Paritarias de prensa: después del quite de firmas, paro y marcha

Viernes 26-Abr – 11hs en el Ministerio de trabajo (Alem 650)

Por 35% de aumento para el 2013.
Mínimo salarial de $7000 para las categorías iniciales de cada escalafón
Anticipo de $1.800 a cuenta

Por el 2% del salario de aspirante por año de antigüedad / Por un mínimo de $1000 para las colaboraciones. Fin de la precarización laboral, y el pase a planta de colaboradores / 7 de junio, Día del Periodista, sea un feriado no laborable / El salario no es ganancia, eliminación de los topes al pago de las Asignaciones Familiares. Que las patronales se hagan cargo / Por $1500 de guardería.

La paritaria del gremio de prensa está arrancando con todo. Al contundente retiro de firmas del 3 de abril, con asambleas en todos los medios y aplausazos, le seguirá este viernes 26  un paro de tres horas (de 11 a 14), con una marcha al Ministerio de Trabajo, para fortalecer la presencia de la comisión paritaria en el inicio formal de las negociaciones con las cámaras empresarias.

¿Un plan de lucha en regla ante una paritaria que aún no comenzó? Sí, porque el Ministerio de Trabajo y las empresas están manejando los tiempos de la negociación a su antojo e imponen dilaciones. Ya han enviado una serie de señales que pretenden restringir la participación de los paritarios electos en asamblea en la negociación, es decir que está buscando cómo regimentar la paritaria para poner en caja el cuadro de alza en la movilización que vive el gremio en el último período. Y también porque iremos a la primera audiencia no solo a ratificar el pliego votado en las asambleas sino también a exigir un anticipo de 1.800 pesos para todas las categorías, para el mes de abril, porque la primera reunión transitará con el acuerdo anterior ya vencido.

Viernes 26-Abr – 11hs en el Ministerio de trabajo (Alem 650)

Por 35% de aumento para el 2013.
Mínimo salarial de $7000 para las categorías iniciales de cada escalafón
Anticipo de $1.800 a cuenta

Por el 2% del salario de aspirante por año de antigüedad / Por un mínimo de $1000 para las colaboraciones. Fin de la precarización laboral, y el pase a planta de colaboradores / 7 de junio, Día del Periodista, sea un feriado no laborable / El salario no es ganancia, eliminación de los topes al pago de las Asignaciones Familiares. Que las patronales se hagan cargo / Por $1500 de guardería.

La paritaria del gremio de prensa está arrancando con todo. Al contundente retiro de firmas del 3 de abril, con asambleas en todos los medios y aplausazos, le seguirá este viernes 26  un paro de tres horas (de 11 a 14), con una marcha al Ministerio de Trabajo, para fortalecer la presencia de la comisión paritaria en el inicio formal de las negociaciones con las cámaras empresarias.

¿Un plan de lucha en regla ante una paritaria que aún no comenzó? Sí, porque el Ministerio de Trabajo y las empresas están manejando los tiempos de la negociación a su antojo e imponen dilaciones. Ya han enviado una serie de señales que pretenden restringir la participación de los paritarios electos en asamblea en la negociación, es decir que está buscando cómo regimentar la paritaria para poner en caja el cuadro de alza en la movilización que vive el gremio en el último período. Y también porque iremos a la primera audiencia no solo a ratificar el pliego votado en las asambleas sino también a exigir un anticipo de 1.800 pesos para todas las categorías, para el mes de abril, porque la primera reunión transitará con el acuerdo anterior ya vencido.

Las patronales también lanzaron su plan de lucha

Los mensajes intimidatorios y chantajistas que Clarín y La Nación le dirigieron a sus trabajadores, AEDBA los convirtió en una carta que dirigió a la cartera laboral, donde lloran por la caída de ingresos por publicidad, la de la circulación por el emergente de los medios digitales y el cepo publicitario impuesto por el Gobierno. Así, buscan preparar el terreno de lo que seguramente será una oferta salarial a la  baja, con el redoblado chantaje de no “comprometer los puestos de trabajo”.

