El 2 de julio, paremos masivamente contra el acuerdo trucho de la UTPBA y las patronales

Y en agosto, ¡hagamos una gran asamblea por un nuevo sindicato!

 El miércoles 2 de julio tendrá lugar una jornada de lucha y paro resuelta por el Plenario Autoconvocado de delegados, en repudio al acta salarial suscrita en el Ministerio de Trabajo por las cámaras patronales y la directiva fraudulenta e ilegitima de la UTPBA. La jornada viene precedida de un reguero de luchas por empresa, como el caso de Página 12 y El Cronista, entre otras, frente al intento de las patronales por imponerle sin cambios la paritaria firmada a la baja y que no representa los intereses de ningún trabajador de prensa. El repudio al acuerdo en las asambleas es masivo y, en muchas empresas, se realizará un paro general de 24 hs. Desde La Naranja de Prensa, apoyamos esta iniciativa y ponemos todas nuestras fuerzas para impulsarla a fondo. Como señalamos en declaraciones anteriores, hace falta un paro general para responder de conjunto a la ofensiva de las patronales, el gobierno y la burocracia. El paro será solo el puntapié de una lucha más vasta que encontrará, en esta etapa, a las comisiones internas a la cabeza de luchar por lograr la mejor aplicación posible y para enfrentar la persecución gremial en BAE, Crónica y Perfil. 

Y en agosto, ¡hagamos una gran asamblea por un nuevo sindicato!

 El miércoles 2 de julio tendrá lugar una jornada de lucha y paro resuelta por el Plenario Autoconvocado de delegados, en repudio al acta salarial suscrita en el Ministerio de Trabajo por las cámaras patronales y la directiva fraudulenta e ilegitima de la UTPBA. La jornada viene precedida de un reguero de luchas por empresa, como el caso de Página 12 y El Cronista, entre otras, frente al intento de las patronales por imponerle sin cambios la paritaria firmada a la baja y que no representa los intereses de ningún trabajador de prensa. El repudio al acuerdo en las asambleas es masivo y, en muchas empresas, se realizará un paro general de 24 hs. Desde La Naranja de Prensa, apoyamos esta iniciativa y ponemos todas nuestras fuerzas para impulsarla a fondo. Como señalamos en declaraciones anteriores, hace falta un paro general para responder de conjunto a la ofensiva de las patronales, el gobierno y la burocracia. El paro será solo el puntapié de una lucha más vasta que encontrará, en esta etapa, a las comisiones internas a la cabeza de luchar por lograr la mejor aplicación posible y para enfrentar la persecución gremial en BAE, Crónica y Perfil. 

Sin embargo, no podemos ni debemos renunciar al objetivo de reabrir la paritaria con la inclusión de los paritarios elegidas en asamblea. Experiencias como la huelga general docente autoconvocada en Salta refleja que es posible lograr reabrir una paritaria y, más importante aún, lograr el reconocimiento de un organismo de base autoconvocado por fuera del aparato de la burocracia sindical. Este es el camino que debemos desarrollar los trabajadores de prensa para evitar una regresión a la etapa de paritarias por empresa a donde nos quieren llevar las patronales -es decir, donde estamos más debilitados en el uno a uno. Así, Clarín -que ostenta el control de la principal cámara patronal- otorgó un aumento unilateral mayor al que arregló con la UTPBA, una verdadera extorsión a los trabajadores. El reclamo de reapertura con los paritarios adentro busca quebrar de raíz las maniobras patronales para volver a atomizar al gremio.

Por otro lado, la firma del acuerdo expresa el agotamiento de una experiencia de dualidad al interior del gremio de prensa con una directiva fraudulenta e irrepresentativa y un plenario de delegados vigoroso, organizado por la base. Esta dualidad, transitoria por definición, ha sido saldada con la intervención del Estado-Ministerio de Trabajo en favor de la burocracia. En este cuadro, se intenta disciplinar y subordinar al Plenario como rueda auxiliar de la Directiva ilegitima en las redacciones. No es el sentir de los trabajadores de prensa que reclaman que el Plenario se ponga a la cabeza de una nueva organización gremial. Desde la Naranja de Prensa recogemos las distintas iniciativas que han empezado a manifestarse en intervenciones de compañeros dentro del plenario y las asambleas y proponemos darle forma mediante la convocatoria a una asamblea abierta, de trabajadores de prensa afiliados y no afiliados, a realizarse en agosto, como marco democrático en el que discutir y lanzar la iniciativa del nuevo sindicato. Llamamos a las agrupaciones del gremio, a las comisiones internas y activistas a empezar a trabajar y a para prepararla en común.

Hay mucho por hacer, ¡manos a la obra!

Miércoles 2 de julio – Jornada de lucha y paro en todas las redacciones.