El “plan” de Sabbatella

Martin Sabbatella, titular de la AFSCA, brindó una extensa conferencia de prensa para explicar el proceso de adecuación al cual deberán ajustarse los grupos empresarios de medios que, actualmente, se excedan en la cantidad de licencias permitidas por la Ley luego del 7D.

Martin Sabbatella, titular de la AFSCA, brindó una extensa conferencia de prensa para explicar el proceso de adecuación al cual deberán ajustarse los grupos empresarios de medios que, actualmente, se excedan en la cantidad de licencias permitidas por la Ley luego del 7D.

En primer lugar, corresponde señalar que Sabbatella mismo reconoció que la mayoría de los grupos y medios vinculados al gobierno incumplen la Ley del mismo modo que lo hace el monopolio Clarín. Pero, peor aún, muchos de esos grupos compraron medios o los vendieron ya bajo la vigencia de la Ley y de la mirada cómplice del AFSCA, por caso, la compra por  Cristobal López de C5N, Radio 10 y las FM Pop, Mega y TKM, lo que está prohibido hacer sin la previa aprobación del AFSCA, según establece esa misma norma legal.

Sobre los pulpos telefónicos que ingresaron ilegalmente al negocio de los medios y que ya cuentan con una vasta red (Telefé, DirecTv, Speedy, Arnet, etc), el titular de la AFSCA se limitó a decir que “no es una Ley de Telecomunicaciones”. La “democratización” de la palabra tiene un techo.

También quedó fuera de la exposición de Sabatella la situación de radio Vorterix, del grupo Veintitrés (Szpolski/Garfunkel) que utiliza la frecuencia que antes pertenecía a radio UNO (propiedad de Luis Cetrá) estando claramente prohibido el alquiler o cesión de frecuencias por la ley de medios. Ademas de las decenas de razones sociales, sin vinculación entre sí, que conforman el “grupo” oficialista, donde se deconoce a los verdaderos accionistas, y los directorios están conformados por testaferros. Maniobra que están empezando a imitar otros grupos para “dividirse” y así “adaptarse” a la ley.

Los puestos de trabajo

Sabbatella se encargó de recalcar que “los puestos de trabajo están garantizados” e, inclusive, fue un paso más allá al asegurar que “serán respetados los convenios colectivos de trabajo”. La garantía de esto sería un convenio suscripto entre la AFSCA y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada. Pero éste es el gobierno que dijo que los puestos de trabajo estaban garantizados en Paraná Metal, Malhe y Massuh, entre otras empresas que quebraron. Sin embargo, ahí están esas empresas vaciadas para demostrar que no fue así.

Tomada viene de promover la reforma reaccionaria de la Ley de ART. En esta gente debemos confiar los trabajadores?

Lo cierto es que Sabbatella no pudo dar ninguna precisión concreta sobre cómo se garantizarán los puestos. Por ejemplo, según la Ley y la AFSCA, el grupo Clarín debe desprenderse de más de 220 licencias (de 247 a 24). Qué pasará con todos esos puestos de trabajo? Deberán absorberlos las nuevas licenciatarias bajo la misma modalidad de contratación y con los mismos beneficios?

Es evidente que las condiciones de trabajo de miles de trabajadores sufrirán un desquicio en regla, aunque el gobierno quiera minimizarlo.

Para dispersar las inquietudes, Sabbatella aseguró que la Ley “producirá nuevas posibilidades laborales”. Pero la mayor competencia capitalista, lejos de crear más empleo, flexibiliza la fuerza de trabajo ocupada para hacer más rentable al medio. Las cooperativas, por otro lado, no han conseguido prácticamente licencias y organizaciones como la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) ya llevaron adelante varias movilizaciones a la sede la AFSCA para denunciarlo.

Por este motivo, los trabajadores de los medios de comunicación debemos discutir una posición propia frente a la crisis para defender nuestros puestos de trabajo y nuestras conquistas.

El apoyo de la dirección de la UTPBA a la gestión de Sabbatella y a la Ley de Medios, en estas condiciones, es muy grave. Que se convoquen asambleas en todos los medios para discutir un programa de los trabajadores frente al 7D, independiente de la Corpo de Clarín y la Korpo del gobierno.