foto clarin 2

Clarín: un gigante se pone de pie

El proceso de lucha por las paritarias produjo un cuadro de ascenso histórico en el gremio de prensa, que tuvo su correlato y su base con lo que sucedió en el interior de las redacciones. Tal fue el caso de las distintas publicaciones de AGEA-Clarín donde después de décadas se hicieron paros masivos, que se sumaron a los quites de firmas, aplausazos y multitudinarias asambleas generales.

El proceso de lucha por las paritarias produjo un cuadro de ascenso histórico en el gremio de prensa, que tuvo su correlato y su base con lo que sucedió en el interior de las redacciones. Tal fue el caso de las distintas publicaciones de AGEA-Clarín donde después de décadas se hicieron paros masivos, que se sumaron a los quites de firmas, aplausazos y multitudinarias asambleas generales.

Así, estos casi tres meses de lucha paritaria produjeron una nueva etapa de organización en Clarín, a lo que sólo se pudo llegar dando una orientación de lucha desde que comenzó la recuperación de la vida sindical dentro de la Corpo . En otras palabras, y una vez más, la lucha en todo el gremio de prensa creó las condiciones para que se profundice la organización en Clarín.
Este nuevo cuadro tomó su máxima expresión con el anuncio de Clarín, en medio de la paritaria, de un aumento unilateral del 22,5% para mayoría de los trabajadores y del 15 % para los salarios por encima de los $18000. Esta maniobra desleal de la Corpo -que dirige la cámara de diarios Aedba-, no sólo buscaba romper la negociación paritaria bajo la mirada cómplice de los medios oficialistas y del Ministerio de Trabajo de Tomada, sino que también pretendía quebrar todo un proceso de organización y de lucha tanto en Clarín como en el gremio de prensa.

Pero la respuesta fue contundente: esta propuesta no solo fue rechazada por sus trabajadores, sino que fue respondida con el paro masivo en Clarín y en todo el gremio. No nos equivocamos en la decisión ni en la lucha: el acuerdo paritario firmado supera el aumento unilateral ofrecido por Clarín.

Esa réplica refleja la conciencia materializada tanto en el gremio como en Clarín, donde después de una década de vacío gremial elegimos delegados de comisión interna y paritarios; se logró efectivizar a decenas de compañeros precarizados, después de meses de lucha, hubo asambleas de 400 compañeros y medidas y se consiguió que la empresa reconociera a la CI. Como parte de este proceso, una multitudinaria asamblea resolvió repudiar todo intento de intervención K sobre la empresa así como las maniobras antisindicales de Magnetto.

Fue esa conciencia en ascenso que se proyectó en las fotos de cientos de trabajadores de las distintas publicaciones de Clarín con los carteles firmes en la mano de “Yo apoyo a las paritarias prensa”, tanto en la redacción central como en esa imagen cortando la calle Tacuarí, en la puerta del diario. O bien la bandera de los trabajadores de AGEA-Clarín flameando en cada marcha del gremio, ya no solo como un símbolo de la recuperación gremialsino de la manifestación de su presente. El de Clarín y el del gremio de prensa.

Cuando desde los palcos oficialistas le pedían miserablemente a los trabajadores de Clarín que renunciaran, o cuando los acusan de tener las “manos manchadas de sangre”, la Naranja de Prensa respondió siempre con la misma firmeza y orientación política: los trabajadores no son la patronal -esté del otro lado Magnetto o Szpolski- y deben intervenir con una posición independiente. En AGEA-Clarín, los trabajadores no solo no renunciamos, sino con la lucha y una posición independiente recuperamos la vida gremial.
Así, los compañeros de Clarín logramos ponernos de pie al calor de la paritaria 2012, la primera en 37 años. Durante estos tres meses de lucha, dimos un paso firme con los primeros paros en décadas. Ahora tendremos un nuevo desafío: hacerle respetar a la empresa el acuerdo paritario, teniendo en cuenta el antecedente de incumplimiento del año pasado. Si eso sucede, será el deber de todos continuar con esta lucha para defender el ascenso, la conciencia y la posibilidad de nuevas conquistas.

Los avances en Clarín sólo pueden ser respondidos por el ascenso histórico del gremio de prensa. Sigamos avanzando que este gremio reaccionó y no lo callan nunca más.