El sábado, todos a la asamblea general del SiPreBA

Este sábado se realizará la segunda asamblea general del SiPreBA. La primera parte estará destinada a la elección de la junta electoral, para convocar a elecciones de comisión directiva y, así, dar un paso más en la puesta en pie de este nuevo sindicato que ha surgido al calor de las luchas del gremio de prensa contra el ajuste, la precarización y por la recuperación salarial. Un sindicato que se ha constituido como una respuesta de las bases contra la burocracia decrépita de la Utpba.

 

Este sábado se realizará la segunda asamblea general del SiPreBA. La primera parte estará destinada a la elección de la junta electoral, para convocar a elecciones de comisión directiva y, así, dar un paso más en la puesta en pie de este nuevo sindicato que ha surgido al calor de las luchas del gremio de prensa contra el ajuste, la precarización y por la recuperación salarial. Un sindicato que se ha constituido como una respuesta de las bases contra la burocracia decrépita de la Utpba.

 

Este sábado se realizará la segunda asamblea general del SiPreBA. La primera parte estará destinada a la elección de la junta electoral, para convocar a elecciones de comisión directiva y, así, dar un paso más en la puesta en pie de este nuevo sindicato que ha surgido al calor de las luchas del gremio de prensa contra el ajuste, la precarización y por la recuperación salarial. Un sindicato que se ha constituido como una respuesta de las bases contra la burocracia decrépita de la Utpba.

 

La segunda parte de la asamblea tendrá como objetivo debatir acciones para reforzar la lucha que vienen dando los compañeros del Grupo 23 contra el vaciamiento. Este espacio de la asamblea será abierto a todos los trabajadores, afiliados y no afiliados.

 El surgimiento del SiPreBA, y el rol que está jugando en las luchas en curso contra el ajuste de las patronales, muestra la importancia de la pelea que dimos desde un sector del gremio para romper con la vieja estructura podrida y poner en pie un nuevo sindicato. Comenzamos organizando elecciones de delegados en distintas empresas, exigiendo la convocatoria a paritarias, lanzando las primeras medidas de fuerza generales de todo el gremio de prensa. A cada paso se demostró la disposición de los trabajadores de prensa a defender sus conquistas y terminar con las condiciones de precarización laboral. El plebiscito fue la señal más importante que dio el gremio, cuando más de 2.000 trabajadores se pronunciaron por el nuevo sindicato.

Ahora le toca al SiPreBA dirigir la lucha contra el ajuste en marcha. Un ajuste que lanzó el macrismo, pero que en el gremio de prensa ha tercerizado en manos de los empresarios kirchneristas predilectos. El vaciamiento del grupo 23 amenaza con dejar en la calle a 800 familias. A muchos de ellos todavía les deben tres meses de sueldos, publicaciones que no se imprimen y situaciones laborales indefinidas.

Los trabajadores han dado una respuesta ejemplar: La “permanencia” de la redacción de Tiempo Argentino con su boletín de lucha, el parazo de más de 40 días de los trabajadores de Radio América y el Festival en Parque Centenario con más de 20.000 personas, entre muchas otras iniciativas, marcan el camino para todo el gremio de prensa.

También señalan un método para todos los trabajadores. Los miles de despidos entre los estatales y en algunos sectores privados no han tenido una respuesta firme y consecuente como la de los trabajadores del Grupo 23. Si existiera una respuesta de esta clase frente a la ofensiva del gobierno de Macri y de las patronales, estaríamos en condiciones de frenarla. La principal responsable de que no exista una respuesta del conjunto del movimiento obrero es la burocracia de las centrales sindicales —de distintos colores— que actúan como cómplices del ajuste y de los despidos para justificar su futura claudicación en las paritarias.

En las empresas periodísticas el ajuste también se viene desarrollando: en Clarín, de la mano de los retiros voluntarios y el no remplazo de esos puestos de trabajo. En Perfil, el vaciamiento de la redacción lleva varios años, también con retiros voluntarios, despidos y con la persecución penal a los delegados que serán llevados a juicio de un momento a otro. Lo mismo en BAE y Crónica donde separaron a los trabajadores de sus delegados legítimos con el objetivo de imponer la “convergencia”. En los canales de televisión, mediante el eufemismo de la innovación tecnológica, se desenvuelve una flexibilización cotidiana.

Los empresarios de medios observan el resultado de la lucha de los trabajadores del grupo 23 para desenvolver un ajuste similar en todas las empresas, mediante despidos o directamente rezagando los salarios por debajo de la inflación.

La asamblea general tiene que ser el canal para que la pelea de los trabajadores del grupo 23 cobre nuevo impulso. Proponemos que la asamblea del SiPreBA vote un plan de lucha de todo el gremio de prensa por el triunfo de los trabajadores del grupo 23. Porque no se trata de una lucha por la elemental solidaridad, sino de una lucha por el triunfo de todos los trabajadores de prensa frente al ajuste en curso.

La Naranja de Prensa, 18/02/2016