La próxima batalla: “Crónica”

García se prepara para la guerra, los trabajadores deben actuar
La próxima batalla: “Crónica” (Boletín Naranja, agosto 2002)

García se prepara para la guerra, los trabajadores deben actuar
La próxima batalla: “Crónica” (Boletín Naranja, agosto 2002)

García se prepara para la guerra, los trabajadores deben actuar
La próxima batalla: “Crónica” (Boletín Naranja, agosto 2002)

El 11 de julio pasado la patronal del diario Crónica solicitó al Ministerio de Trabajo que se la habilite para abrir un “Procedimiento preventivo de crisis”. El objetivo es iniciar una “reestructuración” que, naturalmente, significará despidos masivos con indemnizaciones de miseria como mínimo. A los pocos días, varios compañeros denunciaron haber detectado, además, la presencia en el diario, “de visita”, del mismo jefe policial que comandó el operativo represivo que se descargó contra los trabajadores de Crónica durante la heroica lucha del año pasado.

Está claro, entonces, que Héctor Ricardo García se prepara para la guerra. Es que es imposible esperar otra cosa de una empresa que, concursada, en los últimos dos años
ha hecho de la rebaja salarial, el despido, el pago en cuotas y atrasado de los sueldos y la persecución sindical el método para intentar resolver su propia bancarrota.

Como ha fracasado, entre otras cosas por la enorme resistencia de los compañeros de Crónica, viene por más y pretende redoblar la apuesta, ya ni siquiera para superar su crisis dentro de los marcos de una “Crónica ajustada”, sino directamente procediendo a un vaciamiento y liquidación de la fuente de trabajo, por lo demás toda una moda entre las patronales argentinas (Bruckman, Zanón, Panificadora 5, “El Diario” de Villa María, en Córdoba y 1200 empresas más en todo el país, cuyos dueños se han fugado).

Los trabajadores de Crónica saben esto. Por eso en la primera Asamblea realizada tras que se conociera la solicitud de la empresa al Ministerio se expresó la voluntad de rechazar y repudiar la pretensión patronal. Estamos, entonces, a las puertas de una nueva batalla, que se desarrollará en un terreno ahora abonado por la gran victoria obtenida por los trabajadores de Perfil que hicieron recular a Jorge Fontevecchia en su intento de eliminar el Estatuto y despedir 200 trabajadores.

Así como para los trabajadores de Editorial Perfil la lucha de Crónica fue una referencia que remachó la idea de que con la huelga, la ocupación y el piquete se pueden frenar los despidos, los trabajadores Crónica deben seguir, a su vez, el camino de los compañeros de Perfil, quienes, además de emplear todos esos métodos, hicieron descansar una parte importante de su victoria en la solidaridad activa, efectiva y militante de todo el gremio de prensa y del movimiento piquetero y de las asambleas populares en lucha.

Los trabajadores de Crónica no pueden darse el lujo de esperar que el agua llegue al río. El balance sobre las virtudes y defectos de la lucha del 2001 debe procesarse de manera práctica, en acto, y debe incorporar la victoria de Perfil. Es decir, deben prepararse para parar y ocupar ante el primer despido. Como parte de esos preparativos deben salir ya mismo a rechazar en todos los planos la maniobra patronal en el Ministerio de Trabajo. Si hay crisis en Crónica, que se abran los libros y que García responda con su fortuna personal. Ni un despido.

La UTPBA debe convocar a un plenario de delegados de todo el gremio de prensa para organizar anticipadamente la solidaridad activa con Crónica, preparatorio de una Asamblea General que emplee a todo el gremio en defensa de los compañeros.