193[1] 0

Elecciones en la UTPBA: Por un frente antiburocrático

El gremio de prensa vive un momento excepcional. Su rasgo distintivo es que se ha producido un salto en la intervención de los trabajadores en las  distintas instancias de la lucha sindical que protagoniza el gremio. A la masiva participación de compañeros en las asambleas de los lugares de trabajo se sumó en el último período una nueva tendencia a saltar la frontera de la propia empresa en solidaridad con otros conflictos.

Este cambio en la base del gremio vuelve a plantear objetivamente, pero a una nueva escala, la necesidad de recuperar la Utpba para los trabajadores.

El acto en la puerta de Crítica, y todo el proceso previo de aplausazos, marchas y fondos de huelga, son una muestra de este proceso.

En todas estas movidas apareció con fuerza y marcó su presencia el verdadero gremio, el de abajo, el de los compañeros que trabajan, el de las Comisiones Internas y los delegados que todos los días dan la pelea en las empresas.

El gremio de prensa vive un momento excepcional. Su rasgo distintivo es que se ha producido un salto en la intervención de los trabajadores en las  distintas instancias de la lucha sindical que protagoniza el gremio. A la masiva participación de compañeros en las asambleas de los lugares de trabajo se sumó en el último período una nueva tendencia a saltar la frontera de la propia empresa en solidaridad con otros conflictos.

Este cambio en la base del gremio vuelve a plantear objetivamente, pero a una nueva escala, la necesidad de recuperar la Utpba para los trabajadores.

El acto en la puerta de Crítica, y todo el proceso previo de aplausazos, marchas y fondos de huelga, son una muestra de este proceso.

En todas estas movidas apareció con fuerza y marcó su presencia el verdadero gremio, el de abajo, el de los compañeros que trabajan, el de las Comisiones Internas y los delegados que todos los días dan la pelea en las empresas.

También fue clave la intervención de las agrupaciones opositoras unidas en pos de un objetivo común. El acuerdo para participar con una lista única de oposición en la Asamblea de Junta Electoral fue la continuidad de la acción mancomunada que desplegamos en la calle, en cada acción solidaria.

Fueron dos grandes pasos.

Sin embargo, la contradicción entre un gremio movilizado por sus reivindicaciones y una directiva completamente ausente, que vive hace décadas del aporte de los afiliados, que no convoca a paritarias, no organiza al gremio para luchar cuando hay despidos y deja abandonados a los compañeros, se ha agudizado al máximo.
Frente a este panorama, la directiva de la Utpba no tuvo otra alternativa que realizar un fraude tan alevoso y grosero que escandalizó a propios y extraños, introduciendo en el gimnasio de Atlanta a centenares de individuos sin nada que los acreditara como trabajadores de prensa.

Por eso, otra vez de manera unitaria, hemos proseguido la pelea para impugnar la Junta Electoral trucha que impuso la directiva, para garantizar que haya elecciones limpias en la UTPBA y poder recuperarla para sus trabajadores.
Tenemos que dar un nuevo paso.

Las elecciones convocadas para el 28 y el 29 de setiembre próximos serán un campo de disputa fundamental contra la conducción enquistada en el sindicato desde hace 26 años y por la reconquista de la UTPBA para los trabajadores de prensa.

Es una batalla que tenemos que dar unidos.

Los que luchamos por Crítica, los que organizamos el gran acto en la puerta del diario y los que fuimos a dar batalla en la Asamblea fraudulenta de Junta Electoral.

Los compañeros de La Naranja colocamos nuestro programa a debate para forjar un gran frente opositor para las elecciones del gremio. Si lo concretamos será otro gran paso en la recuperación de nuestro sindicato.

PROPUESTA DE PROGRAMA:

  • Por el 35% de aumento de salarios. Antigüedad del 2%.
  • Por la convocatoria a paritarias. Elección de los representantes paritarios por Asamblea.
  • Por el 82% móvil para los jubilados
  • Por un sindicato democrático. Puertas abiertas para los afiliados. Basta de bunker cerrado de los burócratas.
  • Por la elección de delegados en todas las empresas. Reunión mensual del Plenario de Delegados. Asamblea General para debatir todos los temas importantes que hagan a la vida del gremio y de los afiliados.
  • Que los miembros de CD tengan un salario que no exceda el que cobraban en su puesto de trabajo o el de la media de los trabajadores de prensa.
  • Que ningún miembro de CD pueda estar más de dos períodos continuados en la conducción.
  • Que las cuentas de la Obra Social se hagan públicas de inmediato y que se investiguen las de los años que lleva enquistada la actual conducción. Y otro tanto con las de la UTPBA.
  • Que se elija por Asamblea una comisión de afiliados y jubilados para conducir la Obra Social, junto a los responsables de esa tarea de la CD.
  • No a la paz social. Los trabajadores deben mantener su libertad e independencia para luchar por sus intereses.
  • Por recuperar las centrales sindicales para los trabajadores, por su independencia del Estado, las patronales y el gobierno
  • No a la ley de Medios, que prevé distribuir entre distintos monopolios afines al gobierno los medios que hoy concentra, fundamentalmente, el grupo Clarín.
  • Contra los monopolios de todo tipo –estatales y privados- y por la plena vigencia de los derechos de los trabajadores de prensa. Por la defensa incondicional del Estatuto del Periodista y nuestros convenios.