Infofax/Infosic: una nueva etapa

Infofax/Infosic: una nueva etapa

Infofax/Infosic: una nueva etapa

Después de una serie de incumplimientos y de provocaciones por parte de la patronal, el mismo grupo de trabajadores que impidió el cierre de la empresa, paró despidos y reforzó su organización sindical va preparándose para dar pasos adelante. El mes pasado, por ejemplo, aún en un clima de franca hostilidad antisindical y de aprietes y maniobras, una asamblea de trabajadores decidió que no iba a permitir más postergaciones en el ya irregular sistema de cobro de su salario y, ante la mera percepción de que los compañeros estaban dispuestos a pasar a la acción, la patronal no tuvo más alternativa que hacer aparecer el dinero del sueldo de los trabajadores en tiempo y forma.

La parte empresarial, sin embargo, ha anunciado su intención de no convalidar el Convenio Colectivo ni los Estatutos para todo un sector de los trabajadores. Esta intención ha sido rechazada y se ratificó que la defensa de nuestros derechos está más vigente que nunca.

En este sentido, se decidió apoyar con todo la lucha de los compañeros de Perfil. Por eso Infofax/Infosic formó parte del centenar de redacciones que, en todo el país, cumplió con los aplausos convocados por los trabajadores de la Editorial en lucha, el 4 de julio, y una delegación se hizo presente, el día 8, en el acto convocado por los compañeros de la Editorial, cuando promediaba el conflicto. Las amenazas y las provocaciones no pudieron impedir, además, que se llevara adelante la colecta para el fondo de huelga de los compañeros de Perfil.

En una situación en la que los salarios se pagan con retraso, se intima a los trabajadores nuevos a no participar de las asambleas y un clima cada vez más tenso con la patronal, se perfila una intervención de lucha por parte de los trabajadores de la empresa. Las experiencias anteriores de Infofax/Infosic y la actual epopeya de Perfil demuestran que sólo con la lucha se logra parar los ataques de los empresarios. Es hora de pararlos.

Corresponsal, 6 de agosto de 2002
Publicado en el Boletín de La Naranja, de agosto de 2002