Arrancó el curso de economía para periodistas

Con la presencia de 40 trabajadores de prensa, comenzó el dictado del curso de economía para periodistas, organizado por La Naranja de Prensa. La primera clase, a cargo de Ismael Bermúdez, periodista de Clarín, giró en torno del análisis de las planillas de la Secretaría de Hacienda del Ministerio de Economía, en el marco de las pautas que estableció el Presupuesto nacional 2012.

Con la presencia de 40 trabajadores de prensa, comenzó el dictado del curso de economía para periodistas, organizado por La Naranja de Prensa. La primera clase, a cargo de Ismael Bermúdez, periodista de Clarín, giró en torno del análisis de las planillas de la Secretaría de Hacienda del Ministerio de Economía, en el marco de las pautas que estableció el Presupuesto nacional 2012.

Con la presencia de 40 trabajadores de prensa, comenzó el dictado del curso de economía para periodistas, organizado por La Naranja de Prensa. La primera clase, a cargo de Ismael Bermúdez, periodista de Clarín, giró en torno del análisis de las planillas de la Secretaría de Hacienda del Ministerio de Economía, en el marco de las pautas que estableció el Presupuesto nacional 2012.

Bermúdez realizó una radiografia de cada uno de los ítems que conforman los ingresos y los gastos consignados en esos documentos, vinculando sus conclusiones con las noticias que dan a conocer los medios de comunicación sobre esos mismos datos. Así, los participantes del curso pudieron practicar creando noticias a partir de la información dura proveniente del Ministerio de Economía.

Entre otros elementos, el curso pudo analizar la situación fiscal caracterizada por un déficit cada vez más acentuado, lo que implica un mayor endeudamento para cubrirlo. El endeudamiento se realiza con organismos públicos, en una práctica que el Gobierno nacional denomina desendeudamento y que por lo tanto preanuncia un default del Estado con sus propias organizaciones, como la ANSES, el PAMI, la Lotería Nacional y, especialmente, el Banco Central.

“El Gobierno habla de superávit primario, pero es falso porque el verdadero resultado, el llamado financiero, es el que cuenta”, observó Bermúdez. En el caso del año 2011, el Ministerio de Economía anunció un superávit primario de $4290 millones, al no contabilizar los $ 35.583 millones de pago de intereses de la deuda, con lo que el déficit financiero (o, mejor dicho, el resultado final) alcanzó los $ 30.663 millones.

“Pero a ese déficit hay que agregarle el artificio de las transferencias corrientes del Banco Central y la ANSES, por otros $ 23.000 millones”, señaló. Bermúdez explicó que mientras las transferencias de la ANSES son los intereses del Fondo de Garantia de Sustentabilidad, con lo que al tiempo que son reales su cesión al gobierno equivale a una descapitalización de ese Fondo; en el caso de las transferencias del BCRA se trata de emisión eminentemente inflacionaria, porque está generada por la ganancia contable provocada por la devaluación del peso y porque no está destinada a acompañar el crecimiento económico sino a cubrir el agujero fiscal.

“El uso de más de $35.000 millones para pagar intereses de deuda pública pinta de cuerpo entero cuáles son los intereses sociales que defiende este gobierno”, subrayó Bermúdez.

En la próxima clase, a realizarse el sábado 18 desde la 11 y hasta las 13, se analizarán los subsidios que aplica el Gobierno, sus fuentes de financiamiento y sus beneficiarios.

Las clases se dictan en Venezuela 818, Capital Federal.
Para inscripciones: curso@lanaranjadeprensa.com.ar