Los trabajadores de la Revista Veintitrés repudiaron la censura de Szpolski

Los trabajadores de la Revista Veintitrés repudiaron en asamblea la censura de la patronal del ultrakirchnerista Sergio Szpolski de una nota sobre la masacre del tren en Once y que fuera escrita por el periodista Tomás Eliaschev.
Szpolski en persona fue a la imprenta para que se parara la edición y en las páginas de la revista no aparecieran las denuncias de trabajadores y delegados ferroviarios sobre la responsabilidad que le cabe al gobierno en la muerte de 51 pasajeros y las heridas de otros 700.

Los trabajadores de la Revista Veintitrés repudiaron en asamblea la censura de la patronal del ultrakirchnerista Sergio Szpolski de una nota sobre la masacre del tren en Once y que fuera escrita por el periodista Tomás Eliaschev.
Szpolski en persona fue a la imprenta para que se parara la edición y en las páginas de la revista no aparecieran las denuncias de trabajadores y delegados ferroviarios sobre la responsabilidad que le cabe al gobierno en la muerte de 51 pasajeros y las heridas de otros 700.

La censura en medios oficialistas no es una novedad. Hace no mucho, la patronal del diario Página 12, eliminó un párrafo del artículo del periodista Darío Aranda sobre el carácter oficialista del gobierno provincial de Santiago del Estero, cómplice de las masacres que los terratenientes llevan adelante para desalojar a los campesinos de sus tierras. Y sin siquiera quitarle la firma del periodista.

En TELAM sigue el “periodismo militante”. Del cable sobre la conferencia de prensa de los familiares de Lucas Menghini eliminaron la denuncia y el repudio de ellos contra la ministra Nilda Garré por querer ésta adjudicarle parte de la “culpa” de la muerte al propio Lucas.

La pelea contra la censura en los medios capitalistas requiere de la organización independiente de los trabajadores respecto de sus patronales –oficialistas y opositoras, estatales y privadas- en defensa de sus condiciones de trabajo y de sus conquistas, como la única forma de garantizar la libertad de expresión de los periodistas.