para ellos, comprometiéndose a participar en las próximas asambleas con una delegación.
Se planteó también, que de no haber respuesta favorable, las dos comisiones internas discutirán de conjunto los reclamos con la patronal. Y no aceptar que lo que se ofrezca, como ha sucedido con anterioridad, sea distinto el monto para unos y otros con el el objetivo de dividir la unidad lograda entre todos los trabajadores del diario.
Por la unidad de prensa y gráficos, vamos juntos por los $ 700 al básico.

Diario Popular: el salario ya no es un coto cerrado de la patronal

Diario Popular: el salario ya no es un coto cerrado de la patronal

Los trabajadores de Diario Popular se encuentran enfrascados en una dura lucha por recuperar el “robo hormiga” al que fueron sometidos sus ingresos en los últimos años y están creando las condiciones para lanzarse a obtener un salario que tenga como básico el costo de la canasta familiar.

Diario Popular: el salario ya no es un coto cerrado de la patronal

Los trabajadores de Diario Popular se encuentran enfrascados en una dura lucha por recuperar el “robo hormiga” al que fueron sometidos sus ingresos en los últimos años y están creando las condiciones para lanzarse a obtener un salario que tenga como básico el costo de la canasta familiar.

Después de la obtención, en diciembre del 2004, de un aumento para gráficos y prensa que, aunque lejos de colmar las aspiraciones de los compañeros, permitió quebrar el espinazo patronal de no conceder ninguna recomposición desde por lo menos el año 91, la continuidad de las asambleas conjuntas de ambos gremios sirvió para encarar a la empresa con un pliego reivindicativo minucioso e integral.

Aumento de salarios, efectivizaciones, encuadre en las categorías, antigüedad, vacaciones, reemplazos de categorías superiores en las vacaciones, situación de los pasantes, condiciones de trabajo de los telefonistas, devolución de las quitas salariales más altas…

Surgido al calor del debate en las asambleas y refrendado por el voto de los compañeros, estamos frente a todo un programa de recuperación para los compañeros del diario, cada paso de cuyas parciales conquistas ha requerido de la lucha organizada y combinada en distintos terrenos.

Planteos directos y sistemáticos de la comisión interna a la patronal, denuncias en el Ministerio de Trabajo, una campaña de afiches con el título “En el Diario Popular no se pagan los salarios de acuerdo a la ley”, y la continuidad de nuevas y más masivas asambleas permitieron que en el mes de marzo se regularizaran las categorías en los suplementos zonales (nueve sobre 11 reclamadas) más la efectivización de un compañero colaborador, el pago de un plus, la efectivización de un pasante y otros colaboradores de fotografía, el compromiso patronal de pagar las vacaciones a los colaboradores, y la reducción a la mitad del plan de cuotas con que la empresa pretendía pagar la devolución de las quitas salariales más altas.

Los compañeros se encuentran animados, además, porque han logrado que el salario se integre a una discusión colectiva, y que ya no sea un coto cerrado de la patronal, a través de arreglos individuales y conformados salariales, que sólo tapan la miseria de la situación salarial.

Pero la experiencia cotidiana de los delegados y trabajadores de Diario Popular es, por sobre todo, un mentís rotundo a la dirección de la Utpba, cuyo permanente lloriqueo en los rincones por las “correlaciones de fuerza desfavorables” no es más que un taparrabos para su inmovilismo criminal frente al hundimiento salarial y la otra cara de la moneda de nuevas traiciones cuando las correlaciones de fuerza sean “favorables”.

La Naranja de Prensa, 27 de agosto de 2005

Diario Popular: la lucha y las conquistas

Diario Popular: la lucha y las conquistas
(Boletín Naranja, noviembre 2002)

Los trabajadores de Diario Popular lanzaron un plan de lucha para contrarrestar la bruta ofensiva patronal que están sufriendo. Una de las primeras medidas fue dar inicio a una campaña de difusión de la situación que están atravesando, en la que se señalan “las practicas perversas que utiliza la patronal para con sus empleados”.

Diario Popular: la lucha y las conquistas
(Boletín Naranja, noviembre 2002)

Los trabajadores de Diario Popular lanzaron un plan de lucha para contrarrestar la bruta ofensiva patronal que están sufriendo. Una de las primeras medidas fue dar inicio a una campaña de difusión de la situación que están atravesando, en la que se señalan “las practicas perversas que utiliza la patronal para con sus empleados”.

La acción organizada de los trabajadores ya ha dado sus primeros frutos. Luego de una serie de asambleas masivas la quita salarial a los sueldos de entre 600 y 1000 pesos fue eliminada. La lucha siguió y consiguieron también que fuera eliminada la quita a los sueldos de entre 1000 y 1250 pesos.

La empresa también se vio obligada a aceptar otra exigencia de los trabajadores: tuvo que poner una custodia policial en la puerta del diario para proteger a los compañeros que sistemáticamente eran asaltados cuando volvían del banco los días de cobro.