Sin embargo, el elemento distintivo de la etapa es la disposición de los trabajadores del gremio para conseguir las reivindicaciones planteadas: 35% de aumento salarial, un mínimo de 1.000 pesos para las colaboraciones, la incorporación a planta de todos los tercerizados y el reclamo de que las patronales se hagan cargo del impuesto a las ganancias y la devolución de las asignaciones familiares.

Gran triunfo en Clarín

Durante marzo, en las redacciones de más de 20 diarios, agencias de noticias, puntocom y revistas, se realizaron asambleas donde volvieron a elegirse delegados paritarios de base y se aprobó el pliego reivindicativo.

La asamblea en Clarín, la primera en 13 años, reunió a más de 300 trabajadores. De allí partió el reclamo para que la patronal reciba de una buena vez a la comisión interna y pague la deuda que tiene con el personal por el incumplimiento paritario del año pasado.

Para apoyar el pedido se resolvió un quite de firmas en todos los medios del grupo para el jueves 4 que terminó siendo masivo y alcanzó incluso a prácticamente todo el personal jerárquico de la redacción. La medida fue acompañada con similar masividad en las distintas empresas, con quite de firmas, asambleas y aplausos. Fruto de esta movilización general y, en particular, la de los propios compañeros de los medios de Clarín, la patronal terminó reconociendo a la comisión interna después de varios meses de ningunearla, y la recibió en medio del quite de firmas. En la reunión, los delegados entregaron el pliego reivindicativo que la empresa responderá a la brevedad. Un enorme triunfo.

Con el marco de la ley de medios

El año pasado, la ley de medios atravesó el desarrollo de la discusión salarial. El kirchnerismo llegó a acusar a La Naranja de Prensa de “trabajar para Magnetto”, argumentando que ante la ausencia de comisión interna en el grupo Clarín, las medidas de fuerza sólo se iban a cumplir en los medios oficialistas, perjudicándolos en su competencia con “la corpo”. Todo lo contrario: los trabajadores de Clarín se sumaron a las medidas, eligieron delegados paritarios, lo que permitió que saliéramos de la negociación con las patronales con un piso salarial para todos los diarios (el primero en 21 años), con un aumento general de salarios y con la elección, en las vísperas del malogrado 7-D, de la comisión interna en los medios gráficos de “la corpo”.

Las paritarias 2013 se dan en el contexto de la prohibición oficial para los súper y las cadenas de electrodomésticos de publicar avisos en los diarios, apuntando especialmente a los opositores. A esto, dicen las empresas, se le suma la caída general de la pauta publicitaria privada fruto de la crisis. La respuesta de las patronales ha sido anunciar ajustes de todo tipo y la apertura inmediata de retiros voluntarios. Intentan condicionar el desarrollo de las paritarias y buscan descargar la crisis sobre sus trabajadores.

Nuestra política

En el plenario de delegados se denunció que el Gobierno quiere cercenar las paritarias, condicionándolas aun más que en el pasado. Los topes salariales y los acuerdos a largo plazo buscan imponer salarios a la baja que permitan mantener las ganancias patronales.

En todo el tiempo que lleva la pelea mediática entre el gobierno y Clarín, la posición oficial del kirchnerismo fue presionar a los trabajadores del multimedios a que renuncien a sus puestos de trabajo “para no hacerle el juego a la corpo”. La de los trabajadores fue elegir la Comisión Interna para pelear por sus derechos.

Están claros, entonces, los campos y las políticas para enfrentar la situación. Los trabajadores que ratificaron en cada empresa el pliego encabezado por el pedido del 35% han sido claros en demostrar que no quieren ver sus salarios pulverizados por la inflación y que no están dispuestos a pagar los costos de la crisis por la pelea de buitres en el Gobierno y sus medios acólitos y la Corpo antiobrera. Esto en el marco de una crisis generalizada por los cambios en el proceso tecnológico y la obsolescencia de la gestión capitalista de la comunicación social basada en el corset del beneficio privado, la censura interna, el deterioro de las condiciones de trabajo y creación,  la subordinación de la información a los negocios propios y ajenos, y el verticalismo y la regimentación de los procesos de trabajo que las redes sociales y la emergencia de internet no han hecho otra cosa que sobreexponer y acelerar.

Contactos: Ruben Schofrin (15 5981 1006) / Randy Stagnaro (15 5702 4049) / Leonardo Villafañe (15 5338 8404)