Repudiamos el intento de aplicar la ley antiterrorista contra un trabajador de prensa

Por primera vez buscan aplicar la ley antiterrorista —impulsada por el kirchnerismo— contra un trabajador de prensa en Santiago del Estero. Se trata del caso del periodista Juan Pablo Suárez, director del diario Última Hora, quien cubrió los levantamientos policiales durante diciembre de 2013.

Por primera vez buscan aplicar la ley antiterrorista —impulsada por el kirchnerismo— contra un trabajador de prensa en Santiago del Estero. Se trata del caso del periodista Juan Pablo Suárez, director del diario Última Hora, quien cubrió los levantamientos policiales durante diciembre de 2013.

Los hechos sucedieron cuando el policía Nelson Norberto Villagrán se encadenó en la plaza central de Santiago del Estero reclamando un aumento salarial. Lo entrevistaban el propio Suárez y una camarógrafa cuando un comando policial detuvo a Villagrán. Los periodistas regresaron a la redacción para difundir lo filmado. Dos horas después, cincuenta policías allanaron el diario, incautaron material periodístico y se llevaron detenido a su director. Suárez estuvo preso durante diez días. Fue imputado en su condición de periodista por instigación a cometer delitos y sedición en perjuicio del Estado provincial.

Ahora, no sólo lo acusa a Suárez de sedición, sino que se agrava la carátula con el artículo 212 del Código Penal y el artículo 41 quinquies, según publicó el portal Plaza de Mayo.com.

“Se recaratuló la causa y ahora tiene los agravantes del artículo 212 y del 41 quinquies, lo cual supone que mi cliente es un terrorista, que actuó contra los poderes públicos y la democracia, es una calificación muy grave”, sostuvo el abogado Víctor Nazar, representante de Suárez. Y agregó: “No conozco un precedente nacional sobre esta situación. Yo creo que es un tiro por elevación a los periodistas de Santiago del Estero: ‘Si se atreven a contar lo que pasa acá, les puede llegar la ley antiterrorista’. Es muy grave todo”.  

El artículo 212 —que se desprende de la ley 11.179— señala: “Será reprimido con prisión de tres a seis años el que públicamente incitare a la violencia colectiva contra grupos de personas o instituciones, por la sola incitación.”.

El artículo 41 quinquies, impulsado por el kirchnerismo y aprobado en diciembre de 2011, establece: “Cuando alguno de los delitos previstos en este Código hubiere sido cometido con la finalidad de aterrorizar a la población u obligar a las autoridades públicas Nacionales o gobiernos extranjeros o agentes de una organización internacional a realizar un acto o abstenerse de hacerlo, la escala se incrementará en el doble del mínimo y el máximo”.

De este modo, Suárez podría pasar entre seis y doce años preso, debido a la duplicación de las penas establecida por el kirchnerismo a través de la ley antiterrorista.

Como ya hemos señalado desde la Naranja de Prensa cuando se produjo la detención de Suárez, estamos ante un ataque en regla a la libertad de trabajo de un trabajador de prensa en ejercicio de su labor —cometido bajo un gobierno provincial aliado del kirchnerismo— que sienta graves precedentes para el gremio de prensa y se inscribe en una política regimentadora con la ley antiterrorista, la ley antimovilización, la condena a los petroleros de Las Heras y la designación de Milani. 

A la vez, es el desmoronamiento total del relato kirchnerista, que se ha ufanado de ser garante de la libertad de expresión y la pluralidad de voces y que, lejos de ello, ha demostrado reiteradas veces que no tiene otra intención que la de regimentar a los trabajadores. 

Para aplicar los ajustes contra los trabajadores, el gobierno sube la apuesta en su escalada de derechización. Desde La Naranja de Prensa nos solidarizamos con Juan Pablo Suárez y llamamos al gremio de prensa y a todas las agrupaciones a repudiar este grave atentado contra la libertad más elemental.