La situación de los trabajadores sigue siendo, sin embargo, dramática. Acortamiento de las jornadas laborales y suspensiones; eliminación de adicionales sobre los haberes; despido encubierto de colaboradores, a los cuales dejaron virtualmente sin trabajo por la decisión de no otorgar más colaboraciones en muchos casos y de reducirlas prácticamente a la nada en otros y fraccionamiento del pago de los 100 pesos en diez cuotas, excluyendo a los colaboradores, son algunas de las medidas manifiestamente ilegales que la patronal de Kraiserburg y Facceto viene descargando sobre los compañeros, precarizando aún más sus condiciones de trabajo.

Los culpables de la muerte del compañero Pegolo

La OSTPBA deja en el desamparo a los trabajadores de Prensa

LOS CULPABLES DE LA MUERTE DEL COMPAÑERO PEGOLO

La OSTPBA deja en el desamparo a los trabajadores de Prensa

LOS CULPABLES DE LA MUERTE DEL COMPAÑERO PEGOLO

Días pasados murió Mario Pegolo, un jubilado de prensa, como consecuencia de un balazo que recibiera en la cabeza cuando fue asaltado a pocas cuadras de su casa. Según denuncian sus familiares, la Obra Social de Periodistas de Buenos Aires (OSTPBA), a la que el compañero estaba afiliado, tardó una hora en darle una autorización de traslado desde el hospital al que fuera llevado y donde no existían los elementos necesarios para atenderlo (un tomógrafo y un neurocirujano, ya que debía ser operado de urgencia).No sólo eso, sino que en medio del traslado hacia el Sanatorio Güemes, la ambulacia que lo transportaba lo derivó, sin dar mayores explicaciones, hacia una clínica de la localidad de Munro. Había pasado una hora más. Al examinarlo, los médicos dijeron que ya no había nada más que hacer.

El secretario de Acción Social de la UTPBA y responsable de la Obra Social, Raúl Barr, explicó al diario Clarín que el trámite se hizo en el tiempo en que funciona el sistema sin reparar que estaba refiriéndose a la atención de un compañero que tenía un balazo en la cabeza. Y agregó: no estaba tirado en la calle, sino atendido en un hospital, cuando los familiares, desesperados, habían pedido su traslado porque en el hospital Piñeyro, adonde fue llevado de urgencia, no había tomógrafo ni neurocirujano.

En respuesta a porque se lo había desviado desde el sanatorio Güemes a la clínica de Munro, Barr dijo que quizá en el primero no había lugar o porque, por la complejidad del caso, era mejor la clínica de Munro. En todo caso, añadió, la decisión la toma la red prestacional.Realmente, una verdadera confesión de parte.

Además de la distancia que muestra frente a las necesidades de los trabajadores de prensa, Barr reconoce, en primer lugar, que las decisiones fundamentales sobre la atención de la salud ya no están en manos de la conducción de la Obra Social sino de una red prestacional privada, ajena al gremio, guiada por sus intereses económicos y cuyas decisiones pueden costarle la vida a los compañeros. Red esta que, además, fue contratada por la actual conducción de la UTPBA.

En segundo lugar, Barr reconoce que el sanatorio Güemes, presentado como una gran adquisición por la actual conducción de la UTPBA no tendría atención en neurocirugía, ni siquiera en horas del día (el trámite comenzó a las cinco de la tarde) o quizá ni siquiera un tomógrafo.

Es decir que el principal centro de atención de la mayoría de los trabajadores de prensa, que vive en la Capital Federal, carece de los servicios de urgencia más elementales.A la mediática conducción de la UTPBA ya ni la vida en los medios le cae bien. Los hechos son mucho más fuertes que las palabras y las publicaciones de colores. Las necesidades de los trabajadores golpean sobre la parálisis y el abandono de la conducción.

Nuestra obra social hace rato que está en caída libre. A pesar de recibir aportes muy por encima del promedio del sistema, se ha transformado en una especie de prepaga pobre disfrazada, donde la mayoría de los servicios están arancelizados, incluso más que en muchas prepagas.Aunque los números de la Obra Social son resguardados como el mayor de los secretos de Estado (jamás la conducción ha dado a conocer los balances) se sabe que las deudas acumuladas rondarían los 4 a 5 millones de pesos.

A esta situación se llegó por la falta de pago por parte de distintas patronales, un hecho muy grave respecto del cual la dirección del sindicato nunca lanzó una campaña de denuncia con nombres y cifras y de movilización del gremio para lograr su cobro.

Esto se vio agravado por la decisión de la conducción de la UTPBA de adherir al Programa de Reconversión de Obras Sociales (PROS), impulsado por el Banco Mundial y la aceptación de un crédito del organismo -el mismo que impulsó la reforma laboral y todas las leyes flexibilizadoras- condicionado al cumplimiento de metas fijadas por consultoras y el propio Banco. La conducción de la UTPBA completó el cuadro con los desastrosos acuerdos con prepagas (Medicus, por ejemplo, cuyos servicios nunca tuvimos y que se fue en medio de un escándalo tapado por la conducción de la UTPBA) que fueron deteriorando cada vez más la obra social.

