Maniobra kirchnerista en el gremio de prensa

Ante el completo agotamiento y disgregación de la burocracia que dirige la UTPBA, se ha lanzado una agrupación en el gremio donde se encuentran ex directivos del sindicato y funcionarios kirchneristas.
Este agrupamiento, llamado “La Gremial”, reivindica sin condicionamientos a las direcciones de la CGT y la CTA, además de apoyar la Ley de Medios, a la que ubica como parte de una lucha “por la libertad de expresión e información”.

Ante el completo agotamiento y disgregación de la burocracia que dirige la UTPBA, se ha lanzado una agrupación en el gremio donde se encuentran ex directivos del sindicato y funcionarios kirchneristas.
Este agrupamiento, llamado “La Gremial”, reivindica sin condicionamientos a las direcciones de la CGT y la CTA, además de apoyar la Ley de Medios, a la que ubica como parte de una lucha “por la libertad de expresión e información”.
La iniciativa parte directamente del gobierno nacional, que en un marco de crisis política y enfrentamiento con un sector de las patronales de los medios de comunicación, busca encuadrar a los trabajadores detrás de su política.
Es decir que, luego de años de lucha contra las patronales llevada adelante por los delegados y activistas independientes, se les propone apoyar a una burocracia sindical (CGT-CTA) y a un gobierno que, en lo que a medios de comunicación refiere, se ha mostrado siempre del lado de los empresarios “amigos” (Werthein, Spolsky, Hadad).
Por otra parte, cuando el Estado mismo es la patronal, como es el caso de Radio Nacional y Telam, el gobierno K ha sido sistemáticamente hostil a la organización sindical independiente, suspendiendo trabajadores o desconociendo la representación gremial. Por lo tanto, pedirles a los mismos trabajadores que sufren la censura gubernamental en carne propia, que apoyen a los K en su cruzada por la “democratización de los medios” es, lisa y llanamente, un desproposito.
¿Qué posición tomará La Gremial sobre la censura y los ataques a la organización de los trabajadores en los medios estatales?

¿Qué historia recuperar?
La Gremial señala en su documento que busca “recuperar la historia” de la UTPBA, de la cual uno de sus principales impulsores fue secretario Adjunto durante varios años. Según esta versión, habría un parte aguas en el derrotero de la burocracia que dirige nuestro sindicato a partir de la salida de Néstor Piccone, quien hasta hace poco fue representante del Estado argentino en Telesur, entre otros puestos oficiales tales como los que ocupó en Radio Nacional y Canal 7 o su candidatura para ocupar un lugar en el Consejo Federal de aplicación de la nueva Ley de Medios.
La leyenda cuenta que hasta determinado momento, existían las asambleas generales y las reuniones del cuerpo de delegados, así como luchas colectivas por el salario y los puestos de trabajo. Y después ya no.
Es falso.
Ya la directiva que integró Piccone planteó la inutilidad e inconveniencia de la realización de reuniones del Cuerpo de Delegados –porque en ellas se manifestaban los delegados combativos del gremio- y de Asambleas que no fueran las regimentadas y para aprobar la Memoria y el Balance. Por esa razón es que hace 17 o 18 años que no se reúne el Cuerpo de Delegados. De asambleas, ni hablar. Paritarias, nunca en los 26 años.
La política defendida por la dirección del sindicato fue siempre la de aislar las luchas y reclamos salariales al marco de cada empresa. Aunque esto se agudizó con el tiempo, es un pecado de origen, no una “desviación”.
En este aspecto, el documento de La Gremial es coherente, ya que tampoco hoy realiza un planteamiento salarial concreto ni una crítica a los 26 años sin paritarias.

¿Recuperar el sindicato de la burocracia o con la burocracia?
La Gremial dice que si bien “la UTPBA necesita estar a tono con el mapa gremial actual”, eso no implica que “quienes simpatizan todavía con la conducción no tengan cabida en una experiencia renovadora como la que planteamos”.
En la lucha contra la burocracia del sindicato tienen cabida todos los trabajadores de prensa. Eso no cabe siquiera aclararlo. Otra cosa es si por los “simpatizantes actuales”, se entiende a directivos de la actual conducción. Pensamos que no se va a “recuperar” el sindicato con los que lo destruyeron.
Los trabajadores de prensa necesitamos una nueva dirección pero que refleje la historia de lucha de los compañeros y la emergencia de los nuevos activistas anti patronales, es decir, la transición que viven los trabajadores entre el agotamiento de una burocracia enquistada y el surgimiento de una nueva conducción completamente independiente de los gobiernos de turno, que pelee por todas las reivindicaciones pendientes, con el método de las asambleas y los plenarios de delegados. La Naranja de prensa está comprometida en ese camino.