Que las asambleas rechacen la “oferta” del 12%

Levantar el plan de lucha sin mandato es un crimen

Centenares de trabajadores de prensa participamos el lunes, del acto en la puerta de La Nación y la marcha hasta el Ministerio. El plan de lucha, quedó claro para todos, viene creciendo a paso firme.

En la reunión paritaria posterior, la cámara patronal y el Ministerio de Trabajo continuaron con las maniobras y presiones para que levantáramos las medidas.

AEDBA NOS OFRECE UN 12%

Levantar el plan de lucha sin mandato es un crimen

Centenares de trabajadores de prensa participamos el lunes, del acto en la puerta de La Nación y la marcha hasta el Ministerio. El plan de lucha, quedó claro para todos, viene creciendo a paso firme.

En la reunión paritaria posterior, la cámara patronal y el Ministerio de Trabajo continuaron con las maniobras y presiones para que levantáramos las medidas.

AEDBA NOS OFRECE UN 12%

AEDBA volvió a condicionar la presentación de una “nueva” propuesta a que “suspendiéramos” por diez días las medidas de fuerza. La “oferta” es de un 20% de aumento en tres cuotas, la primera de las cuales es en abril (a cobrar en mayo) y la última en enero del 2013 (a cobrar en febrero).

Anualizada, la propuesta es de un 12%, ya que la primera cuota, de un 8%, recién la pagan en mayo, dejando durante 5 meses sin aumento alguno a los compañeros de las empresas que tienen vencido el acuerdo desde diciembre del año pasado. Y hasta octubre, solo tendremos un 8% contra una inflación pronosticada del 20/25 % para los primeros 10 meses del año.

Pero hay más. En varias empresas, el último aumento fue cobrado en agosto del año pasado. Esos compañeros se pasarán 9 meses sin aumento alguno.

La UTA firmó un pésimo acuerdo del 18% a cobrar de inmediato. Los docentes, un 21% que ni siquiera fue aceptado por los sindicatos del sector. Los trabajadores de prensa no pueden aceptar una propuesta bochornosa que es la peor de todas.

UNA PROPUESTA INACEPTABLE

El abogado de AEDBA, responsable fáctico de los 11 meses de dilaciones en las paritarias, agregó que “tenía en su cabeza mecanismos por los cuales se podían sumar un par de puntos más” para que “al final” del período que abarque el acuerdo salarial “se llegue al 24 o 25 por ciento”. Esos mecanismos ni siquiera fueron explicitados porque, según aclaró, “no es algo que haya acordado la Cámara”.

Si planteó un nuevo condicionamiento: que aceptáramos que, más allá de cómo fuera el convenio, “en los papeles” apareciera que “el aumento es del 20%”. Fantástico! Un nuevo punto de acuerdo de “la Corpo” con el gobierno del 20 % para todas las paritarias.

De ninguna manera vamos a mentirle al gremio sobre el carácter del acuerdo que se firme.

SIN MANDATO, NO

Ante esto se abrió un debate en la delegación de paritarios e integrantes de la conducción de la UTPBA, lo que obligó a realizar una votación, en un cuarto intermedio. Siete delegados paritarios y los tres miembros de la conducción aceptaron el levantamiento de las medidas por siete días hábiles –en la práctica 10 días- para negociar con AEDBA en ese lapso.

Dejamos constancia que ninguno de los paritarios tenía mandato para levantar las medidas de lucha. Y también, que el levantamiento se produjo a pocas horas de una nueva demostración de fuerza del gremio en la puerta de La Nación, poniendo blanco sobre negro, que los trabajadores de prensa están para mucho más que esta propuesta miserable de la Cámara patronal.

Otros cinco paritarios, entre ellos los compañeros de La Naranja, planteamos que la propuesta no era diferente que la anterior del 15% porque postergaba todas las cuotas y eso licuaba la diferencia entre las dos. Y que el resto eran promesas vagas en boca de un personaje que había llegado a retirar de la mesa y frente a los funcionarios del Ministerio una propuesta de escalas salariales que había presentado formalmente.

Planteamos rechazar nuevamente la extorsión. Luego, en búsqueda de una posición unitaria que, a su vez, al menos debilitara la maniobra patronal, contrapropusimos que el plazo fuera sólo hasta el viernes.

Sostuvimos que la política de plantear el levantamiento de las medidas por diez días sin que estuviera planteada una propuesta mínimamente aceptable tenía el sentido, por parte de la Cámara, de desactivar la movilización que desarrolló el gremio en estas últimas tres semanas y que tiene a las patronales de los diarios preocupadas y divididas por el alcance que han tenido.

La semana previa, ante la misma extorsión del Ministerio y de la Cámara patronal, nos negamos a levantar las medidas sin que el plenario de delegados y las asambleas por empresa fijasen posición.

Por eso entendimos y entendemos que se trata de un error haber aceptado las condiciones de la Cámara y el Ministerio y que hay que evitar caer en la trampa. Estamos a tiempo.

En un plenario realizado el martes 10 los compañeros de La Naranja planteamos una crítica al levantamiento de las medidas en esas condiciones y que había que mostrarle a la patronal que si no llegábamos a un acuerdo, íbamos a retomar y profundizar el plan de lucha. Y que era central que el plenario votara ponerle fecha a una asamblea general del gremio -de afiliados y no afiliados- el jueves 19, al día siguiente del vencimiento de la conciliación, donde se debería aprobar el convenio firmado o, si las negociaciones fracasan, organizar la continuidad del plan de lucha con un paro de 24 horas. El plenario se levantó sin que se pudiera votar.

Hay que alertar al conjunto del gremio de la situación y preparar, en las asambleas de las empresas, las condiciones para retomar el plan de lucha si fracasan las negociaciones.