La gerenciadora actual, la que decidió -con el acuerdo de la conducciones de la Obra Social y de la UTPBA, que la contrataron y mantienen- que el el tiempo adecuado para atender al compañero Pegolo era de dos horas es Bristol Park que tiene como antecedentes la quiebra de otras obras sociales como está denunciado ante la Justicia y fue dado a conocer por los medios. Además, entre sus directivos figura Rubén Cano, hombre de confianza de Hernán Lombardo, el actual ministro de Salud.En lugar de las barbaridades que declaró a Clarín, Raúl Barr debió haber anunciado de inmediato: le hemos rescindido el contrato a la prestadora por haber dejado morir a un compañero en la calle.Muy por el contrario, hasta ahora no se conoce que Barr y el resto de la conducción hayan tomado ninguna medida contra esta red prestacional que desprecia la vida de los compañeros. Hay que echarla de inmediato.

a obra social es de los trabajadores de prensa y no de la conducción sindical. Mucho menos de gerenciadoras privadas o del Banco Mundial. Raúl Barr ha demostrado que no puede seguir al frente de ella. Una comisión elegida por los compañeros del gremio debe hacerse cargo de su conducción para que sean investigadas todas las irregularidades cometidas, para que seamos nosotros los que tomemos las decisiones sobre nuestra salud, para luchar por la recuperación de los aportes impagos de las patronales y para liquidar la dependencia con el Banco Mundial, que está detrás de la catástrofe de nuestra Obra Social.

LA UTPBA DESPIDE COMPAÑEROS

El 1º de noviembre fueron despedidos los compañeros Adrian Angiolini y Oscar Martinez de la agencia France Presse porque la conducción de la UTPBA se negó a convocar a la elección de delegados y dejó sin cobertura a los dos trabajadores. Adrián se presentaba como candidato a delegado y Oscar Martinez fue miembro de la junta electoral de la elección que la UTPBA nunca convocó. Adrián era delegado desde hacía más de 6 años y ahora se postulaba nuevamente para representar a los compañeros de la agencia. Vencido su mandato en agosto del año pasado en la agencia se realizó la elección de la junta electoral, para la cual fue elegido el compañero Martinez. Desde ese momento, los compañeros comenzaron a pedir que la UTPBA convocara a las elecciones. Nunca hubo respuesta a los pedidos telefónicos, a las cartas y, finalmente, a los reclamos por carta documento que los compañeros enviaron a la conducción. Salvo las provocaciones escritas en los pasquines que aquella distribuye, donde se acusó al compañero Adrián de haber recurrido a abogados ajenos al gremio, cuando lo habían dejado totalmente a merced de la patronal. Esta aprovechó el abandono y el aislamiento al que los sometió la conducción de UTPBA para finalmente despedir a los dos compañeros.

Esta actitud muestra el nivel al que ha llegado la descomposición de la actual conducción de la UTPBA. Varias veces sostuvo que los delegados estaban de más. Es que una conducción a la que sólo le interesa el gremio como aparato, que está alejada de los intereses de los trabajadores, que ha sido repudiada por la masa del gremio, que fue expulsada de las empresas por los trabajadores de Clarín y de Telam, que ha provocado una desafiliación masiva de trabajadores, que en las últimas elecciones no la votó ni el loro en las empresas, esa conducción tiene que proponerse que no haya delegados. Y especialmente si son críticos, como es el caso de Adrián.Pero aquí no termina el ataque a la estructura gremial, a la organización de los trabajadores para su defensa ante las patronales.

En Diario Popular la actitud de la UTPBA es exactamente la misma. Se han vencido los mandatos y no convoca a elecciones de delegados, pese a que ya fue elegida la junta electoral y a que los compañeros se han cansado de pedir telefónicamente, por carta, por telegrama y, finalmente, han realizado un petitorio que firmó casi todo el personal del diario, reclamando que la UTPBA llame a elecciones. También aquí se trata de sacarse de encima a una delegada -Norma Giménez- opuesta a la destrucción sindical que lleva a delante la actual conducción del gremio. Nuevamente, la única respuesta fueron sido las provocaciones.

La conducción, con distintas maniobras, también se ha negado a elegir delegados en La Prensa y en Tiempos del Mundo. Ahora se ha quitado todos los velos. Como no puede contener el repudio y el crecimiento de la oposición en el gremio, ha decidido destruir la estructura gremial. No le importa si los compañeros se quedan sin delegados, sin nadie que los represente ante la patronal.Así es que en muchas otras de las grandes y medianas empresas del gremio no hay delegados y a la UTPBA ni se le ocurre desarrollar una actividad para que los tengan.Un importante grupo de delegados (de Página 12, Perfil, Revista XXIII, BAE, Diario Popular, Telam, Clarín, entre otras empresas), que representa a una gran cantidad de trabajadores del gremio, reclamó a la conducción de la UTPBA una inmediata reunión para discutir esta situación. Todavía no hubo ninguna respuesta. Esto no va más. Necesitamos un sindicato. Venite al Encuentro de Trabajadores de Prensa, donde nos estamos organizando los que queremos luchar por los derechos de los trabajadores del gremio.

ENCUENTRO DE TRABAJADORES DE PRENSA (ETP)

La Naranja de Prensa