grafico indica bajas o descendiente

Camiones con techo bajo

El reciente acuerdo de Camioneros firmado por Hugo Moyano, del 24% de aumento en cuotas hasta marzo de 2012, busca imponer un techo salarial al resto de las negociaciones paritarias para lograr acuerdos ala baja.

El reciente acuerdo de Camioneros firmado por Hugo Moyano, del 24% de aumento en cuotas hasta marzo de 2012, busca imponer un techo salarial al resto de las negociaciones paritarias para lograr acuerdos ala baja.

Digan lo que digan, lo que cierra el sindicato que dirige el secretario general de la CGT ha sido, año tras año, la “pauta oficial” de referencia que se pretende para todo el movimiento obrero. Por lo tanto, otra vez, el plan gubernamental y patronal es que los trabajadores pierdan la carrera contra la inflación, que para este período está proyectada bastante por arriba del 30%.

Esto, más los subsidios con los que el Gobierno las riega, es lo que explica que las ganancias de las empresas argentinas no hayan hecho más que multiplicarse, aún en medio de la crisis económica que golpea al mundo.

El líder de la CGT, más preocupado por sus problemas judiciales y por el lugar de sus amigos en las listas del Frente para la Victoria, que por las reivindicaciones obreras, le impone salarios de miseria al conjunto de los trabajadores, en favor de los intereses patronales.

El acuerdo de Camioneros es miserable y no hay aumento del mínimo imponible de Ganancias o plus vacacional que lo arregle.

Por supuesto que ningún abogado de Clarín le exigirá ahora Moyano que refrende su acuerdo salarial en asambleas, como insólitamente sí le exigieron a los delegados de Artes Gráficas Rioplatense (AGR), que bloquearon con un piquete la salida del matutino, para gusto del Camionero.

En asambleas limpias y democráticas, ningún camionero hubiese votado esa porquería.

Aquí también el “combativo” dirigente camionero hace escuela: acuerdos a libro cerrado con la patronal, sin ninguna deliberación por parte de las bases que padecerán el acuerdo. Hay que decir, además, que los superbeneficios del trabajador camionero son un mito: jornadas extenuantes, interminables, con alto riesgo y profundo desgaste físico, en la mayoría de los casos con semanas fuera del hogar, transportando cargas valuadas en millones y millones, no son un paseo por el que sus protagonistas se hagan precisamente ricos.