CHARLA / DEBATE CON VANINA BIASI, DELEGADA NO DOCENTE, DIRIGENTE DEL PARTIDO OBRERO

5 de julio a las 11, en Mitre 2162

5 de julio a las 11, en Mitre 2162

5 de julio a las 11, en Mitre 2162

La reforma del código Civil y Comercial impulsada por el gobierno ‘nacional y popular’ ya cuenta con media sanción en el Senado, aprobado en noviembre de 2013. El artículo 19º —pactado entre la Rosada y la iglesia católica— que establece que “ la persona humana comienza desde la concepción”,  le otorga  carácter jurídico de persona al embrión dentro y fuera del útero materno lo que constituye un fuerte ataque a la lucha por las conquistas de los derechos de las mujeres, a derechos adquiridos como la fertilización asistida, un mayor control clerical a la investigación científica,  y un bloqueo para el acceso a derechos denegados, como el aborto legal.

Esta reforma forma parte de la política del gobierno de otorgar a la Iglesia mayor poder frente a las cuestiones de estado pisoteando aún más el laicismo y pretendiendo que esta se trasnforme en árbitro de una crisis que necesita contención ante la protesta social.

El seguidismo a esta política ha producido 500.000 abortos clandestinos al año, por los cuales  unas 300 mujeres en su mayoría pobres terminan perdiendo la vida. Según los cálculos oficiales, 100. Se trata de la primera causa de muerte materna en el país junto a otro tanto de mujeres gestantes  que mueren por otras causas evitables.

La “década ganada” parece no ser tal si analizamos la situación real de las mujeres. La  ley de salud sexual y reproductiva, permite que  sólo se otorguen anticonceptivos básicos y más antiguos,  y no controla la burocratización de las obras sociales para su acceso. Es también  la década del aborto clandestino, la divulgación pública de la situación de niñas y mujeres violentadas de formas múltiples ante el impedimento al acceso a un aborto no punible, es la década del lobby por la legalización de la explotación de la prostitución, la década en que no se destinó el presupuesto necesario para disminuir la muerte de mujeres gestantes y es la década del incremento de los embarazos no deseados. La década de las Marita Verón, de las desaparecidas para el negocio de la esclavitud sexual que se ha incrementado sin que se desmantelara una sola red de explotación.

Esta situación atraviesa también al gremio de prensa, ya  que las compañeras que acceden a puestos de jerarquía, si tienen o quieren tener una familia, se encuentran con la dificultad de no contar con las suficientes herramientas para la socialización de la vida doméstica: los horarios no suelen ser compatibles con una vida “ordenada” en cuanto a la situación con los colegios y demás cuestiones relacionadas con la crianza de hijos y el vínculo con compañero/a. El convenio de prensa no contempla ningún derecho para las mujeres: a modo de ejemplo, no hay día femenino; no hay días por enfermedad de familiar; el pago de guardería es una solución parcial, ya que no hay guarderías sábados, domingos y feriados cuando los medios siguen trabajando.

Desde la Naranja de Prensa rechazamos la reforma y el articulado, y convocamos a todas las mujeres del gremio a unirse en esta lucha luchando por el laicismo y el anticlericalismo en todo el orden público y a prepararnos para colaborar con esta campaña y para participar activamente del próximo Encuentro Nacional de Mujeres, a realizarse en una provincia emblema de la ausencia de separación de la Iglesia del estado como lo es la provincia de Salta.

Las invitamos a participar de la charla a llevarse a cabo el 05/7 a las 11 hs en Mitre 2162 con Vanina Biasi, militante por los derechos de las mujeres.