Crónica: Estado de alerta

La redacción de Crónica se encontró hoy con una situación particular. Por decisión unilateral de las autoridades de la empresa, los trabajadores se vieron divididos en dos redacciones, la de Bartolomé Mitre 760 y la nueva, ubicada en Combate de los Pozos 639, pese a que no existe notificación oficial alguna sobre una mudanza. Como si esto fuera poco, no se presentó ninguna de las máximas autoridades de Editorial Sarmiento en el edificio del microcentro porteño.

La redacción de Crónica se encontró hoy con una situación particular. Por decisión unilateral de las autoridades de la empresa, los trabajadores se vieron divididos en dos redacciones, la de Bartolomé Mitre 760 y la nueva, ubicada en Combate de los Pozos 639, pese a que no existe notificación oficial alguna sobre una mudanza. Como si esto fuera poco, no se presentó ninguna de las máximas autoridades de Editorial Sarmiento en el edificio del microcentro porteño.

El domingo 16 de marzo ante el corte de energía en la redacción de Mitre 760, el jefe de redacción anunció a los trabajadores, que sólo jefes y editores se trasladarían a Combate de los Pozos, liberando de tareas al resto de los periodistas, correctores, fotógrafos y diagramadores. El objetivo de la imprevista mudanza a un edificio todavía “en obra” según sus palabras, era enfrentar una edición de emergencia. Sin embargo, hoy lunes, algunos trabajadores fueron convocados por mail a presentarse en la nueva redacción mientras que en la redacción de habitual continúa trabajando más de la mitad de la redacción con muchas dificultades técnicas y sin la presencia de ningún directivo de la empresa. Mientras circulan rumores de cambio de razón social.

Ante este escenario, los trabajadores realizaron una asamblea de emergencia en el edificio de la calle Mitre. En la misma, se mandató a los integrantes de la Comisión Interna a dirigirse a la “nueva” redacción para pedir una reunión con las autoridades y que se les informe sobre la situación. Además, se resolvió:

1) Declarar el estado de alerta permanente y continuar trabajando.

2) Que ningún trabajador firma ningún cambio de razón social.

3) Predir audiencia urgente al ministro de Trabajo.

4) Sacar un comunicado público con las resoluciones de la asamblea.

Luego de la asamblea, alrededor de las 20, invocando razones técnicas la empresa llamó a los editores y jefes para trasladarse a la nueva redacción, liberando al resto de los trabajadores.

COMISIÓN INTERNA UTPBA DE EDITORIAL SARMIENTO

17 de Marzo de 2014