Repudiamos la represión de las mineras

La Naranja de Prensa repudia la oleada de represiones provinciales y ataques destada contra la lucha de los pueblos de Catamarca, Tucuman, La Rioja y San Juan, entre otras provincias, que intentan frenar distintos megaproyectos mineros que amenazan con saquear los recursos naturales y destruir el medio ambiente de esos lugares.

La Naranja de Prensa repudia la oleada de represiones provinciales y ataques destada contra la lucha de los pueblos de Catamarca, Tucuman, La Rioja y San Juan, entre otras provincias, que intentan frenar distintos megaproyectos mineros que amenazan con saquear los recursos naturales y destruir el medio ambiente de esos lugares. La salvaje represión en Tinogasta, al igual que en Tucuman o previamente en Belen, -que contó con grupos paraestatales vinculados a las mineras, además de las fuerzas de seguridad- revelan una decisión política para defender los intereses de los grandes grupos mineros internacionales en contra del deseo mayoritario de la población de preservar los recursos naturales y el patrimonio histórico. 

La represión contra los manifestantes incluyó, en algunos casos, ataques dirigidos contra los trabajadores de prensa y sus herramientas de trabajo con el fin deliberado de impedir cualquier registro de la represión que se llevó adelante contra la población. Un caso testigo es Radio El Algarrobo, la principal difusora de la lucha del pueblo catamarqueño contra La Alumbrera, que sufrió permanentes interrupciones y obstaculos para poder transmitir durante los momentos en que se llevaba adelante la represión. Nada de esto entró en el radar del llamado “periodismo militante” que desde sus programas insignia atacó la lucha contra la mineria, en linea con el discurso presidencial y haciendo caso omiso a la brutal represión.

Es una tarea de todo el gremio de prensa defender a nuestros compañeros  perseguidos y atacados por apoyar una causa justa que debe ser apoyada por todos nosotros. 

No a la megamineria a cielo abierto

No a la represión

¡Solidaridad con Radio El Algarrobo!