Masiva y combativa asamblea del SiPreBA: un paso más en el fortalecimiento de nuestro sindicato

Más de 300 trabajadores de prensa –en pleno febrero– colmaron el sábado 20 el anfiteatro de ATE en la asamblea del SiPreBA. Allí se eligió la Junta Electoral para las próximas elecciones del gremio y se aprobaron importantes resoluciones de lucha para enfrentar la generalizada ofensiva patronal que tiene sus puntos más altos en el vaciamiento del kirchnerista grupo 23, al que ahora se suma el anuncio de la patronal K de los Olmos, de cerrar la redacción de Pompeya de los diarios BAE y Crónica, a la cual fueron confinadas las respectivas CI y los compañeros que resistieron la multitarea y el intento de liquidar la organización gremial.


Más de 300 trabajadores de prensa –en pleno febrero– colmaron el sábado 20 el anfiteatro de ATE en la asamblea del SiPreBA. Allí se eligió la Junta Electoral para las próximas elecciones del gremio y se aprobaron importantes resoluciones de lucha para enfrentar la generalizada ofensiva patronal que tiene sus puntos más altos en el vaciamiento del kirchnerista grupo 23, al que ahora se suma el anuncio de la patronal K de los Olmos, de cerrar la redacción de Pompeya de los diarios BAE y Crónica, a la cual fueron confinadas las respectivas CI y los compañeros que resistieron la multitarea y el intento de liquidar la organización gremial.


Hubo muchas intervenciones de compañeros de distintas empresas y de la Comisión Directiva que mostraron la disposición a la lucha que existe en el gremio. Se aprobó por unanimidad concurrir a la marcha convocada por ATE para el próximo 24 y de la cual participará una gran cantidad de sindicatos combativos, seccionales, comisiones internas y delegados de distintos gremios. 

Luego nos dirigiremos a la Jefatura de Gabinete para reclamar al gobierno que no le de pauta a los vaciadores (como Szpolski, Garfunkel, Richarte o Mariano Martinez Rojas) y que los empresarios paguen los salarios. Además de la movilización se realizarán actividades en cada una de las empresas, en donde cada Comisión Interna y Asamblea resolverá la modalidad (paros, cese de tareas, asambleas, aplauzasos).

Se decidió convocar de urgencia a un plenario de delegados para definir acciones de todo el gremio en apoyo a las luchas en curso y acompañar la campaña de solidaridad y defensa de la Comisión Interna de Perfil procesada penalmente por actuar en defensa de los trabajadores despedidos por la patronal. Y preparar una columna del Sipreba para participar en la marcha del 24 de marzo en rechazo y repudio a la dictadura militar en el 40 aniversario del golpe. 

También se aprobó un documento donde se repudia y rechaza con firmeza el “protocolo” antiobrero, de ataque a la protesta social y de cercenamiento a la actividad periodística impulsado por el gobierno macrista y anunciado por la ministra Patricia Bullrich -“la Berni con polleras, como dijera un compañero”- y que fue respaldado por la casi totalidad de los gobernadores oficialistas y “opositores”. 

El texto del Sipreba denuncia que el “protocolo” da carta blanca para la represión oficial a las luchas de los trabajadores contra el ajuste y cercena la actividad periodística, cuando establece que los trabajadores de prensa deberíamos quedar confinados a un “corralito”, lejano a los hechos, justamente para evitar que quede constancia de la represión, a la cual prácticamente no se le pone límites.

“Los trabajadores de prensa no aceptamos ´liberar la zona´ para que la policía reprima sin que queden evidencias. No nos van a encerrar en un corralito”, dice con firmeza el documento. 

En la asamblea se destacaron las intervenciones de compañeros de Tiempo Argentino, que llevan más de 15 días de permanencia en el edificio del diario que quieren vaciar Szpolzki, Garfunkel y el hombre de paja Martínez Rojas, quienes destacaron la firmeza de los trabajadores del diario que pasan día y noche en la redacción para enfrentar la medida patronal. También las de los compañeros de radio América, que están de paro desde hace casi 40 días contra los mismos vaciadores. 

Los compañeros de BAE y de Crónica denunciaron que enfrentan la amenaza lanzada por los Olmos, hombres de Caló y amamantadores de la teta del Estado durante el gobierno K, del cual recibieron decenas de millones de pesos en pauta publicitaria y el viernes anunciaron que quieren despedir a todos los compañeros que resistieron los atropellos de esta patronal patotera. 

Asimismo, se denunció la situación en AGEA-Clarín, la otra cara del vaciamiento, con 200 retiros voluntarios en dos años y con el inexorable deterioro en las condiciones laborales y en la calidad periodística. Y se planteó tomar lo que fuera aprobado en la asamblea de Agea-Clarín de reclamar una suma fija de $6000 por única vez y un adelanto del 20% a cuenta de futuros aumentos de la paritaria 2016 y exigir la apertura inmediata de las negociaciones en todo el gremio con  un pliego de incremento salarial del 40%, como piso.

En una Asamblea General donde se marcó el carácter de clase del Sipreba con el permanente canto “es un sindicato de los trabajadores, ni de los gobiernos, ni de los patrones”, el activismo también saldó cuentas con el sector K (La Gremial) que había saboteado la formación del nuevo sindicato, se había callado la boca frente a todos los atropellos y censura en los medios públicos durante la gestión kirchnerista y ahora vinieron a reclamar “puestos” en la Junta Electoral y en la lista que, en las próximas elecciones, presenten las agrupaciones, las comisiones internas y los centenares de compañeros que pusieron el lomo para la puesta en pie del Sipreba. 

Las intervenciones de los integrantes de La Gremial consistieron en una reivindicación a ultranza del gobierno K, contraponiéndolo con el macrismo, además de leer un listado del dinero y ayudas que ellos habían dado para los conflictos de Tiempo y América. Un compañero les mostró lo insólito de que vinieran con el listado, cuando apoyar a un conflicto es deber de cualquier luchador; otro les recordó que Martín Sabbatella, un integrante de su espacio, era el que le prestaba la clique a la UTPBA para llenar las asambleas de junta electoral.

Por su parte, una compañera destacó que, durante el conflicto por el cierre del diario Crítica, que dejó a casi 200 compañeros en la calle, ni el gobierno kirchnerista ni particularmente el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, hicieron absolutamente nada por la mantención de la fuente de trabajo ni por los despedidos. Y otro compañero les recordó, también, que ellos avalaron y defendieron a un grupo de periodistas K que el año pasado carnerearon una medida de lucha de los trabajadores de radio Nacional.

La Junta Electoral de unidad del activismo del Sipreba se aprobó por 153 votos y hubo 47 abstenciones del kirchnerismo (votaron sólo los afiliados, aunque en la asamblea también participaron los no afiliados que quisieron hacerlo). Un nuevo y gran paso adelante en el fortalecimiento de este sindicato que es de los trabajadores de Prensa.

La Naranja de Prensa 22/02/2016