Grave discurso presidencial: los trabajadores tenemos que defender nuestro derecho a reclamar

La presidenta no utilizó la Cadena Nacional para anunciar el fin del impuesto al salario o la suba de los topes por asignaciones familiares. Por el contrario, desplegó una serie de ataques arteros contra los trabajadores: no solo atacó el legitimo derecho de los camioneros a realizar una huelga, sino también atacó a los trabajadores que tomaron el yacimiento de petróleo y gas de Cerro Dragón por reclamar el fin de la tercerización laboral en la industria petrolera.

La presidenta no utilizó la Cadena Nacional para anunciar el fin del impuesto al salario o la suba de los topes por asignaciones familiares. Por el contrario, desplegó una serie de ataques arteros contra los trabajadores: no solo atacó el legitimo derecho de los camioneros a realizar una huelga, sino también atacó a los trabajadores que tomaron el yacimiento de petróleo y gas de Cerro Dragón por reclamar el fin de la tercerización laboral en la industria petrolera.

La presidenta no utilizó la Cadena Nacional para anunciar el fin del impuesto al salario o la suba de los topes por asignaciones familiares. Por el contrario, desplegó una serie de ataques arteros contra los trabajadores: no solo atacó el legitimo derecho de los camioneros a realizar una huelga, sino también atacó a los trabajadores que tomaron el yacimiento de petróleo y gas de Cerro Dragón por reclamar el fin de la tercerización laboral en la industria petrolera.

La lucha de Los Dragones tiene fuertes similitudes con la de los tercerizados del Roca, que le costó la vida a nuestro compañero Mariano Ferreyra, asesinado por una patota sindical. Los medios oficiales se han limitado a contar la versión del pulpo petrolero PAE y de la burocracia sindical dirigida por el ex agente del Batallon 601, Gerardo Martinez, reivindicado por la misma Presidenta.

El gobierno no aprendió nada del asesinato de Mariano; por eso, quizás, todavia sostiene en su cargo a Antonio Luna, subsecretario de Transporte Ferroviario y hombre de Pedraza.

Sin embargo, aún más grave resulta el violento ataque contra Los Dragones que llegó hasta a endilgarle a los mismos obreros de la construcción la muerte, en un accidente de tránsito, de 7 gendarmes que habian sido enviados por el gobierno nacional a reprimir. Esto en el día que se cumplen 10 años del asesinato de Kosteki y Santillán, con cuyos familiares la Presidenta se ‘solidarizó’ y enlazó a su discurso, obteniendo un duro repudio de los familiares de Maxi y Dario.

Como la frutilla del postre, el gobierno se mofó del reclamo por el impuesto al salario al señalar que ‘un 81% no lo paga’. Esto esconde una serie de aspectos: por un lado, bajo este gobierno, se pasó de un 7% a un 19% que pagan Ganancias, o sea, de 700 mil trabajadores a 2 millones. No es poco. Por otra parte, la afirmación presidencial revela la miseria salarial que reina en la enorme mayoria de los asalariados después de 9 años de gobierno.

El gobierno pudo desarmar la ‘conspiración destituyente’ que denuncia constantemente concediendo los reclamos de los trabajadores. Sin embargo, eligió ‘enfrentar a los destituyentes’, con los métodos de la derecha: el ataque artero contra los trabajadores y sus luchas.

Por todo esto, desde La Naranja de Prensa, ratificamos nuestra participación a la convocatoria a Plaza de Mayo por la derogación del impuesto al salario, la suba del tope para asignaciones familiares y por todas las reivindicaciones pendientes. Asimismo, reclamamos a la CGT y a la CTA un plan de lucha para conquistar estas reivindicaciones, con asambleas de base y un Congreso de delegados.