foto luis

La Naranja de Prensa se solidariza con el reportero gráfico reprimido en Neuquén

La Naranja de Prensa expresa su repudio a la brutal represión ocurrida en Neuquén el miércoles pasado contra los miles de compañeros movilizados para repudiar la aprobación, en la legislatura provincial, del pacto YPF-Chevron. La movilización intentaba impedir un nuevo saqueo de nuestros recursos naturales impulsado por el gobierno de Cristina Fernández en favor del monopolio petrolero estadounidense.

La Naranja de Prensa expresa su repudio a la brutal represión ocurrida en Neuquén el miércoles pasado contra los miles de compañeros movilizados para repudiar la aprobación, en la legislatura provincial, del pacto YPF-Chevron. La movilización intentaba impedir un nuevo saqueo de nuestros recursos naturales impulsado por el gobierno de Cristina Fernández en favor del monopolio petrolero estadounidense.

La represión de la Policía de Neuquén –provincia gobernada por el derechista Sapag– se prolongó durante horas con gases lacrimógenos y decenas de compañeros heridos con balas de goma. Uno de ellos fue internado por el impacto de una bala de plomo. Entre los internados por la represión estuvo el trabajador de prensa, Luis García, reportero gráfico del diario “Río Negro”, quien estaba cubriendo la protesta.

La Naranja de Prensa se comunicó con Luis García para transmitirle su solidaridad ante la brutal represión sufrida. El trabajador contó a La Naranja que estuvo internado ese mismo día luego de haber recibido un balazo de goma en la cabeza que le hizo perder el conocimiento.

Así lo relató: “Eran las cuatro de la tarde. Estaba sacando fotos de la manifestación cuando de repente veo una ráfaga de unos diez policías que disparan balas de goma contra la gente. Yo estaba ahí, a dos o tres metros de la Policía, sin poder cubrirme. Me pegaron los balazos de goma en la cabeza y en las piernas. Perdí el conocimiento. Según me contaron los que estaban presentes–yo ya estaba inconsciente- la Policía me empezó a pegar patadas en el piso e incluso me dicen que me pegaron un culatazo con una escopeta en la cabeza. Los balazos de goma los apuntaron a la cabeza”.

Y siguió: “Recobré el conocimiento ya en el hospital a las cinco de la tarde. Estaba con suero. Me dieron el alta el miércoles a las once de la noche. Estoy recuperándome. Tengo marcas en la cabeza, una herida bien marcada en la pierna izquierda; cuatro balazos de goma en esa pierna izquierda y cinco en la derecha, además de piedrazos en las piernas”.

Luis García contó que es reportero gráfico hace 24 años. “He estado en grandes manifestaciones y sé cuidarme. Estuve en la Pueblada; le saqué fotos al milico que mató a Teresa Rodríguez. Nunca pensé que me podía pasar lo del miércoles. Estaba muy sacada la cana”, aseguró. Y concluyó, con valor: “Soy reportero gráfico, quiero mucho a este trabajo”.

La Naranja de Prensa se solidariza una vez más con el trabajador agredido, Luis García, y con los miles de maestros, estatales, trabajadores y jóvenes reprimidos en Neuquén por la misma policía que asesinó a Carlos Fuentealba, y quienes se movilizaron para repudiar el acuerdo entreguista entre Chevron e YPF. Exigimos la investigación y el castigo a los responsables materiales y políticos de estas acciones.