¿A quién tienen que votar los trabajadores de prensa en las PASO?

Necesitamos diputados de izquierda en el Congreso y la Legislatura

 Los trabajadores de prensa de la CABA y el Gran Buenos Aires hemos desenvuelto, especialmente aquellos de la prensa escrita, un enorme movimiento de lucha durante toda la primera mitad del año en defensa de nuestros reclamos y reivindicaciones. Fue así que -con lucha, organización y unidad- conquistamos la primera paritaria de toda la rama en casi 40 años, a partir de una movilización histórica que incluyó la realización de paros generales de 24 horas después de más de 27 años. Los compañeros de las radios también vienen batallando con fuerza en su propia paritaria.

Necesitamos diputados de izquierda en el Congreso y la Legislatura

 Los trabajadores de prensa de la CABA y el Gran Buenos Aires hemos desenvuelto, especialmente aquellos de la prensa escrita, un enorme movimiento de lucha durante toda la primera mitad del año en defensa de nuestros reclamos y reivindicaciones. Fue así que -con lucha, organización y unidad- conquistamos la primera paritaria de toda la rama en casi 40 años, a partir de una movilización histórica que incluyó la realización de paros generales de 24 horas después de más de 27 años. Los compañeros de las radios también vienen batallando con fuerza en su propia paritaria.

La conquista de un convenio único para la prensa escrita pertenece y refuerza al conjunto de los trabajadores de prensa –sean de radio o televisión- y está vinculada, en primer lugar, a la posición independiente que los trabajadores tomaron frente al enfrentamiento entre el gobierno y las patronales oficialistas, por un lado, y el Grupo Clarín-La Nación, por el otro, que intentaron extorsionar al gremio para que nos encolumnáramos detrás de uno u otro sector patronal. La virtud de no depositar confianza en ningún de los dos bandos en pugna y, por el contrario, la defensa de una agenda común de los trabajadores fue elemental para la victoria.

¿Y ahora?

Ahora nos encontramos a menos de tres semanas de la realización de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), una instancia previa a la realización de las elecciones legislativas en octubre. Las PASO fueron un instrumento establecido por el gobierno a fines de concentrar la disputa electoral en los bloques políticos tradicionales. Sin embargo, desde las elecciones de 2011 a hoy, se registra un fuerte derrumbe del oficialismo y la oposición, producto del avance de la crisis económica en el país y que golpea en Capital, Santa Fe, etc.

El kirchnerismo pasó del 54% inapelable a una ruptura de sus principales aliados como Massa, De Mendiguren-UIA y amplios sectores de la burocracia de la CGT (e inclusive de la CTA). Ahora lucha por la supervivencia en la Provincia de Buenos Aires. El massismo, por su parte, busca establecer un “puente” para hacer la transición del post-kirchnerismo con los intendentes del conurbano y sectores de la burguesía que reclaman una “normalización económica” (devaluación, tarifazos) más decidida. El gobierno enfrenta estos planteos metiendo a YPF en acuerdos con pulpos multinacionales con Chevron. Ninguno representa una salida para los trabajadores.

La llamada “centroizquierda” -que en Capital se presenta bajo la “interna” del UNEN- oculta un copamiento desembozado de esas formaciones políticas por parte del capital financiero (Prat Gay, Lousteau) y el Vaticano (Carrió). ¿Cómo harán Pino Solanas o Victoria Donda para denunciar el acuerdo de YPF con Chevron cuando sus propios aliados le reclaman al gobierno profundizar ese camino?

Los trabajadores de prensa no podemos depositar nuestro voto ni nuestra confianza en esas listas. ¿Podemos, acaso, votar por el gobierno que nos impuso el techo salarial contra el cual tuvimos que luchar en la paritaria? ¿O, por ejemplo, por los candidatos de la oposición tradicional que defienden la devaluación, o sea, la liquidación de nuestro salario?

Por el contrario, el Frente de Izquierda y los Trabajadores –que lleva en sus listas a luchadores del gremio como el compañero Ruben Schofrin- plantea una agenda de reivindicaciones obreras y populares, al tiempo que aparece con fuertes posibilidades de ingresar al Congreso Nacional.

Desde la Naranja de Prensa, consideramos indispensable consolidar en las PASO una alternativa que represente los intereses de los propios trabajadores. Llamamos a votar al Frente de Izquierda y los Trabajadores en agosto, para que en octubre la izquierda entre al Congreso y a la Legislatura.

Jorge Altamira – Ruben Schofrin, candidatos a Diputados nacionales por CABA