Elecciones en la Utpba: la lucha contra la proscripción, más firme que nunca

Elecciones en la Utpba: la lucha contra la proscripción, más firme que nunca

Elecciones en la Utpba: la lucha contra la proscripción, más firme que nunca

La lucha contra la proscripción del Frente Naranja, Violeta e Independientes crece en masividad, intensidad y tenacidad. La repercusión de nuestra campaña en los medios (notas en revistas, reportajes a nuestros candidatos en varias radios) es una de las manifestaciones de un proceso que está recogiendo, paso a paso, tanto la solidaridad para que se permita nuestra participación como la indignación y el repudio a la dirección de la Utpba por violar el elemental derecho de elegir y ser elegido que debe regir en cualquier organización que se precie de democrática.

Decenas de pronunciamientos están llegando a nuestro blog: comisiones internas del gremio, personalidades, agrupaciones sindicales, periodistas, gente de la cultura, expresan un sentimiento colectivo muy profundo, que todavía no ha desplegado todo su potencial.

Los compañeros de los medios alternativos se sumaron activamente a nuestra denuncia a través de una militancia persistente, y brindando espacios en sus programas y páginas webs. Saben como nadie que bajo el slogan “La peor opinión es el silencio” se esconde el cinismo de una dirección que no puede ser canal para una visión contra hegemónica de la comunicación sencillamente porque ha abandonado completamente la lucha por las reivindicaciones de los trabajadores concretos y reales que son oprimidos por las patronales de prensa sobre las cuales descansa, precisamente, todo el aparato comunicacional “tradicional”.

El debate en los weblogs que más consultan los periodistas y trabajadores de prensa es lapidario para la conducción celeste y blanca. Casi se han retirado de la discusión los escasos directivos y acólitos del sindicato que pretendieron entreverarse en esas tertulias virtuales. Quiere decir que la Utpba no soporta ni siquiera discutir anónimamente en un foro de Internet. Debe uno imaginarse entonces la voluntad que puede tener de hacerlo en una asamblea general del gremio, en un plenario de delegados.

Es toda una conclusión: la Utpba no puede convocar a ninguna de esas instancias, herramientas decisivas y fundamentales para movilizar a un gremio, porque no puede enfrentar a los trabajadores de prensa reales.

Mientras se analiza nuestro reclamo en el Ministerio de Trabajo, esta semana redoblaremos la agitación en las empresas del gremio. Estaremos en la puerta de Clarín, en Crónica TV, en América, en La Nación, en La Prensa, en Atlántida, en ATC, en Radio Nacional.

Pero estaremos físicamente: nosotros no necesitamos tirar volantes desde arriba de un auto, como ha hecho en algunos medios la Celeste y Blanca, dentro de lo que es una “campaña” casi clandestina y selectiva que privilegia llegar sólo a los lugares en donde ellos creen no tener oposición.

La nuestra es, en cambio, una acción pública porque podemos ir a la puerta de las empresas a discutir con los compañeros cara a cara. Esa es otra de las diferencias. Vamos contra la proscripción. No aflojemos que esto recién empieza.