Por una Junta Electoral democrática y elecciones limpias en la Utpba

Martes 29 de junio a las 20,30 en Humboldt al 300

Las cuatro agrupaciones que organizamos el acto del 7 de junio en la puerta del diario Crítica resolvimos ir con una lista común a la Asamblea General que designará la Junta Electoral, responsable de fiscalizar las elecciones para renovar la dirección de la Utpba a fines de septiembre.

Se trata de una instancia decisiva, que requiere de todos los afiliados al sindicato una participación plena, activa y masiva, para que en la Junta estén representados todos los sectores que intervendrán en el comicio.

Por eso, La Naranja de Prensa, La Gremial de Prensa, La Violeta y El Colectivo de Trabajadores de Prensa hemos llegado a un acuerdo con el fin de lograr que sea electa una Junta Electoral democrática, que garantice que las elecciones se hagan con padrones depurados, sin proscripciones y sin maniobras fraudulentas.

Las elecciones para renovar nuestra dirección sindical llegan cuando el gremio de prensa atraviesa una etapa excepcional. Por un lado, un gremio movilizado, que rompe las fronteras de la lucha reivindicativa de cada empresa y se solidariza con otros conflictos, y por el otro, una directiva fantasmal e inútil, que vive hace décadas del aporte de los afiliados y no hace nada.

Martes 29 de junio a las 20,30 en Humboldt al 300

Las cuatro agrupaciones que organizamos el acto del 7 de junio en la puerta del diario Crítica resolvimos ir con una lista común a la Asamblea General que designará la Junta Electoral, responsable de fiscalizar las elecciones para renovar la dirección de la Utpba a fines de septiembre.

Se trata de una instancia decisiva, que requiere de todos los afiliados al sindicato una participación plena, activa y masiva, para que en la Junta estén representados todos los sectores que intervendrán en el comicio.

Por eso, La Naranja de Prensa, La Gremial de Prensa, La Violeta y El Colectivo de Trabajadores de Prensa hemos llegado a un acuerdo con el fin de lograr que sea electa una Junta Electoral democrática, que garantice que las elecciones se hagan con padrones depurados, sin proscripciones y sin maniobras fraudulentas.

Las elecciones para renovar nuestra dirección sindical llegan cuando el gremio de prensa atraviesa una etapa excepcional. Por un lado, un gremio movilizado, que rompe las fronteras de la lucha reivindicativa de cada empresa y se solidariza con otros conflictos, y por el otro, una directiva fantasmal e inútil, que vive hace décadas del aporte de los afiliados y no hace nada.

Mediante el fraude y la manipulación, la directiva actual pretende usar las elecciones de septiembre para contraponerlas al proceso de movilización antiburocrático que hoy vive el gremio.

Por todo esto tenemos que ir a Atlanta, para que se exprese en la Junta Electoral la representación de mayoría y minoría que establece el Estatuto social de nuestro gremio.