BAE, en el diario de la CGT meten tercerizados y quieren medir la “productividad” periodística

La patronal ordenó, a través de los Directores Periodísticos,  la realización de un informe de productividad del trabajo en todas las secciones del diario BAE Negocios.

El informe de productividad se haría con unas planillas que deberían llenar los editores y jefes de sección. El objetivo, embarrar la cancha midiendo algo que es imposible de cuantificar. En el sector de redacción se contabilizaría cuantas notas van a tapa, cuantas son de cable, cuantas de coberturas, si son exclusivas, y finalmente llevarían una “calificación de la nota” lo cual es perverso por que esa evaluación subjetiva quedaría en manos de los editores que pasarían a convertirse en maestros de Siruela con lapiceras verdes y rojas.

La patronal ordenó, a través de los Directores Periodísticos,  la realización de un informe de productividad del trabajo en todas las secciones del diario BAE Negocios.

El informe de productividad se haría con unas planillas que deberían llenar los editores y jefes de sección. El objetivo, embarrar la cancha midiendo algo que es imposible de cuantificar. En el sector de redacción se contabilizaría cuantas notas van a tapa, cuantas son de cable, cuantas de coberturas, si son exclusivas, y finalmente llevarían una “calificación de la nota” lo cual es perverso por que esa evaluación subjetiva quedaría en manos de los editores que pasarían a convertirse en maestros de Siruela con lapiceras verdes y rojas.

La patronal ordenó, a través de los Directores Periodísticos,  la realización de un informe de productividad del trabajo en todas las secciones del diario BAE Negocios.

El informe de productividad se haría con unas planillas que deberían llenar los editores y jefes de sección. El objetivo, embarrar la cancha midiendo algo que es imposible de cuantificar. En el sector de redacción se contabilizaría cuantas notas van a tapa, cuantas son de cable, cuantas de coberturas, si son exclusivas, y finalmente llevarían una “calificación de la nota” lo cual es perverso por que esa evaluación subjetiva quedaría en manos de los editores que pasarían a convertirse en maestros de Siruela con lapiceras verdes y rojas.

Las “Planillas de productividad” buscan generar una división entre editores y redactores, diagramadores, correctores, etc. En fin, una guerra entre compañeros que estarían controlándose el trabajo realizado e informándoselo a la patronal.

Buscan amedrentar y regimentar con una planilla. La calidad de una nota, de un diseño, de una fotografía o de la corrección no es medible con parámetros contables. Está dada por la capacidad profesional y las condiciones de trabajo que debe garantizar la empresa. En esto último es donde está floja la patronal del grupo Olmos.

Los que deberían estar siendo calificados en una planilla serían los empresarios que dirigen el grupo. Seguramente, se irían a marzo.

Desde que compraron el Diario BAE, despidieron trabajadores de intendencia, mandaron 16 telegramas de despidos a editores, redactores y diagramadores que habían parado para defenderlos. Sobre estos despidos tuvieron que retroceder por la enérgica respuesta de los trabajadores. Cancelaron varias veces el pago de las obras sociales, siguen evadiendo los aportes previsionales, echaron colaboradores, quisieron que aceptemos de manera fraudulenta que nos paguen el sueldo con Repro cuando no tenían ninguna situación de crisis.

En dos años de gestión Olmos se fueron 11 trabajadores agobiados por las prácticas de estos empresarios y nunca ingresaron trabajadores a reemplazar esos puestos de trabajo lo que redundó en una caída estrepitosa de la cantidad de páginas del diario y en un aumento de la tasa de trabajo de cada redactor.

El planteo de productividad en BAE tiene su correlato en las paritarias de prensa escrita, donde AFERA, la cámara patronal oficialista a la que adhieren los hermanos Olmos, hizo un planteo de paritarias fragmentadas según tirada, facturación y “productividad”.

El llamado a la “productividad” se suma al actual conflicto por el desplazamiento de un grupo de trabajadores de intendencia por empleados de una empresa tercerizada de seguridad justo cuando se estaban acordando la regularización de las condiciones de trabajo de estos trabajadores.

La comisión interna y la asamblea de base, tomó medidas de fuerza y denunció en un comunicado la contradicción que significan tercerización y “productividad” en un diario con fuertes vinculaciones con la UOM y la CGT de Caló. Olmos es el gerenciador de la obra social metalúrgica. Caló y Pedraza en estos rubros se parecen mucho, sindicalistas empresarios y tercerizadores.

Este ataque patronal contra los trabajadores de BAE merece el rechazo de todo el gremio de prensa. Entre todos le podemos parar la mano a estos aprietes empresarios.

Contacto: David Nudelman 15 5979 0550 (delegado) | Ana Laura Tornaquindici 15 5885 4684 (delegada)