El Ministerio de Trabajo debe pronunciarse por las impugnaciones

Las 2.500 impugnaciones a integrantes del padrón electoral trucho, presentadas ante la Junta Electoral y el Ministerio de Trabajo por agrupaciones de la lista Multicolor, mensuran la magnitud del fraude que, desde hace años, venimos denunciando desde La Naranja y, luego, desde la Lista de Unidad y la Multicolor y que la cartera laboral siempre rechazó.

Las 2.500 impugnaciones a integrantes del padrón electoral trucho, presentadas ante la Junta Electoral y el Ministerio de Trabajo por agrupaciones de la lista Multicolor, mensuran la magnitud del fraude que, desde hace años, venimos denunciando desde La Naranja y, luego, desde la Lista de Unidad y la Multicolor y que la cartera laboral siempre rechazó.

Sólo frente a la tremenda crisis para la burocracia que supusieron las luchas independientes por las paritarias, la elección masiva de delegados, la formación del plenario plenamente opositor y una intimatoria decisión judicial, abrió un canal que permitió a la oposición contar con el padrón electoral.

Pero el MdeT no llamó a nuevas elecciones sino que, por el contrario, se trata de los mismos comicios fraudulentos convocados para septiembre del año pasado y que fueron suspendidos por la Justicia. Y mantiene en píe a toda la estructura que armó el fraude, comenzando por la Junta Electoral.

Las impugnaciones fueron rechazadas por esa Junta Electoral adicta a la burocracia y ahora es el Ministerio de Trabajo el que debe definir si las avala o no.

Por eso, La Naranja de Prensa exige al Ministerio de Trabajo para que, en un plazo de una semana, dictamine sobre la cuestión. 

Si la cartera laboral no acepta la masa de impugnaciones realizadas y avala el padrón trucho, ratificamos nuestra postura: no participaremos en las elecciones y llamamos a los demás integrantes de la Multicolor y al conjunto de los delegados y demás compañeros del gremio a tomar una postura similar.

11/02/2014