plenario de trabajadoras

Por un gran Encuentro de lucha por los derechos de las mujeres

El Encuentro Nacional de Mujeres será el escenario de un debate a fondo por la defensa de los derechos de las mujeres. 


El Encuentro Nacional de Mujeres será el escenario de un debate a fondo por la defensa de los derechos de las mujeres. 


Las expectativas generadas por el kirchnerismo en este punto han terminado en un completo fracaso. Las reivindicaciones han sido archivadas en aras de los acuerdos con la Iglesia católica y el gran capital. En la época de Néstor Kirchner, los enfrentamientos verbales con la iglesia no pasaban de la necesidad de modificar el artículo 86 del código penal para “clarificar” los casos de aborto no punible. Era claro que el poder de la Iglesia sobre el Estado se mantenía incólume. A partir de esa constatación, el movimiento de mujeres, orientó su batalla detrás del reclamo por el aborto legal. Ello, a pesar de que sus integrantes pro-gubernamentales estaban más preocupadas por defender el “modelo” que por priorizar la agenda de las mujeres. La realidad, sin embargo, se impuso brutalmente: cuando asumió Cristina Fernández, el kirchnerismo reforzó los puentes con la Iglesia al sostener que el aborto no era un tema de salud, sino de ‘política penal’. La aprobación del Código Civil y Comercial, reclamado por la corporación patronal y por la Iglesia, significa un ataque frontal para el derecho al aborto legal en la Argentina.  

Este cuadro de ataques estatales a las mujeres deja en claro que la violencia social es la expresión de la violencia institucional. En Argentina, es asesinada una mujer cada 30 horas por parte de parejas o ex parejas. Las políticas gubernamentales están destinadas a trasladarle la responsabilidad estatal a los individuos. “Sacá tarjeta roja” o “sin clientes no hay prostitución” son los taparrabos que encubren la participación estatal en estos delitos. La mujer violentada y sometida no puede sacar ‘tarjeta roja’: antes que endilgarle esa responsabilidad, el Estado debe rendir cuentas sobre lo que ha hecho para modificar el cuadro de sometimiento de la mujer.

La violencia contra las mujeres tendrá en Salta un gran protagonismo, encarnado en la lucha de las Comisiones de familiares contra la Impunidad del Estado, que llevarán casos como el de Paulina Lebbos y muchos otros. Días antes de la llegada de miles de mujeres, los parlamentarios salteños del PO anunciarán el proyecto de Ley que plantea que jueces y fiscales que atiendan cuestiones de violencia de género sean electos por las mujeres de forma democrática.

El Encuentro estará signado por el ajuste en curso, donde el gobierno y la oposición están empeñados en trasladarle a trabajadores y trabajadoras el peso de la bancarrota nacional. Las mujeres organizadas en las comisiones de apoyo a las luchas, como la de Ecotrans o las que están precarizadas a través de los planes Argentina Trabaja, estarán presentes, mostrando la naturaleza patronal y precarizadora del modelo kirchnerista. 

A pocos días de un nuevo aniversario del asesinato de Mariano Ferreyra, y de que esa misma patota sindical dejara postrada a Elsa Rodríguez, el Encuentro recogerá las denuncias sobre el incremento de la tercerización laboral. Los despidos, las suspensiones y el ajuste, junto al ahogo de las cooperativas surgidas al calor de las luchas del 2001, serán objeto de una extendida denuncia. Aborto legal, juntada de firmas contra el Código Civil y Comercial, elección de jueces y fiscales para seguir casos de violencia contra las mujeres, denuncia de la precarización laboral y contra el ajuste, los despidos y las suspensiones serán parte de la agenda por la que nuestra delegación batallará en cada taller y en las calles. Reforcemos la organización para avanzar por lo nuestro.

 

Plenario de Trabajadoras