La crisis de los subsidios en el curso de economía

Este sábado 1 de septiembre se llevará a cabo la cuarta clase, que dictará Ismael Bermúdez y cuyo eje será el del financiamiento del gasto y la deuda pública. A las 11 (puntual) en Venezuela 818. Inscripciones: curso@lanaranjadeprensa.com.ar

En la tercera clase del curso de economía para periodistas, organizado por la Naranja de Prensa, se analizaron los subsidios, tanto desde el ángulo de su tratamiento en el presupuesto como en su aspecto político, económico y social.

El primer aspecto que resaltó el periodista de Tiempo Argentino, Randy Stagnaro, fue el de la escasa información pública que existe sobre los gastos por subsidios a pesar de que se calcula que este año pueden alcanzar un valor equivalente al 5% del PBI.

En la tercera clase del curso de economía para periodistas, organizado por la Naranja de Prensa, se analizaron los subsidios, tanto desde el ángulo de su tratamiento en el presupuesto como en su aspecto político, económico y social.

El primer aspecto que resaltó el periodista de Tiempo Argentino, Randy Stagnaro, fue el de la escasa información pública que existe sobre los gastos por subsidios a pesar de que se calcula que este año pueden alcanzar un valor equivalente al 5% del PBI.

Por caso, los subsidios no están mencionados en el articulado del Presupuesto nacional 2012 y sólo se los entrevé en las planillas anexas detrás de eufemismos técnicos como “Formulación y ejecución de políticas de transporte automotor” y así por el estilo.

En ese contexto, Stagnaro remarcó que si bien a los efectos del curso, se consideraban subsidios los montos destinados a las empresas de servicios públicos (luz, agua, gas y transporte), el Presupuesto 2012 autoriza muchos más cuyo sentido es reducir los costos empresarios, como los que apuntan a sostener la capacitación, la adquisición de bienes de capital o de tecnología nueva, y que en conjunto suman varios miles de millones de pesos.

Durante el curso se contrastó el nivel de créditos autorizados en las distintas “formulaciones” del Presupuesto con lo que efectivamente se viene gastando en cada rubro subsidiado. Estos últimos datos se encuentran dispersos, en parte en las planillas de la Secretaría de Hacienda (sin desagregados) y en parte en las páginas web de dependencias oficiales, como el Ministerio del Interior y Transporte. De esa comparación surgió (datos de julio) que prácticamente ya se usaron todos los fondos del año destinados a subsidiar el transporte público de pasajeros, el ferroviario y el aerocomercial, quedando un pequeño margen en el caso de la energía (gas y electricidad).

El curso también discutió el sentido social de los subsidios, desmintiendo que sean salario indirecto –como señaló recientemente la presidenta Cristina Fernández- por varias razones: el gobierno fondea los subsidios con recursos generales públicos o con fondos fiduciarios que se alimentan con impuestos específicos (como el del gasoil o el cargo al gas importado) que pagan los trabajadores con sus salarios; el gobierno aplica los subsidios sin dar a conocer los ingresos y ganancias reales de las empresas de servicios públicos (por ejemplo, ¿cuál es el peso del pago de deuda –que se arrastra desde el estallido de la convertibilidad- en los resultados negativos de las firmas de electricidad?) aunque defiende que esa ganancia debe estar contemplada a la hora de establecer una tarifa subsidiada; y porque la política del gobierno de trasladar a la población el costo del subsidiar a las empresas apunta a sostener a éstas y no a defender el bolsillo del trabajador.

Este sábado 1 de septiembre se llevará a cabo la cuarta clase, que dictará Ismael Bermúdez y cuyo eje será el del financiamiento del gasto y la deuda pública. A las 11 (puntual) en Venezuela 818. Inscripciones: curso@lanaranjadeprensa.com.ar