La Naranja de Prensa repudia el nuevo accionar mafioso de Gendarmería en Zavaleta

Desde La Naranja de Prensa repudiamos el hostigamiento contra los vecinos de Zavaleta y los compañeros de La Garganta Poderosa, que se repite en forma constante y se hizo carne en madrugada del miércoles con disparos frente a la Plaza Kevin, a metros de donde asesinaron al niño de sólo 9 años.

 

Desde La Naranja de Prensa repudiamos el hostigamiento contra los vecinos de Zavaleta y los compañeros de La Garganta Poderosa, que se repite en forma constante y se hizo carne en madrugada del miércoles con disparos frente a la Plaza Kevin, a metros de donde asesinaron al niño de sólo 9 años.

 

Denunciamos que este nuevo ataque ocurre a menos de una semana del lanzamiento de “Control Popular de las Fuerzas de Seguridad”, un plan que pone a los vecinos a organizarse para controlar a las fuerzas represivas en Zavaleta.

Tras el hecho, que ocurrió el miércoles 2 de octubre, los mismos vecinos sacaron fotos a los gendarmes, guardaron el cartucho de escopeta y la bala que encontraron para presentarlos como prueba. Además, denunciaron que absolutamente todos los gendarmes se borraron de la Plaza Kevin cuando ellos llegaron.

La Naranja de Prensa se solidariza con la Garganta y manifiesta su repudio al accionar mafioso de Gendarmería que sigue hostigando a los vecinos y compañeros de la revista, como lo habían hecho el 16 de septiembre, cuando cayeron armados y sin identificación en la redacción de la revista. Como ya hemos dicho, estos hechos son parte de una política de seguridad de mano dura en manos del gobierno nacional, encabezados por derechistas como Sergio Berni y Alejandro Granados.

Es fundamental que los trabajadores de prensa difundamos lo que sucede en Zavaleta, que es solo una expresión más de una mafia represiva más amplia como lo es la desaparición de Luciano Arruga en manos de la bonaerense del derechista Daniel Scioli, socio político de Cristina Fernández, o bien la participación de la Policía Federal en el crimen de Mariano Ferreyra. No hay dudas de que el discurso progresista de la Ley de Medios está aplastado bajo la bota represiva del Estado.

Responsabilizamos al gobierno nacional por la seguridad e integridad de los vecinos de Zavaleta y de la Garganta Poderosa.

Luchemos para que no haya ni una bala más ni un pibe menos.

 

La Naranja de Prensa, viernes 4 de octubre de 2013.