¿Para qué quiere Moyano una radio si sus ataques a la huelga de Kraft salen por cadena nacional?

Ayer fue un día aleccionador para los trabajadores. El secretario general de la CGT, Hugo Moyano, usó el mismo contacto con la prensa para hacer una defensa cerrada de la Ley de Radiodifusión que impulsa el Gobierno, reclamar para el Sindicato de Camioneros una radio y atacar de una manera artera la heroica huelga que llevan adelante los trabajadores de Kraft Food (ex Terrabusi) contra los más de 150 despidos impuestos por la empresa norteamericana.

Ayer fue un día aleccionador para los trabajadores. El secretario general de la CGT, Hugo Moyano, usó el mismo contacto con la prensa para hacer una defensa cerrada de la Ley de Radiodifusión que impulsa el Gobierno, reclamar para el Sindicato de Camioneros una radio y atacar de una manera artera la heroica huelga que llevan adelante los trabajadores de Kraft Food (ex Terrabusi) contra los más de 150 despidos impuestos por la empresa norteamericana.

Pocos días después de que la Unión Industrial pidiera públicamente la represión de los trabajadores, las críticas de Moyano a los huelguistas y al cuerpo de delegados que dirige el conflicto son una contraseña para que el plan patronal de desalojo avance.

¿Esas son las posiciones que Moyano pretende canalizar mediante los espacios que consiga con la “democratización” de la comunicación que impondría la nueva ley de Servicios Audiovisuales? ¿O sólo los usará para blanquear los suculentos aportes que recibió para su sindicato de las tres últimas direcciones de la Superintendencia de Salud?

El repudio a las declaraciones criminales de Moyano contra la lucha de los compañeros ¿tendría algún espacio en el 33% que la ley prevé para las “organizaciones sin fines de lucro?

La huelga, la ocupación y el piquete en defensa de los puestos de trabajo y como resultado de la movilización y la deliberación asamblearia independiente de los trabajadores constituyen una de las manifestaciones más altas y genuinas de la libertad de expresión que pueda alcanzarse en la sociedad bajo el domino patronal.

El ataque y la hostilidad del jefe mayor de los burócratas kirchneristas a todo el proceso que protagonizan los compañeros de Kraft Food desnuda en su esencia toda la patraña oficialista sobre la democratización de las comunicaciones a partir de la nueva Ley de Radiodifusión.