La lucha de Télam crece, la podemos ganar

La lucha de Télam crece, la podemos ganar

Los trabajadores de Télam acaban de cumplir 10 días de paro contra el despido de dos compañeros de prensa y una serie de “reubicaciones” compulsivas de compañeros a los que se los saca de sus tareas habituales como represalia por adherirse a la medida.

La lucha de Télam crece, la podemos ganar

Los trabajadores de Télam acaban de cumplir 10 días de paro contra el despido de dos compañeros de prensa y una serie de “reubicaciones” compulsivas de compañeros a los que se los saca de sus tareas habituales como represalia por adherirse a la medida.

Pero todos los trabajadores se han sumado igualmente a la huelga. Desde el lunes 10, no salen despachos ni cables verdaderos, ya que lo único que emite la agencia son materiales truchados de Internet por las autoridades del medio, lo que, entre otras cosas, constituye además una completa estafa a los abonados al servicio.

La patronal de Télam provocó este conflicto justo en el momento en que los trabajadores se preparaban para luchar por un aumento salarial y un conjunto de reivindicaciones postergadas.

El “progresista” Granovsky, actual director de la Télam, quiere dar un gesto de
autoridad y utiliza métodos similares a los de las administraciones más reaccionarias que tuvo la agencia. Al pretender hacer retroceder la historia laboral de Télam e imponer su “derecho” al despido de cualquier trabajador, la hasta nuevo aviso estrella kirchnerista de la comunicación pública reciente quiere, en realidad, preparar el terreno del achique de la agencia.

Pero Granovsky no está sólo. Ni actúa por cuenta propia. Hasta el momento de impresión de este volante, el Ministerio de Trabajo no ha contestado ninguno de los reclamos y denuncias que han hecho los trabajadores. Es decir que para la cartera laboral el conflicto “no existe”. Todo un guiño para que Granovsky siga con sus fechorías.

Granovsky no está solo. Pero lo estará.

Porque va mal.

El paro crece incesamente en masividad. Las asambleas son cada vez más numerosas y combativas.

Además, el conflicto ganó la calle. E inmediatamente se rodeó de solidaridad. Aún contra el bloqueo informativo que ejercen los principales medios de comunicación y el aislamiento criminal al que lo condena la dirección de la Utpba, una vez más la reserva de autoconvocatoria del gremio de prensa se ha hecho presente para superar a su dirección y ser como fue un factor decisivo en el gigantesco acto realizado en las puertas de la agencia.

Un acto masivo, espectacular, con la presencia solidaria de las comisiones internas de prensa combativas del gremio de prensa, y al que se dieron cita organizaciones sindicales, piqueteras, y sociales en general, artistas solidarios, además de diputados y senadores y dirigentes de todo el arco político e ideológico de la política nacional.

Excepto la Utpba, el gremio de prensa ha comprendido que la lucha de Télam contra los despidos y por el salario es la lucha de Crónica, Perfil, Infobae, La Nación, El Cronista. El gremio todo está recorrido hoy por despidos, persecuciones, atrasos salariales, flexibilización.

Es una tarea de honor, entonces, quebrar la política de aislamiento propatronal de la dirección de la Utpba, llamando al gremio a autoconvocarse en defensa de Télam.

Si gana Télam, ganamos todos.

Por la reincorporación de los despedidos y el cese de las persecuciones.
Fuera el patrón “progresista” Granovsky de Télam