marcha protesta editorial perfil despidos silva eduardo 0128

Masivo acto en las puertas de Perfil

Más de 300 compañeros participaron hoy del acto en las puertas de Perfil, contra los despidos que la patronal intentó imponer el martes con el envío de 21 telegramas, lo que fue frenado por los trabajadores de la Editorial con un paro fulminante, que motivó la intervención del Ministerio de Trabajo con el dictado de una conciliación obligatoria.

Los oradores del acto, que nucleó,  además, a todas las comisiones internas de la prensa escrita del  gremio y varias de la televisión, destacaron el  carácter estratégico de la resolución de la Asamblea de Perfil, que votó acatar la conciliación sólo con la garantía de que los compañeros volvían a sus puestos pero con tareas. De esta manera se le cerró el paso a la típica maniobra patronal que mientras acepta la conciliación impide que los trabajadores despedidos retornen a sus labores habituales para desmoralizarlos y aislarlos de sus compañeros.

Más de 300 compañeros participaron hoy del acto en las puertas de Perfil, contra los despidos que la patronal intentó imponer el martes con el envío de 21 telegramas, lo que fue frenado por los trabajadores de la Editorial con un paro fulminante, que motivó la intervención del Ministerio de Trabajo con el dictado de una conciliación obligatoria.

Los oradores del acto, que nucleó,  además, a todas las comisiones internas de la prensa escrita del  gremio y varias de la televisión, destacaron el  carácter estratégico de la resolución de la Asamblea de Perfil, que votó acatar la conciliación sólo con la garantía de que los compañeros volvían a sus puestos pero con tareas. De esta manera se le cerró el paso a la típica maniobra patronal que mientras acepta la conciliación impide que los trabajadores despedidos retornen a sus labores habituales para desmoralizarlos y aislarlos de sus compañeros.

El acto, además de masivo, fue tan emotivo como combativo. Esto seguramente estuvo inspirado en la reacción espectacular de los trabajadores de Perfil con su huelga, pero también en la confesión del patrón de Perfil, Jorge Fontevecchia, quien a la hora de justificar los despidos advirtió que para las empresas era más barato robar fotos de Internet que pagarle su trabajo a los reporteros gráficos. Así, el empresario tuvo el mérito de poner, sin filtro y en blanco sobre negro, todo un programa que las patronales ya desenvuelven, consistente en aprovechar las nuevas tecnologías para precarizar, despedir, ajustar y flexibilizar.

El acto se convirtió, entonces, en una gran manifestación de trabajadores de prensa contra la precarización laboral y por la defensa del convenio.

El contenido de las intervenciones le dieron, incluso, carácter asambleario.
Los representantes de las comisiones internas denunciaron que, en paralelo a la violación de la propiedad intelectual que supone usar gratis imágenes robadas de Internet, las patronales están avanzando gradual pero persistentemente en la imposición para que los redactores saquen fotos cuando cubren una nota, lo que viola el convenio colectivo de nuestra rama, que no prevé ninguna forma de polivalencia o multiplicidad de tareas. Una compañera subrayó, en este punto, que quienes más se ven presionados para realizar esta “doble actividad” son los compañeros colaboradores, es decir que son víctimas de una nueva precarización en la precarización en la que ya se encuentran, privados de aportes jubilatorios, cobertura de salud, vacaciones y aguinaldo, entre otras cosas.

“El redactor no tiene que sacar fotos y el fotógrafo no tiene que escribir notas”, coincidieron algunos compañeros para advertir que, con esa modalidad, no solo se tiende a suprimir el puesto de trabajo de uno y de otro sino que, además, se deterioran, mientras tanto, las condiciones de trabajo y la calidad de la nota del periodista y de la imagen que procura el reportero gráfico.

El acto sirvió también como plataforma de lanzamiento de una acción que el gremio de prensa necesitaba y reclamaba desde años. El secretario general de la interna de Perfil y militante de la Naranja de Prensa, Rubén Schofrin, anunció que la comisión interna de la Editorial impulsará, junto con la Utpba, la convocatoria a una asamblea abierta de trabajadores para que sesione en las puertas de la empresa el día anterior a la conciliación obligatoria. De esta manera, el gremio podrá discutir, junto con los trabajadores de Perfil, que salida adoptará de conjunto de acuerdo a la actitud que tome la patronal tras el fin del laudo ministerial.

La convocatoria a esta asamblea anticipa el método con el cual el gremio de prensa en su totalidad debería elaborar su posición de cara a los acontecimientos que se avecinan con el llamado 7D. Entendemos que, aunque aún se trate de una incógnita en muchos sentidos, el proceso de “desinversión” al que el Gobierno intentará obligar al Grupo Clarín y a otros grupos comunicacionales en el marco de la Ley de Medios, supondrá, más temprano que tarde, toda una reestructuración del mapa de medios de comunicación de la Argentina, con sus consabidos ganadores y perdedores, y frente al cual los trabajadores necesitamos imponer nuestros resguardos y nuestras salidas, más allá de las ideas políticas que cada compañero y sus representantes sindicales tenga.

Esto porque el método de la deliberación democrática y de la obediencia a las resoluciones de asamblea es la única posibilidad de procesar esas diferencias preservando la unidad de acción. El objetivo no puede ser otro que “dotarnos de un programa independiente de los trabajadores para defendernos de las patronales de una u otra Corpo, para garantizar los puestos de trabajo de cada compañero, lo que incluye necesariamente la defensa de su libertad de expresión como parte de sus condiciones de trabajo y no como estímulo a que se declare despedido por imperio de la libertad de conciencia”, según expresó Schofrin en el cierre del acto.