“Hacemos que su empresa de medios sea más rentable”

Este es el lema con el cual se presenta La Máquina de Ideas, la empresa que asesora al Grupo Olmos en el rediseño de sus proyectos editoriales.

La integración de las redacciones de Crónica, BAE, Diario Show y Democracia surge como propuesta del asesoramiento de esta consultora mexicana de medios. Impulsan la “convergencia” de las redacciones buscando imponer un régimen de polivalencia y multifuncionalidad, donde dejarían de existir las especializaciones dentro de la actividad periodística.

Este es el lema con el cual se presenta La Máquina de Ideas, la empresa que asesora al Grupo Olmos en el rediseño de sus proyectos editoriales.

La integración de las redacciones de Crónica, BAE, Diario Show y Democracia surge como propuesta del asesoramiento de esta consultora mexicana de medios. Impulsan la “convergencia” de las redacciones buscando imponer un régimen de polivalencia y multifuncionalidad, donde dejarían de existir las especializaciones dentro de la actividad periodística.

El periodista no escribiría ya en una sección determinada dentro de su medio, ni siquiera controlaría en qué medio saldría publicada la nota que produjo. Lo mismo le pasaría al resto de los trabajadores de prensa: diagramadores, retocadores, correctores, empleados del área comercial, sistemas y administrativos trabajarían para productos que no están asociados a la razón social por la cual fueron contratados. En su web declaran que buscan “una profunda sinergia entre marcas, contenidos y plataformas”.

Esta consultora busca generarle un rédito aún mayor a los empresarios que se beneficiaron con la pauta oficial todos estos años. Aplicando una flexibilidad mayor en redacciones que vienen resistiendo los embates patronales.

¿Ideas de contenido editorial? Ni una. Basta ver su web para darse cuenta que de periodismo no saben nada, aunque dicen tener las “10 claves que van directo al corazón de cómo se están haciendo los periódicos asesorados por LMI para capturar las masas críticas de anunciantes y de lectores en cada uno de los extremos de la cadena de valor”(…) “Redacciones flexibles, con periodistas (redactores, fotógrafos y diseñadores) dispuestos a contar historias que no están en la web ni los tiene otro medio porque son propias.”

 La aplicación de estas recetas flexibilizadoras por una patronal vinculada a la CGT (son conocidos los vínculos de Raúl Olmos con la UOM de Caló),  muestra a las claras hasta dónde ha hecho escuela el sindicalismo empresario de José Pedraza y cia.

 El uso de estas fórmulas noventistas merecen el repudio de todos los trabajadores de prensa. Es el diseño importado de recetas que ya fracasaron en el mundo. Su único éxito, la destrucción del empleo periodístico tal cual lo conocemos. Llegan a Buenos Aires en un momento de ascenso del gremio de prensa: no la van a tener fácil.