Impugnamos la asamblea de Junta Electoral

Un total de 45 delegados de más de 17 empresas periodísticas –agencias de noticias, diarios, canales de televisión y portales digitales-, en conjunto con las agrupaciones el Colectivo de Trabajadores de Prensa, la Gremial de Prensa y La Naranja de Prensa presentamos un pedido al Ministerio de Trabajo de la Nación (pdf) para que impugne por fraude la Asamblea de Junta Electoral realizada por la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA) el martes 29 de junio en las instalaciones del Club Atlanta.

Un total de 45 delegados de más de 17 empresas periodísticas –agencias de noticias, diarios, canales de televisión y portales digitales-, en conjunto con las agrupaciones el Colectivo de Trabajadores de Prensa, la Gremial de Prensa y La Naranja de Prensa presentamos un pedido al Ministerio de Trabajo de la Nación (pdf) para que impugne por fraude la Asamblea de Junta Electoral realizada por la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA) el martes 29 de junio en las instalaciones del Club Atlanta.

La presentación al Ministerio, que contó con un acta firmada por un escribano público donde se registraron todas las irregularidades durante la Asamblea, es parte de la lucha por conquistar la democracia sindical en el gremio de prensa.

Por ese motivo, se solicitó al Ministerio de Trabajo de la Nación que declare nula la Asamblea Extraordinaria realizada por la UTPBA y, por tanto, que suspenda los plazos del proceso electoral  y no se ponga en funciones a los miembros de la Junta Electoral hasta que haya una nueva Asamblea en la que se garanticen los derechos de los trabajadores de prensa.

Irregularidades

La Directiva de la Utpba hizo ingresar a centenares de personas sin acreditarse de ninguna forma, que bajaron de micros y combis traídos por la misma dirección del sindicato, mientras afiliados que se presentaron con su documentación ante las mesas de control no figuraban en el padrón, como fue el caso de una delegada del diario Buenos Aires Económico y un delegado del diario Crítica de la Argentina, que está peleando por la reapertura de su fuente de trabajo, entre otros.

Los delegados, activistas y agrupaciones opositoras, también denunciamos que el oficialismo presentó dos listas con el objetivo de apropiarse de manera fraudulenta de la mayoría y la minoría.
El accionar de la Directiva apuntó claramente a eludir la presencia unitaria de la oposición en la Junta Electoral, que en una elección con un padrón sospechado de vicios e irregularidades, tiene como fin garantizar la transparencia del proceso electoral. Además, se denunció la presencia en las dos listas de la conducción de un mismo candidato, quien hasta el momento no dio ninguna explicación de tan llamativa “coincidencia”.

Además, denunciamos que la votación se realizó a mano alzada, sin diferenciar a los votantes de cada una, lo cual abre la sospecha de que un mismo votante haya levantado su mano en la elección de ambas listas.

Por si fuera poco, al momento de contabilizar los votos de la oposición, el primer cálculo realizado por un integrante del oficialismo dio como resultado 59 votos y, luego, ante las protestas de la oposición para que se vuelva a contabilizar, la votación ascendió a 92 votos –un 50% más que la anterior-. De todas maneras, esto tampoco corresponde a la realidad, ya que se ha constatado mediante documentos fotográficos que la minoría alcanzó, al menos, 130 votos.

Por último, la Directiva no presentó en su momento –y no lo ha hecho hasta ahora- la cantidad total de asistentes a la Asamblea, porque no lo hizo al inicio de la misma y porque la suma de los votos de las tres listas da una cifra mucho menor de los 1.000 concurrentes que informó la UTPBA en un comunicado oficial. Es decir, que el carácter fraudulento e irregular de la Asamblea es tal que ni la misma Directiva puede dar cuenta exacta de las personas que ella misma hizo ingresar.

Teniendo en cuento todos estos hechos, el conjunto de las agrupaciones opositoras no encuentra otra alternativa que exigir que se anule la Asamblea y se convoque a una nueva con el objetivo de lograr una Junta Electoral que respete la representación real de los trabajadores de prensa y garantice la democracia sindical.