Asambleas por empresa para votar el pliego de reclamos para la paritaria 2013 y elegir a nuestros representantes

La inflación esperada para este año ronda entre el 30 y el 35 por ciento y el gobierno quiere colocar un tope de aumento del 20% en las paritarias. Es decir que pretende que nuestros sueldos, en valores reales, sufran una caída abrupta, que será potenciada por la tajada creciente que queda en manos de la AFIP por el Impuesto a las Ganancias, que hoy afecta a un alto porcentaje de los trabajadores del gremio.

La inflación esperada para este año ronda entre el 30 y el 35 por ciento y el gobierno quiere colocar un tope de aumento del 20% en las paritarias. Es decir que pretende que nuestros sueldos, en valores reales, sufran una caída abrupta, que será potenciada por la tajada creciente que queda en manos de la AFIP por el Impuesto a las Ganancias, que hoy afecta a un alto porcentaje de los trabajadores del gremio.

Es nuestro sustento y el de nuestras familias lo que está en juego.

El año pasado  los trabajadores de prensa dimos muestras claras de nuestra disposición a luchar por el salario. Y en el 2013 vamos a ratificarlo.

 Vamos por el 35% de aumento, que los descuentos por el Impuesto a las Ganancias lo compensen las patronales, que los colaboradores tengan un piso de $900 por nota y sean alcanzados por los incrementos pactados en los acuerdos salariales y que los compañeros de las .com se incorporen con plenos derechos a la paritaria.

El verso del “congelamiento”

Para forzar a los sindicatos a que pacten un aumento por debajo de la inflación, el gobierno armó el escenario del “congelamiento de precios por 60 días” que sólo tiene el carácter de una maniobra.

 Es que llega luego de fuertes aumentos de precios en diciembre y enero, con tarifazos en el transporte y grandes alzas en combustibles e impuestos incluidos.

 Además, no se informa cuales son los precios “congelados”, cuando las grandes cadenas de supermercados se manejan con enormes márgenes de utilidad que les permiten realizar las habituales promociones y descuentos que hoy, con el simple trámite de suspenderlas o reducirlas,   pueden hacerles pasar sin sobresaltos los 60 días del “acuerdo”.

 Una cámara que agrupa a los supermercados chinos dijo que la inflación no se va a parar con esta medida. Es decir que se anticipa a lo que va a pasar el día “61”.

 El gobierno pretende que entonces esté firmada la mayor cantidad de acuerdos salariales posible…a la baja.

 Un gran paso adelante

Los trabajadores de prensa escrita venimos de protagonizar una batalla muy importante el año pasado cuando logramos imponer a las patronales el primer acuerdo negociado en 37 años. 

El porcentaje acordado apenas llegó a cubrir la inflación, pero el acuerdo supuso el enorme triunfo de colocar mínimos de convenio que no existían y obligar a las empresas de la rama a que respeten una grilla salarial.

Pero, por sobre todas las cosas, se logró unificar a los compañeros de las principales empresas del gremio en una lucha común por el salario, algo que no ocurría desde hacía muchos años, por la política de destrucción de la organización sindical y de conciliación con las patronales que llevó adelante la conducción de la UTPBA.

Una resultante de esta lucha fue la puesta en pie, luego de casi 20 años, del plenario de delegados del gremio, aunque, por ahora, esté limitado a la prensa escrita.

Impuesto a la directiva por la fuerza de la lucha, el plenario debe reunirse de inmediato –lo viene postergando sin esgrimir ninguna razón válida- y tomar en sus manos la preparación para la pelea por la nueva paritaria.

Que Clarín, La Nación y Perfil cumplan el convenio

Las grandes patronales, de manera especial Clarín, siguen maniobrando arteramente para tratar de diluir el triunfo del año pasado. La “Corpo” se niega a reconocer el acuerdo en su totalidad y así le ha metido la mano en el bolsillo a todos los trabajadores del diario, especialmente a los de menores ingresos.

La exigencia de que Clarín, La Nación y Perfil cumplan con el convenio del año pasado en su totalidad, es parte esencial de la lucha por el nuevo acuerdo salarial.

Tenemos que realizar asambleas en todos los medios para debatir y aprobar el pliego de reclamos. Hay que reclamar a las cámaras patronales el pronto inicio de las negociaciones.

El convenio actual vence el 31 de marzo y la política de las patronales el año pasado fue darle largas a la negociación.

Las cámaras patronales de la prensa escrita, en primer lugar AEDBA, dirigida por Clarín y La Nación, deben volver a sentir la presión de los trabajadores de prensa. También la de revistas, que rehusa participar.

Vamos por:

  •  35% de aumento en toda la escala salarial.
  • Que los descuentos por Impuesto a las Ganancias los paguen las empresas.
  • Mínimo de $900 por nota para los colaboradores y que pasen a formar parte del acuerdo salarial. 
  • Que las .com y las revistas se incorporen a la paritaria con plenos derechos.
  • Por una paritaria única para todo el gremio.