Telecentro: Nos plantamos o nos arrancan

A continuación reproducimos un comunicado de los trabajadores de Telecentro

Gacetilla de Prensa

NOS PLANTAMOS O NOS ARRANCAN

A continuación reproducimos un comunicado de los trabajadores de Telecentro

Gacetilla de Prensa

NOS PLANTAMOS O NOS ARRANCAN

Las próximas 24 horas resultarán definitivas en el conflicto abierto en Telecentro S.A. a partir de los despidos de Mariela Basso y Jorge Bazán. Ambos trabajadores fueron echados bajo la acusación de constituir una suerte de "asociación ilícita en perjuicio de la empresa". En las sucesivas reuniones de negociación entre los delegados de hecho, representantes del Sindicato Argentino de Televisión (SAT) y la patronal, no se presentaron pruebas contundentes acerca de la supuesta maniobra. En consecuencia, el próximo paso es la medida de fuerza.

Pero el problema no es tan sencillo de resolver y mucho menos de analizar.

La compañía cablera propiedad del ladero menemista y ex presidente de la cámara de diputados, Alberto Pierri, sostuvo durante 15 años la política antisindical de despedir a los trabajadores que se afiliaran al gremio del sector, el SAT. Hacia fines de octubre del año pasado, y envalentonados por una coyuntura política en apariencia favorable, el sindicato logró la afiliación masiva en las puertas mismas de la empresa. Inmediatamente se desató una caza de brujas que no respetó ni siquiera la conciliación obligatoria extendida hasta casi fines de noviembre. Aprietes, sobornos y amenazas de supervisores, gerentes y el propio presidente de la compañía, Sebastián Pierri – sobrino de Alberto – fueron moneda corriente. El despido arbitrario de trabajadores (cerca de 40) que se encontraban en período de prueba, la tercerización de sectores como instalaciones, call center y limpieza, las discriminaciones y la persecución no encontraron corte. Los empleados fueron filmados y fotografiados por automóviles sin patente y cerca de 200 trabajadores escépticos y descomprometidos fueron burlados a partir del miedo, promesas de cargos, etc., firmando lo que finalmente resultó ser la impugnación de las elecciones que resolverían el anclaje sindical en la empresa. Todo ocurrió frente a la postura de inacción, línea impuesta desde la conducción del SAT. En enero de 2006 los trabajadores lograron en asamblea torcer el diálogo hacia una medida de fuerza. Hubo corte total y corta parcial de la Ruta 3 a la altura de la cabecera de Telecentro y una movilización frente a la oficina de RRHH, en el centro de la localidad bonaerense de San Justo, partido de La Matanza.

Sin embargo, la desmovilización del conflicto como producto de aquella inacción, no amedrentó a compañeros como Mariela y Jorge que siguieron en sectores donde las bajas y la discriminación se sucedían sin parar. Ella resistió los embates directos del presidente Pierri en el Call Center y él de los gerentes en Promociones y Ventas.

En septiembre de 2006 Pierri decide despedir a ambos por una causa de la que no presenta pruebas. Es decir, es una consecuencia directa de la persecución cínica, despótica y endemoniada de un personaje nefasto.

Ante esto, los trabajadores de telecentro de las diferentes bases operativas, decidimos fuertemente enfrentarnos con la patronal. Varios delegados de hecho, también. Mañana, en asamblea se buscará el consenso y se decidirá cómo será la medida de fuerza.

Se acabaron las palabras, se acabó el diálogo que sólo favoreció al semi vaciamiento sistemático de la empresa, a la precarización laboral, al trabajo en negro que hoy por hoy es una marca registrada en la cablera del dueño de la Universidad de la Matanza. El breve resumen de cómo se llegó a esta instancia le pondría los pelos de punta a cualquier gremio combativo. Queremos saber hasta que punto un gremio que en los fragores de octubre del año pasado arengaba que "tocan a uno y todos", o "el sindicato son ustedes", o "nos caracterizamos por ir al frente… hemos hecho ollas populares cuando hizo falta…", acata, adhiere y sostiene lo que resuelvan las bases por primera vez. Las bases están ardiendo. Sí hubo reivindicaciones (algunas) y también aumento de sueldo (con el tope salarial impuesto por el gobierno, en tres cuotas y en negro), pero también es cierto que se perdieron muchos compañeros que pusieron el cuerpo cuando la afiliación masiva y ninguna de aquellas arengas se materializaron. Ahora les tocó a Mariela y Jorge, que también pusieron lo que había que poner.

Mañana es cualquiera de nosotros, cualquiera de quienes ayudamos a sostener y defender la sindicalización en todo momento. Estamos frente a una encrucijada, para muchos nueva. Sabemos que hay quienes no quieren la medida porque ya estamos amenazados (por si fuera poco todo lo anterior) de que saldrán muchos telegramas de despidos más. Sabemos que hay quienes "se empaparon" de burocracia y hablan de y con miedo.

Los trabajadores de Telecentro S.A. decimos que es la hora de responderle a los dueños del terror laboral, la flexibilización y la impunidad. Es la hora de que empiecen a pagar lo que deben. Es la hora de ponerse los pantalones largos.

Queremos YA la reincorporación de nuestros compañeros
Queremos YA que se terminen los despidos
Queremos YA que paren con la precarización laboral
Queremos YA Asamblea General de trabajadores con presencia de los compañeros despedidos
Queremos YA ser los trabajadores los que decidan cómo enfrentar a los patrones
Queremos YA elecciones libres
Queremos YA que se terminen los aprietes, las persecuciones y las discriminaciones
Queremos definitivamente, HOY, AHORA y YA libertad sindical
Queremos YA decir a los cuatro vientos ¡¡¡Basta Pierri!!!
¡ HUELGA YA ¡

Trabajadores de Telecentro S.A. – 09 de octubre de 2006

Telecentro S.A. es parte del Grupo Pierri, formado además por Telered, Diario Digital, FM 101.1, Canal 26, Full Express, Clasicentro, Telefonía Corporativa y Pública, Papelera Tucumán Planta 1 provincia de Tucumán, Planta 2 San Justo, Planta 3 General Pacheco… PIERRI Y CARLOS LO HICIERON