Radio Nacional: asambleas y batucadas para defender el triunfo

Radio Nacional: asambleas y batucadas para defender el triunfo

Radio Nacional: asambleas y batucadas para defender el triunfo

Los trabajadores de Radio Nacional obtuvieron un nuevo triunfo salarial. Luego de varias semanas de asambleas, batucadas y otras acciones, los compañeros lograron un aumento de 19% para todas las categorías, 220 pesos de refrigerio no remunerativos, 1030 pesos por única vez a pagar en julio y un plus por título de entre 15 y 25 por ciento (un alto porcentaje de trabajadores de la radio tiene título secundario, terciario o universitario). Además, los trabajadores lograron otro avance en la conformación del básico, al lograr el blanqueo de nuevas sumas, que impactan a la hora del cálculo de importantes ítems.

Para tener una dimensión de la conquista, hay que considerar que el básico de un compañero de la categoría 5, la más numerosa de la emisora, pasará de 1090 pesos a más de 1.400 pesos. Y a esto hay que sumarle todas las otras conquistas salariales.

Pese al logro, el ánimo de los compañeros no se había aplacado. No sólo repudiaban en sucesivas asambleas el hecho de que las direcciones de las distintas burocracias (SAL, AATRAC, AJEPROC, FOECYT ) lo hubieran firmado a espaldas de los trabajadores, sino que también manifestaban su insatisfacción respecto del porcentaje del aumento remunerativo (el pedido de aumento surgido de las asambleas era del 40%). Además, los compañeros reclamaban porque no se cumplía el compromiso patronal -que data del plan de lucha anterior- de pasar al básico los 250 pesos de aumento conseguidos en aquella oportunidad y porque no les pagaban el 2% por año de antigüedad que también se había logrado en una lucha anterior.

Con esas cosas “pendientes”, las autoridades de la radio echaron más leña al fuego al dilatar el pago de los $1030 acordados por única vez para julio. Esto fue enfrentado de manera ejemplar por los compañeros, que mantuvieron una constante movilización al interior de la radio. Batucadas diarias y asambleas masivas donde, entre otras medidas, se votó un corte de calle para el día miércoles 26, fueron los instrumentos que permitieron torcer el brazo de la patronal, que se vio obligada a depositar el dinero el mismo día que se iba a realizar el piquete (la radio está en pleno microcentro).

Con este triunfo los compañeros quedaron en inmejorables condiciones para ir por los puntos restantes: el pase al básico de las sumas que aún quedan afuera, incluido los 220 de refrigerio logrados ahora, el cumplimiento del aumento de la antigüedad y la exigencia, votada en asamblea, de que los delegados combativos participen junto a las direcciones sindicales burocráticas en la discusión paritaria que está abierta desde hace varios meses sin que se sepa nada sobre su desarrollo.

La Uptba no da pie con bola

Los delegados de Uptba, que tienen la representación de los compañeros del informativo, dieron otra vez un espectáculo lamentable. Borrados de las asambleas intergremiales a poco de comenzado el proceso, mientras los compañeros resolvían medidas para garantizar el pago de los $1030 hicieron rancho aparte y en una reunión/asamblea ultraminoritaria votaron la realización de paros progresivos de una hora por turno a partir del viernes 21, cuando los restantes trabajadores estaban en lucha desde por lo menos el lunes anterior. Encima era puro camelo, porque en la mayoría de los casos, cuando tocaba la hora del paro, el trabajo había sido adelantado. Algún locutor, no afectado a la medida, cuando debió tomar su turno y se encontró con toda la producción resuelta, les llegó a preguntar: “¿No era que ustedes estaban de paro?”.

Corresponsal de La Naranja de Prensa

28 de julio