La Naranja de Prensa se solidariza con el periodista Germán de los Santos

El periodista Germán de los Santos, corresponsal de La Nación y El Litoral, fue amenazado de muerte a raíz de sus investigaciones sobre la expansión del narcotráfico en Rosario y la explosión de violencia por el control territorial del negocio de las drogas.

El repudio a la amenaza derivó en una fuerte movilización en Rosario en respaldo al trabajador de prensa bajo el lema “Para que no nos silencien”. Fue convocado por el Sindicato de Prensa de Rosario (SPR). 

El periodista Germán de los Santos, corresponsal de La Nación y El Litoral, fue amenazado de muerte a raíz de sus investigaciones sobre la expansión del narcotráfico en Rosario y la explosión de violencia por el control territorial del negocio de las drogas.

El repudio a la amenaza derivó en una fuerte movilización en Rosario en respaldo al trabajador de prensa bajo el lema “Para que no nos silencien”. Fue convocado por el Sindicato de Prensa de Rosario (SPR). 

“Esta convocatoria es una muestra contundente de solidaridad activa con Germán de los Santos, amenazado por el desarrollo de su trabajo profesional en la investigación del accionar del narcotráfico en Rosario y de los hechos de violencia ligados al control territorial por parte de las diversas bandas criminales”, señaló el SPR. 

Rosario está tomada por el narcotráfico, y centenares de asesinados cada año dan de eso un testimonio atroz. Los 21 puertos privados de esa ribera la han transformado en un centro internacional del comercio de drogas. Las bandas que manejan la operatoria local cobran en especies; es decir, en drogas que luego comercializan en el mercado interno. La lucha de esas bandas por el territorio ha derivado en guerra. La policía santafecina está al servicio del narcotráfico, y recientes escuchas telefónicas han emporcado incluso al gobernador, Antonio Bonfatti. Los grandes beneficiarios de estos negocios mafiosos son los bancos que lavan el dinero ilegal. La descomposición es total: hace sólo unos días ejecutaron a Norma Virginia Bustos, quien había denunciado a una banda narco por el asesinato de su hijo. El binnerismo, bajo la bandera del “progresismo”, es tributario y cómplice de estas mafias.

El tráfico de drogas también atraviesa al kirchnerismo: droguerías traficantes de efedrina aportaron fondos a la campaña presidencial de Cristina Fernández de Kirchner. Peritos de la Corte Suprema indicaron que aquella campaña de 2007 se financió, además, con fondos sospechados de lavado de dinero (La Nación, 7/9). A mediados de este año, la Justicia procesó al ex titular de la agencia la Sedronar, José Ramón Granero, denunciado por ingresar al país materias primas para la elaboración de drogas ilegales y alterar documentación. En ese hecho están vinculados los hermanos Zacarías, que pertenecen al entorno de los Kirchner desde hace casi treinta años (La Nación, 20/11].

Queda claro que el narcotráfico y las mafias se desarrollan  en connivencia con el Estado. 

Desde la Naranja de Prensa repudiamos las amenazas a Germán de los Santos, nos solidarizamos con él y hacemos responsables tanto al gobierno nacional como provincial por cualquier atentado contra su vida y la de su familia.

Nos sumamos a esta lucha en defensa irrestricta de la libertad de expresión. Luchemos para que no nos silencien.