No a las expulsiones de compañeros en Radio Nacional

En un hecho gravísimo (que se emparenta con la brutal provocación de la burocracia de la UTA contra los trabajadores del subte), la directiva de AJEPROC procedió a expulsar del gremio a cinco afiliados en Radio Nacional, entre ellos dos delegados de base. AJEPROC es un gremio de correo que agrupa a la mayoría de los trabajadores de la radio, ya que, en sus orígenes, Radio Nacional estuvo asociada a la actividad telepostal.

En un hecho gravísimo (que se emparenta con la brutal provocación de la burocracia de la UTA contra los trabajadores del subte), la directiva de AJEPROC procedió a expulsar del gremio a cinco afiliados en Radio Nacional, entre ellos dos delegados de base. AJEPROC es un gremio de correo que agrupa a la mayoría de los trabajadores de la radio, ya que, en sus orígenes, Radio Nacional estuvo asociada a la actividad telepostal.
La directiva de este gremio los acusa de impedir que se llevaran a cabo las últimas elecciones para renovar delegados. La denuncia no resiste ningún análisis: cinco compañeros, entre ellos tres mujeres, no podrían frenar nunca la acción de todo un sindicato. La misma situación que está viviendo el Cuerpo de Delegados del subte, que ha sido notificado por la burocracia de la UTA de que pretende expulsarlos como delegados, quitándoles además, los fueros gremiales.
En realidad, ocurrió todo lo contrario: hacía un año que los
trabajadores de la Radio venían reclamando que el sindicato se dignara a renovar el mandato de sus representantes. Intimados por el
Ministerio de Trabajo y la Justicia, la burocracia de AJEPROC se vio obligada a convocar a elecciones, pero pretendió hacerlo con un padrón a su gusto, que dejaba sin votar a más de la mitad de los trabajadores. La reacción contra el fraude fue masiva y el acto eleccionario suspendido.
En represalia la burocracia que comanda Horacio Zungri armó una
pantomima de asamblea extraordinaria para fraguar las expulsiones. El 95% de los asistentes a esa supuesta asamblea nunca había pisado Radio Nacional.
La medida no tiene otro fin que quebrar cinco años ininterrumpidos de lucha de los trabajadores de la Emisora contra las inacciones y traiciones de su dirección sindical. Su objetivo es dejar a los compañeros desamparados, a merced de la patronal, con la que actúa en connivencia.
Ya se encuentra en marcha una campaña para frenar las expulsiones
truchas. Llamamos a todo el movimiento obrero a pronunciarse contra este atropello.

  • No a las expulsiones de compañeros de Ajeproc
  • Fuera la burocracia de Zungri y sus matones de Radio Nacional
  • Fuera Zungri de Ajeproc