Se presentó la lista 3 en la CTA

Frente a la crisis que atraviesa la CTA y su amenaza de fractura, con su dirección divida por intereses ajenos a los trabajadores, como el apoyo al gobierno o a un sector de la patronal agraria, más de 1.600 candidatos en 13 provincias constituyeron la lista 3, Frente de Unidad Clasista, para enfrentar el derrumbe de la CTA con un programa de los trabajadores.

Frente a la crisis que atraviesa la CTA y su amenaza de fractura, con su dirección divida por intereses ajenos a los trabajadores, como el apoyo al gobierno o a un sector de la patronal agraria, más de 1.600 candidatos en 13 provincias constituyeron la lista 3, Frente de Unidad Clasista, para enfrentar el derrumbe de la CTA con un programa de los trabajadores.

El Frente de Unidad Clasista está integrado por una gran cantidad de delegados y comisiones internas de los principales sindicatos de la central, que luchan contra el vaciamiento de la CTA, provocada por la burocracia de Yasky y De Gennaro-Micheli, con los topes salariales y la política de “paz social”.

Una vez más, la UTPBA ausente
Muchos sectores decidieron presentar listas locales sin pronunciarse frente a la crisis de la dirección de la CTA que tiene una implicancia crucial para el desarrollo del movimiento obrero.

La UTPBA, quien se ufana de su pertenencia y su supuesto rol fundacional de la central “alternativa”, ni siquiera procuro hacer eso. Directamente se abstiene.

La dirección del sindicato no se pronuncia porque su debilidad es extrema. En caso de pronunciarse, debería adentrarse en una lucha política que no tiene los recursos para sustentar. En cambio, prefiere –una vez más- encerrarse en la sede del sindicato, dándole la espalda a una crisis que, por sus consecuencias, tiene interviniendo a la CGT, los empresarios y el gobierno.

En oposición a esta orientación autista que mantiene la burocracia de la UTPBA, la Naranja de Prensa integra la Lista 3, con candidatos como Eduardo de la Fuente, Rubén Schofrin, Nelson Marinelli y Andrés Carpintero, entre otros.

Todos ellos delegados de Comisiones Internas de las principales empresas de medios que forman parte de una alternativa para frenar el derrumbe de la central y reorganizarla bajo un programa de los trabajadores.