Las vueltas y más vueltas de la cámara empresaria

 

Que en más de tres meses no hayamos podido alcanzar ningún acuerdo con la cámara se debe, en primer lugar, a la política dilatoria y de maniobras de la representación patronal.

Durante todo ese período evitó dar respuesta al tema central de la paritaria, que es el salarial.

De eso no se habla.

Y, cuando se hable, dijo, será para el 2012. En este camino están las dilaciones: comenzamos a reunirnos a mediados de año y, por sus maniobras, estamos en octubre y todavía ni siquiera se abordó el tema.

 

Que en más de tres meses no hayamos podido alcanzar ningún acuerdo con la cámara se debe, en primer lugar, a la política dilatoria y de maniobras de la representación patronal.

Durante todo ese período evitó dar respuesta al tema central de la paritaria, que es el salarial.

De eso no se habla.

Y, cuando se hable, dijo, será para el 2012. En este camino están las dilaciones: comenzamos a reunirnos a mediados de año y, por sus maniobras, estamos en octubre y todavía ni siquiera se abordó el tema.

En el medio la cámara intentó introducir el planteo de ampliar el horario de trabajo, quitar a los jefes del convenio y modificar la indemnización especial. Esto fue rechazado por nuestros paritarios, pero no salió del escenario y no es de descartar que la cámara lo vuelva a escena como un “justificativo” para posponer los debates centrales de la paritaria, el primer lugar el del tema salarial.

La representación patronal tampoco dio respuestas a la mayoría de los demás temas planteados. La propuesta respecto de la antigüedad es insignificante, porque ni siquiera alcanza a la media que ya están cobrando los trabajadores de los diarios.

En el tema de guardería, propone mucho menos de lo que cuesta “una guardería de primera categoría” como establece nuestro convenio. Esto en un tema que alcanza a no más de un centenar de compañeras de los miles de trabajadoras y trabajadores de la rama.

Pareciera que tomando la vieja frase “si quieres que algo no avance, forma una comisión”, en la primera reunión de las dos comisiones formadas ahora para analizar los temas de la agenda, la cámara pidió tres semanas más –hasta mediados de octubre- para presentar su propuesta de incorporación de los compañeros no incluidos en el convenio (sistemas, por ejemplo) a alguna categoría de las existentes. Y propueso que recién después de ponernos de acuerdo sobre este punto, abordemos el tema de los básicos salariales.

Y como broche, planteó que “es muy difícil que lleguemos a un acuerdo sobre la fijación de un mínimo para las colaboraciones” porque, en su criterio, deben estos compañeros deben seguir negociando individualmente con las patronales el valor de las notas.

Dilaciones y maniobras, esa es la política patronal en la paritaria.