La Naranja de Prensa no avalará las elecciones fraudulentas

 Cuando falta sólo una semana para la nueva fecha de realización de las “elecciones” en el gremio fijada por la burocracia de la UTPBA (y avalada por el Ministerio de Trabajo), la cartera laboral aún no dio respuesta al pedido de impugnación realizada sobre 2.500 integrantes del padrón electoral trucho, que hasta ahora la conducción se había negado a entregar a las listas opositoras y que fue sistemáticamente convalidado a lo largo de los años por la cartera laboral.

 Cuando falta sólo una semana para la nueva fecha de realización de las “elecciones” en el gremio fijada por la burocracia de la UTPBA (y avalada por el Ministerio de Trabajo), la cartera laboral aún no dio respuesta al pedido de impugnación realizada sobre 2.500 integrantes del padrón electoral trucho, que hasta ahora la conducción se había negado a entregar a las listas opositoras y que fue sistemáticamente convalidado a lo largo de los años por la cartera laboral.

 Tomada recién abrió un canal que permitió a la oposición contar con el padrón electoral ante la tremenda crisis para la burocracia que supusieron las luchas independientes por las paritarias, la elección masiva de delegados, la formación del plenario completamente opositor y una intimatoria decisión judicial.

Pero el Ministerio, que convalidó  la asamblea fraudulenta de Junta Electoral y luego las elecciones truchas de septiembre del año pasado, suspendidas finalmente por la Justicia, ha buscado en estos meses una salida que permita la supervivencia de la burocracia y que contenga la irrupción de una expresión independiente de los trabajadores -manifestada en el Plenario Autoconvocado de Delegados- , en un escenario de inflación desbocada y paritarias que serán “calientes”.

Por esa razón no llamó a nuevas elecciones sino que sostuvo la anterior convocatoria fraudulenta (sólo se cambió la fecha) y mantuvo en píe a toda la estructura que armó el fraude, comenzando por la Junta Electoral adicta la burocracia que, obvio, ya rechazó las 2.500 impugnaciones.

Reiteramos: desde el momento en que conformamos la Multicolor y se consolidó el Plenario Autoconvocado de Delegados, dijimos claramente que la condición ineludible para participar en las elecciones eran la limpieza total del padrón y la renuncia de la Junta Electoral de la burocracia, responsable del fraude orquestado.

El Ministerio de Trabajo sigue en silencio. No da ninguna señal de que de que esté dispuesto a aceptar las impugnaciones presentadas, porque eso supondría un fuerte golpe a la burocracia.

Es que el reconocimiento de tamaño fraude plantearía “barajar y dar de nuevo”: nuevo padrón, nuevas elecciones, nueva Junta Electoral, que una representación del Plenario se haga cargo transitoriamente de la conducción del gremio.

No es ésta la orientación de la cartera laboral.

Rechazamos la idea de que la posibilidad de ganar la minoría sea una razón suficiente como para participar. Eso supone que la mayoría y el manejo del sindicato seguiría en manos de los burócratas actuales.

Una participación en los comicios con los padrones truchos -y con todo el proceso electoral en manos de la burocracia- es un salvavidas para una dirección sindical agotada y un golpe mortal para el proceso de recuperación del gremio de prensa que ha dado lugar a los paritarios electos en asamblea, la elección de delegados en todas las empresas y el surgimiento del Plenario Autoconvocado que representa a la enorme mayoría de los trabajadores.

Supone, ni más ni menos, que otorgarle a la burocracia que destruyó el gremio y es repudiada por todos los trabajadores de prensa, el aval para que tenga en sus manos la conducción del sindicato por otros tres años más y para que ella y las patronales puedan hacer retroceder el proceso de organización independiente representado hoy por el Plenario Autoconvocado de Delegados.

La pelea administrativo-judicial está destinada al fracaso y retrasa la puesta en pie de un nuevo sindicato de los trabajadores.

Por esa razón desde La Naranja de Prensa dejamos en claro ante el conjunto de los trabajadores de Prensa que no vamos a avalar, con nuestra participación, estas elecciones fraudulentas y llamamos a los demás agrupaciones y al conjunto de los delegados y demás compañeros del gremio a repudiar este nuevo fraude y a tomar la tarea de construir un nuevo sindicato que sea la expresión real del gremio de prensa.

LA NARANJA DE PRENSA

24 de febrero de 2014