Han destruido nuestra Obra Social

Nuestra obra social se encuentra en un proceso de degradación tal que ya no puede cuidar ni preservar la salud de los trabajadores y jubilados del gremio ni la de nuestras familias.

Es uno de los pocos gremios del país que no tiene sanatorio propio, pese a que durante muchísimos años la cápita pagada por los afiliados estuvo entre las más altas de todo el movimiento obrero.

Nuestra obra social se encuentra en un proceso de degradación tal que ya no puede cuidar ni preservar la salud de los trabajadores y jubilados del gremio ni la de nuestras familias.

Es uno de los pocos gremios del país que no tiene sanatorio propio, pese a que durante muchísimos años la cápita pagada por los afiliados estuvo entre las más altas de todo el movimiento obrero.

Pero, además:

  • Prácticamente todas las prestaciones están aranceladas y los médicos externos suelen cobrar el coseguro y la consulta.
  • En el centro de atención de Perón escasean los profesionales, y los turnos en algunas especialidades hay que esperarlos uno, dos y hasta tres meses. (Por ejemplo, Traumatología o Endocrinología, un mes. Urología, tres meses.)
  • Hay una sola farmacia –bien alejada del centro de Perón– que no siempre tiene los medicamentos que necesitamos. Y sólo funciona los días hábiles de 10 a 18 horas.
  • La cartilla de médicos externos y de sanatorios cambia cada dos por tres, dificultando el seguimiento de la atención. Hay escasas opciones profesionales y barriales.
  • No hay consultorio de orientación médica para el paciente que llega a la OS.
  • No hay consultorio de demanda espontánea ni guardia. Especial, pero no exclusivamente, esto es muy importante para los adultos mayores.
  • No hay consultorio de Pediatría, indispensable para consultas por temas urgentes, no graves.
  • La autorización de ciertos estudios (mamografías, ecografías, endoscopias) y la asignación de laboratorio o entidad donde realizarlos demoran habitualmente entre 1 y 3 semanas.

Muchas de estas cuestiones y algunas más las conocemos perfectamente porque las sufrimos cada vez que necesitamos atención médica.

¿Cuales son las causas del deterioro que hoy muestra nuestra OS?

  • La OS no la manejan los trabajadores del gremio aunque el dinero proviene de sus aportes. Está en manos de una gerenciadora –Sygma Servicios Integrales– cuyos propietarios aparecen en causas judiciales vinculadas con estafas, evasión y quiebras fraudulentas.
  • Además, los directivos de la OSTPBA que pusieron a la gerenciadora aparecen vinculados con la causa de los medicamentos “truchos” que investiga el juez Oyarbide. La OSTPBA fue citada entre las primeras ocho vinculadas con el caso.
  • También están vinculados con la compra de medicamentos a un mayorista que no estaba autorizado a venderlos. En este caso es la única OS citada.
  • Hace ya varios años, los directivos de la OS pidieron y recibieron un crédito millonario en dólares del Banco Mundial. Nada se sabe de ese dinero pero al crédito lo hemos pagado con el deterioro de la OS.
  • Y en 25 años nunca han rendido cuentas sobre el destino de nuestros aportes a la OS, que deben ser utilizados exclusivamente para la atención de la salud de trabajadores y jubilados, y sus familias. Tenemos el legítimo derecho de sospechar que el dinero no se ha utilizado sólo para eso, caso contrario tendríamos nuestro propio sanatorio y un servicio de calidad tal que contuviera a todos los compañeros del gremio.
  • La consecuencia de este deterioro es que la OS se ha ido vaciando. Los compañeros que han podido han buscado una alternativa para la atención de su salud y la de sus familias. Y los compañeros activos y jubilados que hoy deben atenderse en la OS sufren las consecuencias de este derrumbe.

 
NUESTRO COMPROMISO:

  • Terminar con la tercerización del gerenciamiento, fuente de corrupción y degradación de la OS.
  • Crear una comisión investigadora del manejo de los fondos y de las causas judiciales que involucran a los directivos de la OS.
  • Pasar el manejo de la OS a una comisión formada por trabajadores activos y jubilados que rinda cuentas periódicamente ante los compañeros del gremio. Que las cuentas de la OS sean públicas y que estén a mano de todos los trabajadores de prensa y no ocultas como en los últimos 25 años.
  • Convocar a especialistas para rearmar la OS con el claro objetivo de que responda a las necesidades de los compañeros del gremio.
  • Trabajar para poner en pie el sanatorio propio que se merecen y pueden tener los trabajadores y jubilados de prensa.

Lista Naranja de Prensa en el Frente de Unidad
El 28 y 29 de septiembre  votá a la lista del Frente